San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Principales áfidos que afectan al cultivo de trigo

jun. 24, 2018 11:46

en Inf. Agropecuaria

Diario La Mañana de Bolívar - Inf. Agropecuaria - Principales áfidos que afectan al cultivo de trigo

Autor: Ing. Agr. Nicolás Iannone (EEA Pergamino)

Bioecología

La producción del cultivo de trigo puede ser afectada por distintos insectos plaga, y entre ellos se destacan por su impacto los insectos del suelo (principalmente bicho torito dentro de la gran variedad de especies que componen el complejo), varias especies de pulgones y de chinches, y entre éstas la chinche de los cuernos en implantación y la chinche verde desde espigazón en adelante.

Los pulgones corresponden a insectos del Orden Homoptera, y a la Familia

Aphididae, de allí que vulgarmente también se los denomina áfidos o afídidos. Los más importantes en la producción de trigo son: el “pulgón verde de los cereales” (Schizaphis graminum), el “pulgón amarillo de los cereales” (Metopolophim dirhodum), y el “pulgón de la espiga” (Sitobion avenae), más allá de otros áfidos de importancia como el “pulgón de la avena” (Rhopalosiphum padi), el “pulgón ruso” (Diuraphis noxia), etc.

Son pequeños insectos de cuerpo blando, más o menos alargados u ovales,

generalmente pirimiformes, y, por su capacidad de reproducirse partenogenéticamente (parición de crías vivas) estos áfidos pueden presentar varias generaciones sucesivas en un período relativamente corto. Por tal motivo se caracterizan por un gran potencial

biótico. Completan su ciclo sobre gramíneas cultivadas o silvestres. Forman colonias, que se desarrollan en distintos sectores o estructuras de la planta de trigo, según especie, cuyos individuos se alimentan succionando savia a través de su aparato bucal picador.

Los pulgones adultos pueden presentar formas ápteras (sin alas) o aladas. Estas últimas son las que posibilitan la difusión hacia otros sitios aprovechando la ayuda del viento para trasladarse incluso a grandes distancias, posibilitando así el inicio de la infestación de nuevos lotes y su progresivo establecimiento mediante la rápida generación de colonias.

Otoños e inviernos secos en los que predominan temperaturas templadas o

ligeramente frías son condiciones climáticas predisponentes, en general, para el desarrollo de colonias de pulgones. Períodos húmedos prolongados, por el contrario, favorecen el desarrollo de agentes naturales de control como principalmente hongos entomopatógenos, entre otros controladores naturales que en conjunto suelen limitar significativamente las poblaciones de pulgones.

Si bien las colonias de pulgones que se presentan sobre las hojas tienen preferencia de localizarse en el envés de las mismas, en casos de ataques de alta intensidad o gran densidad poblacional, los áfidos se presentarán en ambas caras de las hojas de trigo. En estos casos de elevadas cantidades de pulgones también será común observar una gran cantidad de pelechos o restos de muda de coloración blanquecina.

Los pulgones causan daños que en forma directa e indirecta impactan sobre el

rendimiento del cultivo de trigo. Los directos son producidos por la extracción de savia, daños que se pueden traducir en una reducción de la altura de plantas y/o afectar la formación de granos, o bien en la disminución de la fotosíntesis por clorosis en hojas debido a los daños que suelen ocasionar algunas especies.

Daños indirectos son los producidos al obstaculizar o reducir la capacidad fotosintética de la planta, causada por la mielecilla que expelen los pulgones sobre las hojas, la cual es un adecuado cultivo para el desarrollo en cobertura de un hongo de color negro (fumagina), que a veces puede llegar a cubrir un área foliar importante. También son indirectos los daños de ciertos patógenos como el BYDV, virosis transmitida por el pulgón amarillo (M. dirhodum), que a su vez presenta incidencia en el rendimiento.

Un manejo racional de pulgones en el cultivo de trigo debe seguir las pautas

básicas del Manejo Integrado de Plagas (MIP), las cuales sugieren que para llegar a decidir el control de pulgones hay que considerar dos principios básicos (Gamundi et. al, 2011):

- El Umbral de Daño

- El estado fenológico del cultivo

A fin de aplicar los umbrales de daños, será imperioso conocer la abundancia o

densidad de pulgones presente en el lote de trigo; y para ello se deberá monitorear el cultivo cada 7-10 días. En general, debido a la no coincidencia entre especies de pulgones en la dinámica poblacional y pico de presencia, el monitoreo de pulgones en trigo debe realizarse en gran parte del ciclo del cultivo, desde la emergencia hasta el estado de grano pastoso.

