San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

CONTINUACIÓN DEL PING-PONG CON UN “HENDRIXIANO INTRANSIGENTE” QUE YA VUELA SOLO

Cosecharás tu Hendrix

ene. 07, 2017 12:46

en Cultura

Diario La Mañana de Bolívar - Cultura - Cosecharás tu Hendrix

Continuación del ping-pong con el guitarrista y cantante Matías Gabriel Terrera, cuya primera parte publicamos aquí a fines de octubre de 2015. En veintiocho devoluciones al modo ‘tiki-tiki’, el ‘Terre’ continúa revelándonos el diapasón de sus emociones primarias.

 

¿Cuál fue el primer guitarrista que envidiaste?

-No recuerdo, pero a los guitarristas siempre sanamente les envidio algo. Desde sus equipos, su técnica, o la forma de resolver un solo cuando improvisan.La necesidad de ganar habilidades en la guitarra a veces viene de la envidia de querer hacer uno lo que otro guitarrista está haciendo. Hay muchos violeros conocidos que eligieron este instrumento cuando escucharon o vieron a Hendrix por primera vez.

 

¿Quién fue la primera persona a la que quisiste gustarle como violero?

-Tampoco recuerdo, calculo que a mi primer profesor de guitarra (Mario González). Muchos años después me invitó a tocar con él en alguna fecha, no sé si por que le gusté como violero o porque le caigo bien, ojalá que por las dos.

 

Una canción en la que te sientas cómodo tocando.

-La clásica “Sweet Home Chicago”, o algún otro blues de los clásicos; al tenerla ya incorporada la puedo variar cada vez que la toco y eso está bueno. Hay otra que toco muy seguido que se llama “Everyday I Have the Blues”, es un blues clásico que me identifica bastante, porque una vez que te familiarizás con el lenguaje del blues no hay día que no toques uno al pasar; te plantea una conversación con el instrumento.

 

Una que se parezca a Parque Chas, de donde no se sabe cómo salir.

-“Maggot Brain”, de Funkadelic. Son diez minutos de canción con una misma base pero con una intensidad muy cambiante y muchos matices en la guitarra, linda manera de arrancar un disco que después te pone a bailar.

 

Una con cara de perro bravo.

-“Do I Wanna Know?”, de Artic Monkeys, el riff asusta y es genial.

 

Una con cuerpo de pez.

-(Queda para la próxima.)

 

Una voladora, con alma de pájaro.

-Es el pie para decir “Little Wing”, o “Castles Made of Sand”, de Hendrix también. Dejan al descubierto la sutileza que tal vez Jimi no mostraba sobre el escenario, donde era más explosivo.

 

Una hospitalaria (no de hospital, sino de recibir, de generosidad).

-“Tony”, de Spinetta y Los Socios del Desierto, es una linda canción, muy brillante y de repente se vuelve oscura. Leí por ahí que el ‘Flaco’ se la dedicó al médico personal de su madre cuando este falleció, tiene tanto de generosa como de hospitalaria.

 

Una para caminar/viajar.

-“People Says”, de The Meters, y si la caminata es larga, el disco “Rejuvenation” entero.

 

Una para contemplar el atardecer sin apuro, tomando algo.

-“In a Sentimental Mood”, la versión interpretada por Duke Ellington y John Coltrane.

 

Una ‘mañanera’, para remar el día.

“Buen día, día de sol”, de Almendra; son geniales las palmas que siguen al riff.

 

Una con forma de espada.

-“Suspensión”, de Invisible.

 

-Una que se parezca a un ramo de flores para obsequiar a tu amada.

-“Angel”, de Jimi Hendrix.

 

Una que te enfrenta a la soledad.

-“Life Without You”, de SRV (Stevie Ray Vaughan).

 

¿A qué canción le confesarías tus miedos?

-A “Yendo de la cama al living”, de Charly García. Te plantea qué tenés para dar, sacando lo material. Es un problema si no te queda nada.

 

¿En qué canción te sentís valiente?

-“All These Things That I've Done”, de The Killers. Empieza diciendo ”If you can hold on, if you can hold on, hold on”, y es genial el coro que grita: “I got soul, but I'm not a soldier”. Lo lindo de la música es que podés tirar frases que solas no significan mucho, pero dentro del contexto musical significan un montón de cosas. No se necesita ser un gran poeta para que una letra le llegue a alguien. Simmel (un sociólogo alemán del siglo XIX), decía que la música en las sociedades primitivas nació como una forma de expresar emociones fuertes que con el lenguaje no se podían expresar. Una lástima que no llegó a conocer el rock.

