San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Economía argentina 2017: las buenas señales se mantendrán si crece el consumo

ene. 02, 2017 11:32

en Ganadera

Diario La Mañana de Bolívar - Ganadera - Economía argentina 2017: las buenas señales se mantendrán si crece el consumo

Ecolatina prevé PBI +3,2% e inflación de 23%. El Gobierno apostará a contener precios y dólar para mejorar salarios. El escenario internacional estará complicado.

La consultora Ecolatina elaboró 'Las Claves de 2017' con proyecciones sobre lo que puede ocurrir este año con la economía argentina donde destaca una estimación de crecimiento del Producto Bruto Interno de 3,2 por ciento y una inflación que se ubicará en 23 por ciento anual.

En el destacado del informe está que al cierre de 2016, con datos alentadores para la economía, habrá que reforzarlo alentando el consumo, debido a que los mercados internacionales estarán retraídos.

Ecolatina es una consultora fundada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que fue comandada por su hijo Marco, hasta el año pasado cuando dejó el puesto para asumir como diputado por el opositor Frente Renovador. Ahora la consultora es conducida por Santiago Paz, master en Economía de Gobierno en la UBA. 

Resumen    

*Pese a todas las complicaciones vividas durante el 2016, la economía argentina cierra el año con un halo de esperanza: el éxito del blanqueo y las señales de estabilización del nivel de actividad y de la inflación permiten ser optimistas de cara al año que comienza.

*La ausencia de un contexto internacional favorable para nuestro país implica que, el impulso para que mejore la economía argentina, tendrá que venir necesariamente del frente interno. La variable clave que puede hacer la diferencia es el consumo.

*La experiencia del 2016 muestra que si bien es importante incentivar la inversión, no se puede descuidar el consumo. El Ejecutivo tomó nota de esta realidad y desde mediados de año comenzó a implementar medidas para amortiguar la caída de esta variable clave. Más aún, a fin de año implementó un paquete de estímulo para las Fiestas que consistió en transferir recursos del Estado a las familias de menor poder adquisitivo.

*Está claro que el gobierno va a seguir apostando a la concreción de inversiones en 2017 (el año que viene estará vigente el régimen participación pública privada) pero a diferencia de lo sucedido este año va a promover iniciativas tendientes a apuntalar el consumo. Y en una economía transaccional con escasa profundidad del crédito, la clave para estimular el gasto de las familias pasa por mejorar el ingreso real de los hogares.

*En este contexto esperamos que el Ejecutivo haga todo lo posible para que las paritarias superen a la inflación en 2017. En la práctica esto implica acotar la suba de los precios regulados y del tipo de cambio para profundizar la desinflación observada en los últimos meses del 2016. Asimismo, el desafío de la próxima negociación salarial pasa por morigerar las subas nominales de los salarios (que se negocie en base a la inflación futura y no el 40% de este año) pero garantizando que los aumentos conseguidos superen el alza de precios.

*A nuestro entender es posible lograr un rebote de la economía en 2017 de la mano de la recuperación del poder adquisitivo de las familias. Pero para que ello suceda será clave tener un fluido acceso al financiamiento externo: el costo del crédito se ha encarecido pero no sabemos si va a estar disponible para nuestro país a lo largo del año.

*El escenario más probable de Ecolatina para el año entrante es una recuperación acotada del PBI (+3,2%) con una importante desaceleración de la inflación (23%).

El informe completo

Tras un año signado por la aceleración de la inflación y una marcada recesión, hay mejores perspectivas económicas para 2017:

• Pese a todas las complicaciones vividas durante el 2016, la economía argentina cierra el año con un halo de esperanza: el éxito del blanqueo y las señales de estabilización del nivel de actividad y de la inflación permiten ser optimistas de cara al año que comienza.

• La ausencia de un contexto internacional favorable para nuestro país, implica que el impulso para que mejore la economía local tendrá que venir necesariamente del frente interno. La variable clave que puede hacer la diferencia es el consumo.

• En una economía transaccional con escasa profundidad del crédito, la clave para estimular el gasto de las familias pasa por mejorar el ingreso real de los hogares. Por ello, el Ejecutivo hará todo lo posible para que las paritarias superen la inflación en 2017.

• El escenario más probable de Ecolatina para el año entrante, es una recuperación acotada del PBI (+3,2%) con una importante desaceleración de la inflación (23%).

Un año marcado por el intento de corregir desequilibrios macroeconómicos 

Tal como se preveía, 2016 fue un año complejo signado por la transición hacia un nuevo esquema económico basado en una política monetaria contractiva (tasa de interés real positiva), una política fiscal laxa y un mayor grado de apertura externa (comercial y financiera) para atraer capitales (inversiones productivas y/o financiamiento).