Una de las prácticas medulares del MIP consiste en proteger a los agentes

naturales de control biológico que suelen mostrar una gran capacidad de control natural de pulgones en trigo: parasitoides, hongos entomopatógenos, y predadores. Por lo tanto, ante la decisión de realizar un control químico de pulgones, será de vital importancia

seleccionar el insecticida más adecuado, o sea, entre aquellos específicos y de baja toxicidad, que no alteren la subsistencia de los enemigos naturales de los pulgones en trigo (Gamundi et. al, 2011).

Entre los predadores eficaces en el control de pulgones, al estado larval y adulto, se encuentran Coleópteros coccinélidos como: Cicloneda sanguínea, Coccinela ancoralis, Eriopis conexa, Hipodamia convergens, etc. Predadores Neurópteros también son de gran

importancia en el control biológico natural de pulgones en trigo, como las larvas de Chrysopa spp. Asimismo entre los Dípteros, las larvas de sírfidos (Díptera: Syrphidae) suelen aportar a la regulación natural de las poblaciones de pulgones en trigo.

Muchos parasitoides se suman al complejo de insectos benéficos que regulan las poblaciones de pulgones, y entre los más comunes se pueden mencionar los del género Aphidius spp., Praon spp., etc. Así también, los microorganismos fúngicos suelen ser controladores naturales muy eficientes de pulgones en cultivos de trigo, especialmente al favorecerse el desarrollo del hongo durante largos períodos de alta humedad ambiente (hongos del género Entomophthora spp. son importantes agentes de mortalidad natural de pulgones en las referidas condiciones ambientales).

 

Pulgón verde de los cereales Schizaphis graminum Blanch.

Los individuos del pulgón verde de los cereales son de color verde claro brillante o verde manzana, con una banda o franja más oscura (tonalidad verde azulada) dispuesta en forma longitudinal en el dorso del cuerpo. Miden de 1,7 a 2mm de longitud. Los sifones o cornículos, convergentes hacia la cauda, son cortos, claros y con los ápices negros.

Esta especie de pulgón es la que puede afectar al cultivo de trigo más temprano.

Es decir, que dentro del ciclo del cultivo el pulgón verde es el primero que normalmente suele colonizar o invadir al trigo. Es más, puede estar presente desde el mismo momento de la emergencia de la gramínea, y permanecer en todo el período de macollaje, e incluso durante encañazón si acompañan las condiciones favorables a esta especie.

En base a lo mencionado, cabe remarcar que su impacto en trigo es mucho mayor para un cultivo en emergencia, y fundamentalmente en sus dos primeras semanas, ya que los daños llegan a matar las incipientes plántulas; mientras que en pleno macollaje una misma densidad de pulgón verde tiene una incidencia menor. Ello se ve reflejado en los umbrales de acción para el pulgón verde según estos distintos estados del cultivo.

Sintomatología de ataques de pulgón verde en estados tempranos de trigo suelen comenzar a detectarse, en muchos casos, a través de manchones amarillentos al realizar una observación macro del cultivo. Este pulgón es favorecido por clima seco y con temperaturas inferiores a 20ºC. Las heladas no afectan el desarrollo del pulgón verde de los cereales.

Esta especie de pulgón, al alimentarse, inyecta una saliva tóxica que suele producir necrosis de los tejidos dañados por las punciones en hojas, y éstas en ciertos casos llegan a amarillear reduciendo el área fotosintética de la planta. Las primeras hojas afectadas son las inferiores, que se tornan totalmente amarillas. En un comienzo se pueden observar puntos cloróticos en los sitios de las picaduras, y posteriormente la clorosis se extiende a toda la hoja.

Resulta muy común ver las plantas de trigo con las puntas de las hojas secas por efecto del pulgón verde. En casos de ataques con niveles poblacionales muy altos, ingentes daños producen manchas cloróticas que llegan a unirse entre sí afectando gran parte o toda la superficie de la hoja.

 

Pulgón amarillo de los cereales Metopolophium dirhodum Walker

Esta especie de pulgón del trigo aparece a fines de invierno e inicio de primavera.

Los pulgones adultos presentan un cuerpo color amarillo verdoso o amarillo limón, con una banda o línea longitudinal en el medio del dorso de una tonalidad más oscura y bien visible. El tamaño de su cuerpo es de 2 a 3 mm, y de forma oval alargado. Las antenas son largas, y con una coloración oscura en su ápice. Patas y sifones tienen la misma coloración clara que presenta el cuerpo.

El pulgón amarillo de los cereales se encuentra principalmente en las hojas, y con preferencia en el envés de las mismas. Normalmente inicia sus infestaciones en momentos previos a la encañazón del trigo. Primero se ubica en las hojas inferiores de la planta, para luego pasar a las superiores donde la hoja bandera constituye el sitio de preferencia más emblemático para el desarrollo de sus colonias.

