San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

UNA MUJER, LA VIDA Y EL ARTE

Alicia en el mágico país de los pinceles

abr. 18, 2010 00:00

en Información General

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - Alicia en el mágico  país de los pinceles

Alicia es frágil, de cuerpo menudo, de hablar pausado y suave.
Alicia parece frágil. Etérea con su cabello enrulado que ahora lleva alisado y esos ojos grandes, verdes que entrecierra para pensar mientras habla.
Alicia es fuerte. Fuerte como una gota de agua que se deshace cuando da contra la piedra y se esparce en porciones pequeñas, transparentes, para dar vida a otras gotas que son la misma gota sin serlo. Alicia es una gota de agua que se deshace sobre un lienzo y se replica en múltiples Alicias de colores y formas diversas. Gotas sufrientes. Gotas ardientes. Gotas luminosas. Siempre gotas de Alicia. Alicia interna, dramática, sensual, meditabunda, radiante, furiosa. Alicia.

Se llama Alicia Fernández, dicen que su nombre proviene del griego y significa real, verdadero, sincero. Los astros la vieron nacer el 16 de abril de 1973 y, tal vez, supieron qué haría. Quizás los mismos astros la llevaron por caminos sinuosos hasta encontrar este punto de luz en el que hace un tiempo se paró para pintar cuadros luminosos, cargados de energía positiva, como ella misma dice, que revelan su centro y su práctica meticulosa en el arte y su incursión por la religión oriental.
Alicia habrá encontrado su punto de equilibrio, mirado a los ojos de los ojos de su yo interior, respirado hondo y cantado un mantra, con esa voz dulcísima, hasta llegar a su punto máximo de concentración. Entonces le habrá quitado el blanco al lienzo y descubierto lo que ya estaba en él. "Para mí la pintura siempre fue mágica. Siempre me pareció que las cosas nacían desde la tela. Me parecía que se abría la tela y aparecían cosas. Las imágenes ya están, yo me encargo de sacarles el blanco de la tela, nada más.
"Me pasó mucho en la primera etapa, que era más onírica, fanática y ahora también me sigue pasando, aunque es un poco diferente pero cada cuadro es un desafío como el primero que hice".
Empezó dibujando. "Partí de una terrible necesidad de expresarme, de sacar cosas pesadas que sentía. Dibujaba ojos, manos, gestos que simbolizaban lo que yo sentía". La génesis estuvo en el dibujo porque la pintura le merecía una suerte de respeto impuesto por pinceles y colores, da fe de ello un premio de seis óleos que ganó en un Concurso de Manchas organizado por la Sociedad Rural y que por mucho tiempo no tocó  "porque infundían un tremendo respeto, pintar con óleo era algo… Hasta que un día me sentí preparada como para abrirlo, me acuerdo el momento… Pinté sobre una cartulina porque no tenía otro soporte. Era ir animándose de a poco, no era que iba a agarrar los óleos y un lienzo y ya…".

El mundo de Alicia puede ser maravilloso, como el país de la niña del cuento de Lewis Carroll, aunque prefiero contarlo mágico por esa capacidad única de mostrar mundos tan diversos con el mismo pincel. O tal vez no sea el mismo pincel. O tal vez Alicia no sea la misma.
En su primera época sus pinturas eran oscuras, atravesadas por el dolor, el horror, el espanto. Pero aún dentro de ese dolor y el estilo, la mano de la pintora supo sacar obras cargadas de expresión con una técnica cuidada, meticulosa.
Luego llegó el tiempo de la luz, o del fuego porque Cadencias, la anterior colección de Fernández, que paseó por Buenos Aires, Nueva York y distintas ciudades de Canadá y Holanda, es para su autora el reflejo de un período "más ardiente, lo siento con la fuerza de la música, visceral".
"Ecos del Tibet", la colección que ahora se puede ver en el Salón Anual de Arte de esta ciudad, trasluce "paz, paz y fuerza. Es una invitación a vivir con plenitud, con alegría, con felicidad y tener ganas de disfrutar de la vida, que agradezcamos cada día estar vivos. Esa es la energía que quiero transmitir con estas obras", cuenta Alicia y de pronto calla, y piensa en voz alta "…por ahí está mal describirlo porque las obras dicen algo por sí solas y me gusta que la gente me diga si siente algo y qué siente, no proponer yo lo que deben sentir".

Alicia es frágil. Alicia es apasionada. Fuerte como la gota que se deshace en el lienzo para ser de colores. "Yo me siento fuerte. Un amigo me escribió hoy y me dijo: ´pintás con las tripas´… Me gustó. Es un poco así. Todo lo que pinto, lo oscuro o esto que es plenamente luz, lo siento desde las vísceras. Es muy visceral y creo que lo que me dijo mi madre es cierto, si pinto con el corazón sí o sí iba a transmitir algo aunque no sea directamente la intención, sino que busco sacarlo desde adentro y no preocuparse por el después".
Y Alicia saca. Saca y transmite. Cualquiera puede pararse frente una obra suya y verla con mil ojos, mirarla con cariño, con duda, con agrado o sin él, pero nadie puede permanecer impasible ante el producto de sus pinceles. Alicia despierta sentidos y sentires. Sentires que van desde el asombro por la minuciosidad de los detalles, la combinación de colores hasta el escozor ante figuras dolientes, desgarradas, paridas de un seno oscuro en sus cuadros de hace años. La obra de Alicia Fernández puede gustar o no, pero nadie puede permanecer inmutable ante ella.

Alicia es sencilla, no simple, sino sencilla. Enumera los lugares en los que se expusieron sus cuadros sin alarde. "Las obras tienen su camino, van, fluyen y no es que las mando a tal o cual lugar, es muy fuerte porque sé que las está viendo gente de otros lugares pero también cuando expuse en el Centro Cultural Recoleta, o en otros centros importantes de Argentina, fue gente de otros países y la obra queda frente a personas de otra cultura y lo interesante es que más allá de dónde procedamos todos tenemos los mismos sentimientos frente al dolor, la alegría, la vida". Esa suerte de universalidad de los sentimientos es lo que se vuelve "muy fuerte, más que saber que las obras estuvieron en Manhatan. La devolución que hace la gente es algo mágico".

Alicia, la gota frágil y fuerte se trasunta en todas sus pinturas. "Yo estoy en todos los cuadros, por eso de pintar con el corazón. Uno deja de ser para transformase en un medio de lo que quiere expresar".

Alejandra Córdoba

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,30 21,30
Real 435,00 570,00