El año que termina se vio condicionado por la decisión oficial de corregir de entrada los desequilibrios macroeconómicos heredados con el objetivo de dejar atrás el escenario de estancamiento e inflación elevada que operó durante la vigencia del cepo cambiario. Pero el ajuste cambiario y tarifario deterioraron significativamente la economía: el año cierra con una caída del PBI superior al 2% y una inflación del 40%. Y pese a diversos paliativos aplicados por el Ejecutivo esta performance agudizó la problemática social de nuestro país. 

Ahora bien para evaluar si el costo asumido por las autoridades se justifica, hay que preguntarse si hubo una mejora significativa en los problemas estructurales de la economía argentina. La respuesta no es sencilla, porque si bien hubo avances estos fueron parciales. 

En el frente cambiario el gobierno eliminó el cepo, acumuló reservas internacionales y mejoró la competitividad externa. Sin embargo, producto de la aceleración de la inflación y la magnitud del atraso cambiario heredado (similar al de la Convertibilidad) aún persiste un tipo de cambio real que no es competitivo para muchos sectores productivos. 

Respecto a las tarifas de servicios públicos, el Ejecutivo implementó un fortísimo ajuste de precios que permitieron reducir los subsidios asociados. A pesar de los avances obtenidos, las compensaciones a las empresas proveedoras de estos servicios superan el 3% del PBI. 

Asimismo, en el frente fiscal el gobierno redujo la presión tributaria y mejoró el mix de financiamiento del déficit (menos emisión y más endeudamiento) pero no logró reducir el rojo. De hecho, el desequilibrio primario de las cuentas públicas aumentó respecto de 2015.

Por último, se observan importantes mejoras en el plano institucional. Entre ellas destacan: el saneamiento del Indec; la reapertura del financiamiento externo; la normalización de las relaciones con las principales potencias mundiales y organismos internacionales; el cumplimiento de las reglas de la Organización Mundial del Comercio; la recuperación de grados de autonomía del BCRA; y una mejora en la seguridad jurídica para los inversores. 


Las claves de 2017: suba acotada de precios y recuperación del consumo

Pese a todas las complicaciones vividas durante el 2016, la economía argentina cierra el año con un halo de esperanza: hay señales concretas de estabilización del nivel de actividad y de la inflación que permiten ser optimistas de cara al año que comienza. A esto se suma un exitoso blanqueo de capitales que aporta recursos fiscales adicionales (principalmente por el pago de multas y, en menor medida, financiamiento a tasas subsidiadas por la suscripción de bonos que evitan el pago de una penalidad) claves para el año electoral.

Sin embargo, el mundo relevante para la argentina luce desafiante. En primer lugar, el triunfo de Trump en los Estados Unidos sacudió a los mercados financieros internacionales: acelerando la suba de las tasas de interés y apreciando la moneda de dicho país. Esto es una mala noticia para nuestro país puesto que eleva el costo del financiamiento externo (necesario para cubrir el bache fiscal) y genera presiones a la depreciación de las monedas y las commodities. Además, pese a que el presidente electo aún no asumió funciones, se descuenta que aplique un mayor proteccionismo afectando el comercio mundial. Por último, la recuperación prevista para 2017 en la economía brasileña va perdiendo fuerza producto del recrudecimiento de las tensiones políticas en Brasil.

La ausencia de un contexto internacional favorable para nuestro país, implica que el impulso para que la economía mejore tendrá que venir necesariamente del frente interno. La variable clave que puede hacer la diferencia tanto en el plano económico como en el político es el consumo. Si esta variable no mejora es difícil que se concreten muchas inversiones ya que existe capacidad ociosa en muchos sectores productivos.

Además, si el gasto de las familias no se recupera, es probable que el apoyo al gobierno en las urnas sea acotado, complicando los últimos dos años de gestión del actual mandato presidencial.

La experiencia del 2016 muestra que si bien es importante incentivar la inversión, no se puede descuidar el consumo. El Ejecutivo tomó nota de esta realidad y desde mediados de año comenzó a implementar medidas para amortiguar la caída de esta variable clave. Más aún, a fin de año implementó un paquete de estímulo para las fiestas que consistió principalmente en transferir recursos del Estado a las familias de menor poder adquisitivo.

Está claro que el gobierno va a seguir apostando a la concreción de inversiones en 2017 (el año que viene estará vigente el régimen participación pública privada), pero a diferencia de lo sucedido este año va a promover iniciativas tendientes a apuntalar el consumo. Y en una economía transaccional con escasa profundidad del crédito, la clave para estimular el gasto de las familias pasa por mejorar el ingreso real de los hogares.

En este contexto esperamos que el Ejecutivo haga todo lo posible para que las paritarias superen a la inflación en 2017. En la práctica esto implica acotar la suba de los precios regulados y del tipo de cambio para profundizar la desinflación observada en los últimos meses del 2016. Asimismo, el desafío de la próxima negociación salarial pasa por morigerar las subas nominales de los salarios (que se negocie en base a la inflación futura y no el 40% de este año) pero garantizando que los aumentos conseguidos superen el alza de precios. 