Los primeros daños del pulgón amarillo pueden ser observados sobre avena antes que en trigo; debido fundamentalmente a que, por ciclo y/o fecha de siembra de la avena, el pulgón normalmente encuentra primero a dicho cultivo en el estado fenológico más avanzado y apropiado, antes que en trigo. En el caso de ataques de cierta importancia en un trigo que haya alcanzado o superado el estado fenológico de espigazón, el pulgón amarillo puede llegar a infestar las espigas también.

A pesar de que el trigo tiene un amplio rango de susceptibilidad al pulgón amarillo (M. dirhodum), las etapas del cultivo en las que esta especie suele presentarse con mayor densidad poblacional son encañazón y espigazón. Sin embargo, el pulgón tiene mayor incidencia sobre el rendimiento de trigo durante el período de llenado de grano. El pulgón amarillo de los cereales también se caracteriza por transmitir la virosis del enanismo

amarillo de la cebada (BYDV), enfermedad que potencia en trigo las mermas de rendimiento.

 

Pulgón de la espiga Sitobion avenae Fabricius

Los adultos del pulgón de la espiga presentan 2 a 3 mm de largo, y una coloración muy variable: desde un verde pálido amarillento o castaño claro (forma clara), a un tono verde parduzco o rojizo opaco casi negro (forma oscura). Presenta pequeñas manchas oscuras en su dorso.

Pero una característica muy particular, en cuanto al aspecto de este pulgón, es que pareciera que sus patas tuvieran “zapatitos negros”, debido a la coloración oscura en el extremo distal de sus patas (tarsos negros). Las antenas y sifones también de color negro.

Los sifones tienen el doble de la longitud de la cauda.

Su presencia en trigo es más elevada entrada la primavera. Aunque las primeras colonias del pulgón de la espiga suelen ubicarse sobre las hojas, prefiere -como su nombre lo indica- atacar las espigas del cultivo de trigo. Más específicamente, las colonias se disponen sobre raquis y raquillas donde succionan la savia; y en consecuencia deben ser

detectados entre las espiguillas.

Para el monitoreo de lotes de trigo, por esta especie de pulgón, se recomienda una observación minuciosa de las espigas, ya que los pulgones suelen pasar desapercibidos debido a su ubicación entre las espiguillas (en raquis y raquillas). Los pulgones abandonan el cultivo cuando el grano se pone pastoso.

El pulgón de la espiga muestra un elevado potencial biótico, por lo que en muy

corto tiempo puede generar grandes colonias a través de la reproducción partenogenética (al igual que otras especies de pulgones en trigo), pariendo gran cantidad de ninfas vivas que le permiten cubrir rápidamente toda la espiga (Costilla et. al, 1995).

Según condiciones climáticas imperantes, en ciertos casos comienza a aparecer temprano, en encañazón, pudiéndose presentar en forma conjunta con el pulgón amarillo, especie más dominante en dicho estado fenológico. Sin embargo, el pico de aparición del pulgón de la espiga en trigo (desde espigazón a fin de formación de granos) generalmente es posterior al pico del pulgón amarillo de los cereales. Al estado de grano pastoso abandona el trigo para pasar a gramíneas silvestres.

La revisión del trigo para registrar la presencia del pulgón de la espiga debe hacerse desde el comienzo de espigazón hasta el estado de grano lleno, etapas que son atacadas con frecuencia por este pulgón. El período de formación de granos del trigo es crítico frente al ataque del pulgón. Por consiguiente, su impacto se podrá ver reflejado a través

de la disminución del número de granos por espiga, disminución del peso de los granos, así como por el achuzamiento de los mismos.

 

Monitoreo

A fin de aplicar los umbrales de daños, será imperioso conocer la abundancia o

densidad de pulgones presente en el lote de trigo; y para ello se deberá monitorear el cultivo cada 7-10 días, registrando los pulgones presentes en 10 tallos por sitio, tomando al azar un número de sitios que dependerá del tamaño del lote. Gamundi et. al (2011) recomienda evaluar 10 sitios tomados al azar dentro del lote, a fin de obtener promedios poblacionales que sean representativos.

Si bien no hay una metodología estandarizada para el muestreo de pulgones en trigo, algunos autores sugieren la revisión de al menos 25 a 30 plantas al azar desde la emergencia del cultivo en adelante (Flores y Balbi, 2013; Saluso, 2015). Dicho número de plantas a revisar constituiría la mínima necesaria a fin de poder obtener una estimación promedio con cierto grado de confiabilidad, y especialmente en referencia al monitoreo de lotes medianos a chicos.