 

¿En qué canción te sentís un niño?

-La improvisación para mí tiene algo de lúdico. Las canciones se trabajan, se ensayan, se piensan en ritmo e intensidad, pero cuando te dejan un lugar para el solo o algún arreglo te invitan a salir a jugar un rato: pensar el ritmo, la armonía y de ahí sacar en el momento una línea melódica. Eso no significa tirar cualquier cosa. Hay algunas estructuras que hay que saber, pero una vez aprendidas queda a consideración de uno,y de la improvisación puede salir un solo o una canción entera. Para jugar un rato me gusta “Voodoo Child”.

 

Una canción perfecta.

-“Los libros de la buena memoria”, de Invisible. La versión en vivo de Spinetta Jade y Pedro a Aznar en “Badía y compañía” es lo mejor que escuché.

 

Una con aroma a pan.

-(Queda para Terre 3.)

 

Un guitarrista que, con poco, ‘cocina’ maravillas.

-John Frusciante te hace pensar cómo con arreglos simples se pueden hacer genialidades y componer canciones sin grandes vueltas pero bien tocadas. Se lo puede ver quedarse en una misma nota durante un solo entero, pero nadie de nosotros sabría cómo hacer sonar así esa única nota. Hay una vieja pelea entre los guitarristas con “técnica” y los guitarristas con “feeling” (sentimiento), algo sin sentido porque creo que la música va por otro lado y tiene que ver más con la inteligencia y la reflexión sobre qué es lo que querés hacer y para quién.

 

El más creativo de la historia.

-Está difícil porque cada estilo musical tiene sus formas de creatividad, y también a qué le llamamos creatividad varía según la época en la que te pares. Si la creatividad es la capacidad de crear me quedo con Hendrix, cada disco tiene genialidades que se van superando y además por las influencias que dieron a otros guitarristas esas canciones. Siempre que lo escuches vas a tener la sensación de que es algo fresco que no se escuchó nunca, ni antes ni después de él. Sintetizó lo mejor de la música de su época y pudo vencer los límites que la industria musical siempre les impone a los músicos en ascenso. La influencia del blues es la más visible, Jimi era un guitarrista de blues, pero sus canciones no se explican sin la influencia de otros estilos como el jazz y el soul. Tomó algunas cosas de Coltrane, de Curtis Mayfield, de Django Reinhardt, de los Beatles, y de muchos más. Además en vivo hacía cosas irrepetibles y extravagantes, a pesar de su corta carrera grabo muchísimas jams que no tienen desperdicio. Igual con estos mismos argumentos se puede elegir a muchos otros, pero ya saben que soy un hendrixiano intransigente.

 

El más sutil.

-El ’Flaco’ Spinetta. Me gustan mucho los discos de Los Socios del Desierto, un power trío muy fino pero a la vez ingenioso en las composiciones.

 

El más inconformista.

-Las biografías online de Hendrix dicen que era exageradamente perfeccionista en el estudio. Grabó cuarenta y tres veces “Gypsy Eyes”, hasta que encontró una versión que le gustó.

 

Uno cuya música huela al otoño.

-Mark Knopfler en los primeros discos de Dire Straits.

 

Un guitarrista que toque para él.

-Pappo a veces se olvidaba que tenía un estadio lleno enfrente y soleaba hasta que se aburría, pero nadie soleaba como él así que estaba en su derecho.

 

¿La guitarra de quién te gustaría tener?

-Sin el talento no me sirve de mucho, pero me gustaría la stratocaster de Jeff Beck. También me quedaría con la “Black One” de John Mayer.

 

Un recital que te hubiese gustado ver.

-Hubiera sido interesante alguno de los recitales que Miles Davis y John Coltrane hicieron juntos entre 1955 y 1960. Por suerte quedaron algunos registros de eso. Si no, el recital de Hendrix en la isla de Wight en 1970 me parece el mejor de todos. Salió editado en 2002 en un disco que se llama “Blue Wild Angel: Live at the Isle of Wight”.

 

¿En qué banda, de ayer u hoy, te hubiera gustado o te gustaría estar?

-Con gusto hubiese sido plomo de Stevie Ray Vaughan & Double Trouble.

 

La última experiencia musical de Matías Gabriel Terrera en Bolívar fue Motherfunkys. En el invierno pasado se radicó en Mar del Plata, donde continúa con sus dos pasiones, la historia y el rock.           Chino Castro

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,20 17,60
Euro 20,35 21,35
Real 430,00 565,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/cultura/cosecharas-tu-hendrix_a246499'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.