Más allá del cambio de ministros, prevemos que el gasto público refuerce los ingresos de las familias el año que viene. Los planes sociales y las jubilaciones están indexadas a la evolución pasada de ingresos nominales, por lo que un escenario de desinflación garantiza una mejora real de dichos beneficios. Además, en la medida que haya fondos, esperamos que el año que viene finalmente se concrete el impulso de la obra pública anunciado, lo que va a permitir recuperar buena parte de los puestos de trabajos perdidos en la construcción.

A grandes rasgos, estimamos que esta será la principal apuesta para apuntalar la economía en el marco del nuevo esquema económico vigente descrito al principio de este informe. Ahora bien, la pregunta del millón es si el gobierno obtendrá los resultados deseados. 

A nuestro entender es posible lograr un rebote de la economía en 2017 de la mano de la recuperación del poder adquisitivo de las familias. Pero para que ello suceda será clave tener un fluido acceso al financiamiento externo: el costo del crédito se ha encarecido pero no sabemos si va a estar disponible para nuestro país a lo largo del año.

Vale destacar que nuestro escenario más probable para 2017 es una recuperación acotada del PBI (+3,2%) con una importante desaceleración de la inflación (23%). Esto claramente implica una mejora de la performance económica de cara al año electoral, pero no significa crecimiento genuino (se recupera el terreno cedido este año) ni que se cumpla con la meta de inflación estipulada por el BCRA (12%-17%).

En síntesis, a diferencia del 2016, las perspectivas económicas para el año que comienza lucen más alentadoras, sobre todo si se consigue un influjo significativo de capitales. Ahora bien, si esto alcanza o no para mejorar la performance electoral del gobierno es otro cantar.

¿Se podrá romper el ciclo de Stop & Go del año par e impar? 

Más allá de las mejores perspectivas económicas planteadas para 2017, el verdadero éxito de la política económica de la administración Macri se juega en los últimos años del mandato presidencial. Recién a fines de 2018 sabremos a ciencia cierta si la economía logra romper con el maleficio de los años pares recesivos que nos afecta desde 2012.

Pero salir del escenario de estanflación en el que estamos sumergidos no será sencillo porque el Ejecutivo sólo ha corregido parcialmente los desequilibrios macroeconómicos heredados y en un año electoral el margen para hacer ajustes de fondo es acotado.

En este sentido, lograr una recuperación el año entrante es mucho más fácil que sentar las bases de un nuevo ciclo de crecimiento sostenido. Ojala que a fines de 2017 haya un balance económico positivo, y que las perspectivas para el siguiente año sean favorables.


Pizarra

Servicio temporalmente no disponible.

Mercado de Liniers

Sitio web de referencia: Mercado de Liniers

Precios del día:23/06/2017

Categ. Max. Min. Pro. Cab.
NOVILLOS Mest.EyB 431/460 35,70 28,00 32,73 480
NOVILLOS Mest.EyB 461/490 33,50 25,00 30,34 442
NOVILLOS Mest.EyB 491/520 32,50 27,00 29,49 133
NOVILLOS Mest.EyB + 520 32,00 26,20 28,74 79
NOVILLOS Regulares Liv. 33,00 24,00 29,54 97
NOVILLOS Regulares Pes. 29,00 25,00 27,03 50
NOVILLOS Overos N. 32,70 18,00 27,21 222
NOVILLITOS EyB M. 351/390 37,00 25,00 32,76 477
NOVILLITOS EyB P. 391/430 37,00 28,00 33,87 1151
NOVILLITOS Regulares 30,00 30,00 25,93 8
VAQUILLONAS EyB M.351/390 36,00 25,00 32,98 533
VAQUILLONAS EyB P.391/430 34,00 23,00 29,45 219
VAQUILLONAS Regulares 31,00 27,00 27,04 73
TERNEROS 39,00 28,00 34,32 637
TERNERAS 38,00 20,00 33,79 940
VACAS Buenas 28,80 10,00 19,51 1032
VACAS Regulares 21,00 9,00 15,62 724
VACAS Conserva Buena 17,00 10,00 12,58 662
VACAS Conserva Inferior 15,00 8,00 10,80 1252
TOROS Buenos 27,00 13,50 15,70 166
TOROS Regulares 20,00 10,00 12,97 99
MEJ EyB 32,00 32,00 25,87 10
MEJ Regulares 31,00 8,50 17,85 19

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 15,95 16,35
Euro 18,25 19,25
Real 420,00 510,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/ganadera/economia-argentina-2017-las-buenas-senales-se-mantendran-si-crece-el-consumo_a246344'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.