En el caso de lotes que presentan variaciones topográficas se sugiere revisar

plantas en las distintas situaciones de terreno, tomando 10 plantas en el bajo, 10 en la media loma, y 10 en la loma (Saluso, 2015). Cualquiera sea la situación, al promediar las cantidades de pulgones registradas, se obtendrá la cantidad promedio de la especie de pulgón identificada en el lote.

 

Toma de decisión

Al número promedio de pulgones/planta, representativo de la población presente

en un lote dado, se lo debe cotejar con el umbral ya establecido (umbral de daño o umbral de acción) según la especie existente y según el estado fenológico en el que se encuentre el cultivo. En caso de tener en el lote un número de pulgones/planta mayor al umbral de

acción, entonces, se decidirá la necesidad de realizar el control de la plaga.

Tener en cuenta que el trigo puede ser muy afectado por el pulgón de la espiga,

pero con diferencial susceptibilidad según distintos estados fenológicos (espigazónfloración y grano acuoso; ver tabla resumen de umbrales), aunque en grano pastoso el cultivo deja de ser susceptible y, por lo tanto, en dicho estado no resultará necesario su control

 

Tratamientos de control

 Debido a la importancia de prevenir los efectos del pulgón verde de los cereales al inicio del ciclo del cultivo, y más aún ante un clima seco prevalente y la presencia de este pulgón en otros sitios (gramíneas cultivadas o silvestres), se recomienda realizar el tratamiento de las semillas de trigo (TS). Un adecuado TS permitirá proteger la implantación y establecimiento del cultivo de trigo, tanto frente a los daños del pulgón como de ciertos insectos de suelo.

 Por los hábitos alimenticios de los pulgones, sobre todo de aquellas especies que atacan la parte foliar de la planta, es recomendable la utilización de insecticidas sistémicos o que tengan buena acción translaminar, máxime en el caso de una actividad fisiológica de la planta no limitada por escasa disponibilidad hídrica.

La principal recomendación para el control de pulgones en trigo se basa, sin lugar a dudas, en la selección del insecticida más adecuado, siempre bajo la premisa de priorizar su baja toxicidad y el resguardo del control biológico natural, con el propósito de proteger este valioso recurso natural presente en el cultivo.

Por lo tanto, además de la correcta preservación del ambiente, la elección de un insecticida que respete los insectos benéficos (como el conocido insecticida específico “Aficida” Pirimicarb WG 50%, y el nuevo insecticida banda verde para el control de pulgones “Transform” Isoclast WG 50%, por ejemplo) resultará de gran utilidad para evitar nuevas reinfestaciones de la especie tratada como de otras especies de pulgones.

Usar tensioactivos en aplicaciones para el control del pulgón de la espiga, sobremanera, para evitar que las gotas permanezcan esféricas sobre las aristas hasta secarse sin lograr cobertura, o bien sin lograr hacer contacto con los pulgones protegidos entre las espiguillas. A su vez, considerar las condiciones de humedad ambiente al momento de la aplicación, a fin de decidir el uso de productos que también tengan acción antievaporante.

Pizarra

Servicio temporalmente no disponible.

Mercado de Liniers

Sitio web de referencia: Mercado de Liniers

Precios del día:20/07/2018

Categ. Max. Min. Pro. Cab.
NOVILLOS Mest.EyB 431/460 48,00 41,00 45,04 114
NOVILLOS Mest.EyB 461/490 43,70 37,00 41,20 119
NOVILLOS Mest.EyB 491/520 40,00 37,00 38,39 13
NOVILLOS Mest.EyB + 520 40,30 36,00 35,96 39
NOVILLOS Regulares Liv. 38,00 38,00 38,00 40
NOVILLOS Overos N. 44,20 35,00 40,91 62
NOVILLITOS EyB M. 351/390 51,00 41,00 47,52 456
NOVILLITOS EyB P. 391/430 48,70 42,00 47,02 402
NOVILLITOS Regulares 30,00 30,00 30,00 8
VAQUILLONAS EyB M.351/390 48,00 35,00 43,00 115
VAQUILLONAS EyB P.391/430 43,00 34,00 39,98 135
VAQUILLONAS Regulares 35,00 35,00 34,65 32
TERNEROS 50,00 31,00 46,71 695
TERNERAS 48,50 38,00 45,54 333
VACAS Buenas 38,00 20,00 28,75 859
VACAS Regulares 24,00 19,00 21,54 103
VACAS Conserva Buena 25,00 18,00 19,12 70
VACAS Conserva Inferior 19,00 17,00 17,23 80
TOROS Buenos 35,00 33,00 26,20 33
TOROS Regulares 23,00 19,00 19,32 48
MEJ EyB 47,00 46,80 46,30 35

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00