San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

EN TEATRO LA RANCHERIA, BUENOS AIRES

Luis Van der Ploeg estrena mañana su primera obra dramática

jun. 02, 2017 21:22

en Cultura

Diario La Mañana de Bolívar - Cultura - Luis Van der Ploeg estrena mañana su primera obra dramática

En su debut como dramaturgo y director general, el actor bolivarense Luis Van der Ploeg estrenará este sábado “Cuando llueve de costado” (una obra de bien). Será en el teatro La Ranchería (México 1152, de la CABA).

Van der Ploeg estudió en la escuela de actuación de Raúl Serrano, en la Escuela de Teatro de La Plata y en el IUNA, tras haber egresado de los talleres de Artecon.
La última vez que el actor, director y dramaturgo estuvo en Bolívar con una obra fue en 2014, cuando presentó en el Teatro Coliseo “Teatro concert”, con el grupo “Dos puentes”.

La historia de “Cuando llueve de costado”, cuenta que “Darío es un joven en situación de calle, con problemas con el alcohol, que a veces duerme en la entrada de una imprenta. El dueño del lugar, ya fallecido lo dejaba dormir allí y antes de morir, le dejó el legado a su hijo Agustín, (ahora a cargo de la imprenta). El padre Matías es el cura de una parroquia de flores que ayuda a Darío con su adicción y su situación de calle. Enterado de la relación con la imprenta, convence a los
empleados a que le den trabajo allí por dos semanas”.
“El ingreso de Darío en la imprenta provoca una serie de situaciones y conflictos entre compañeros y con él, como así también destapa conflictos preexistentes en las relaciones interpersonales exponiendo las miserias que cada uno trae desde su casa y en el propio trabajo. Un final inesperado nos invita a reflexionar”.
“Falsa solidaridad, caridad mirada desde arriba y miserias propias que nos hace ver que a todos alguna vez nos llueve de costado”, es la reseña del texto.

Acerca del origen de la historia que Luis se decidió a contar en “Cuando llueve de costado”, es una historia real. Eso fue lo que lo motivó a incursionar en la dramaturgia
“Como todas las noches paseaba a mi hermosa y sociable perra Nina, por las anchas veredas de Honorio Pueyrredón. De repente me encuentro con un pibe de la calle, cálido y amable, sentado en la entrada de una imprenta, acariciando a Nina, que movía la cola entusiasmada. Sin mediar palabra dejé transcurrir unos segundos de mimos mutuos y nos fuimos. A la quinta noche de repetir la situación por pedido (mediante tirada fuerte de correa) de Nina, decidí intercambiar palabras con este muchacho. Se llama Alejandro, es muy educado y tranquilo, de mirada nostálgica y cálida, desenvuelto para hablar como quien tiene calle y habla todo el tiempo con extraños. En nuestros encuentros me contó mucho de lo que plasmé en el comienzo de la obra (en un “robo literal” de sus palabras): existe el hogar, existe el cura, la gilada, plaza Flores y el “yo no jodo a nadie”; y mucho más de lo que acontece al comienzo de la historia.
Una noche paseo con Nina y lo veo a Alejandro parado al borde del cordón de la ancha vereda, mirando la ventana de la imprenta, sigo su mirada y veo luz.

–Hoy se te complicó–, le dije.
–No. Conozco al dueño, él me deja, pero me rescato y espero que se vaya. Muchas veces charlamos mientras junto el colchón –, me respondió.

Quedé alegremente asombrado por la situación, llegué a mi casa esa noche y no podía dejar de pensar en Alejandro, la imprenta y su dueño. Unos días más tarde, recordando mis vivencias con compañeros de trabajo, conflictos interpersonales y los mundos que cada trabajador trae bajo sus espaldas (un universo personal del que siempre quise escribir) tuve una imagen y me pregunté: ¿qué pasa si metemos un mendigo a trabajar en la imprenta? Me di cuenta que al denominarlo “mendigo” en vez de persona en situación de calle, algo estaba mal desde mi y tal vez desde muchos de nosotros. Entonces entendí que no solo quería contar los conflictos de relaciones laborales, sino también lo lejos que estamos como sociedad de lograr la integración de las personas en general y más aún de aquellas en esta situación. Somos todos responsables”.

Ficha artístico técnica:
Dramaturgia y Dirección General: Luis Van der Ploeg
Dirección de actores y Puesta en escena: Guillermo López de Bock
Asistente de Dirección: Gabriela Rodríguez
Intérpretes (por orden de aparición)
Gabriela Villegas: Silvina
Angélica Córdoba; Marta
Rosana Speltini:Fernanda
Hernán Corradini: Nicolás
Laura Firpo: Luciana
Luis Van der Ploeg:Darío
Diego Komodowski:Padre Matías
Realización:
Escenografía:Magdalena dela Torre
Vestuario:El espejo empañado
Música original:Matilde Vitullo
Fotografía y video:Diego Gallardo
Prensa:El espejo empañado
Producción:El espejo empañado

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,65 21,65
Real 540,00 590,00