San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

LA FÁBRICA DEL RITMO

Ritmo, color y sabor

feb. 28, 2017 20:59

en Cultura

Diario La Mañana de Bolívar - Cultura - Ritmo, color y sabor

La escuela de percusión dirigida por Raúl Chillón llevó a cabo una gran fiesta de tambores en la Dirección Municipal de Cultura.
En medio de una gran tormenta que abnegó las calles de la ciudad a las 20.30 hs., los tambores hicieron vibrar de alegría a la gran cantidad de gente que se acercó al edificio de Güemes 35. Las malas condiciones climáticas no fueron impedimento para los seguidores de la Fábrica del Ritmo, que puntualmente a la hora pactada para el inicio, ya habían copado todos los espacios.
La fiesta contó con un presentador oficial, el actor Gabriel Silva, que con su buena onda, simpleza y picardía, anunció con humor cada una de las entradas de los fabricantes, aprovechando el espacio para hacer reír y divertir a los presentes. En sus intervenciones, presentó los ritmos que iban a tocarse, y en las ocasiones en que había músicos invitados, fue el encargado de presentarlos también. Allí, en esos pasajes, ocurrieron cosas muy divertidas, que no son ni más ni menos que el reflejo de lo que Gabriel es; un joven con mucha energía, grandes ocurrencias, un sano humor, apto para grandes y chicos, de esos que tienen lugar en cualquier espacio que lo amerite.
Vale recordar que en la salida de tambores del mes de diciembre pasado, Gabriel tuvo su lugar donde realizó un desopilante show de stand up que hizo estallar en carcajadas a todos los presentes. ¡Chapeau Gabi, por tu humor, tu alegría y tu entrega a todo lo que hacés!
Los encargados de abrir la noche fueron los alumnos del taller de Samba Reggae que inició en el mes de enero. Sobre ellos hay que decir que lo hicieron muy bien, y que para ser su debut en público el desafío fue ampliamente superado.
Este ensamble, dirigido por el profesor Federico Ron, está integrado en su mayoría por nuevos alumnos de la Fábrica, que no contaban con experiencia en el mundo de los tambores. Salvo Morena, la más pequeña de los fabricantes y que cuenta con varias presentaciones en su haber, el resto fueron todos debutantes, y se los vio bien afilados, precisos, concisos, y sobre todo disfrutando mucho de lo que estaban haciendo, que al fin y al cabo eso es lo que cuenta.
Como habíamos anticipado en ediciones anteriores, la Fábrica presentó un nuevo ritmo en el que venían trabajando, y la verdad que funcionó muy bien. La “plena” cumplió, gustó, y la gente acompañó este ritmo, que según nos contó Raúl, en Uruguay es como el equivalente a la cumbia.Allí los acompañó el reconocido bajista Ruper Palavecino, quien participó por primera vez junto a la Fábrica del Ritmo. Y claro que lo hizo muy bien, ya que el Ruper con su bajo a cuestas son una máquina de lanzar genialidades. Y esta vez no fue la excepción. Ruper también participó del ensamble de merengue.
Luego, hubo una presentación de Candombe, que fue una de las cosas más lindas que ocurrieron en la noche. Federico Ron, Raúl Chillón, Franco Exertier y Romina García se lucieron en este ritmo. Los profesores de la Fábrica brillaron todo el tiempo. A las cosas hay que llamarlas por su nombre, y acá hay que decir que es un placer ver y escuchar a Raúl haciendo sonar los tambores. Es súper lindo verlo tocar y disfrutar con tanto amor lo que hace con mucho compromiso.
De Franco Exertier es sabido que es un reconocido percusionista, y que su persona traspasa las fronteras de Bolívar; el tipo es reconocido por esto, y su talento siempre está a la vista. También es lindo verlo ahí, compartiendo con sus colegas y amigos, porque cuando uno ama lo que hace se nota, y eso es lo que pasó.
De Federico Ron también hay mucho que decir. Y es que el joven profe cada vez se luce más. Con mucho compromiso por lo que hace, con mucha alegría, pero también con mucho conocimiento en la causa, Fede va para adelante, y lo hace notar. Claro está, que después de haberse iniciado como un fabricante más, supo ganarse un lugar como profe de la Fábrica, y estar junto a Raúl codo a codo acompañándolo en este maravilloso mundo de enseñar y llevar música por la vida.
También participó de ensamble de candombe Romina García, a quien también se la pudo ver disfrutando a pleno de ese momento. Romina es alumna de la Fábrica desde hace casi dos años, pero también es compañera de vida de Raúl, y también es bello verla compartir estos momentos junto a él. Lo bueno de todo ello, es que si alguien no sabe que Romina no tiene tanta experiencia en los tambores como Fede, Raúl y Franco, no tendría forma de notarlo, ya que Romina acompañó a los chicos de igual a igual, con una gran sonrisa de lado a lado de su rostro, y ello no es cosa menor; la entrega, el disfrute y la pasión hicieron que todo se vea compacto y armonioso.
La gente aplaudió, vivó y ovacionó de pie a este ensamble y a los que siguieron. Luego fue el turno del Festejo y del Landó, dos ritmos peruanos que en este caso fueron interpretados a través de dos clásicas y bellas canciones, como son “Toro mata” y “Ritmo, color y sabor”. Jazmín Woycik fue quien le puso su potente voz y mucha actitud a estos temas; aquí participaron también Ruper Palavecino en bajo, y Nicolás “el flaco” Holgado en guitarra. Respecto de este último se puede decir que es un fabricante más, ya que prácticamente ha participado de todas las fiestas y salidas de tambores de la Fábrica. Y el lugar se lo tiene bien merecido, ya que además de ser un gran guitarrista, cumplidor, versátil, y habilidoso, Nico es de esos que siempre está presente en la movida musical local, mayormente tocando, y cuando no, está ahí acompañando.
Para finalizar, todos juntos tocaron dos cumbias; “Cómo que no” de Gustavo Pena, interpretada por Raúl, y luego cerraron con “La danza de los mirlos”. La respuesta de la gente fue excelente; cantaron, bailaron, aplaudieron, y lo pasaron de lo mejor. La fiesta, verdaderamente fue una fiesta.
Y sobre esto último, hay que decir que donde está la Fábrica del Ritmo siempre es una fiesta, porque más allá de ser un espacio musical educativo, la escuela de percusión es un espacio de encuentro, de alegría, rebalsado de buenas energías que no hacen más que contagiar e invitar a disfrutar. La Fábrica gusta, crece, y siempre está presente, y es por ello que hay que acompañar siempre este tipo de propuestas, que nos colman el alma de alegría, y que generan espacios de encuentro donde uno sólo va a pasarla bien.
Como dice Raúl, la Fábrica es una gran familia, y el fiel reflejo de ello es la imagen con la que uno se va de allí, de gente que no se conoce compartiendo mesas enormes, viendo padres felices y niños correteando por doquier, con el agregado esta vez de que fue en un espacio municipal, y que fue completamente copado por la cultura popular.
Felicitaciones a la Fábrica por todo lo trabajado y cosechado en estos cuatro años; experiencia y buenos amigos ¡Arriba los tambores!

Lucía González Livio

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 15,95 16,35
Euro 18,25 19,25
Real 420,00 510,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/cultura/ritmo-color-y-sabor_a247543'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.