San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

TRIATLON EN MAR DEL PLATA

Juan Pablo León y un emotivo relato de lo vivido en el Ironman del domingo

miércoles 13:45

en Deportes

Diario La Mañana de Bolívar - Deportes - Juan Pablo León y un emotivo relato de lo vivido en el Ironman del domingo

Uno de los cuatro bolivarenses en hacer el Ironman del domingo en Mar del Plata, Juan Pablo León, transformó en palabras algunas de las sensaciones que vivió durante el triatlón más exigente del mundo.

El premio más dulce e importante para Juan Pablo: el beso de su hija.A través de un relato pormenorizado de lo que recordó haber atravesado durante las 12 horas y media de carrera, respondió con creces a la requisitoria de La Mañana. Así narró Juan Pablo su tercer Ironman:

La carrera fue “LA CARRERA”… Terminé muy contento en “La Feliz” por los logros de los cuatro que fuimos por el primer Ironman criollo. Fue un día muy largo y durísimo, con mar abierto, con olas, lluvia, frío y viento que hicieron que sea una carrera con gran dificultad.

A las 6:30 AM largó la primera ola de nadadores de menos de 1h. Yo largué en la segunda ola, de 1h. y 1h. 30m. Personalmente, no había nadado lo suficiente como para ir rápido, y 3.800 metros de mar abierto no se subestiman. Al largar, los primeros metros, el agua se sentía muy fría y algo movida; pero se podía avanzar sin problemas (los días previos intentamos bracear con otros amigos y resultaba imposible hacerlo). Antes de llegar a la primera boya, que serian unos 600 metros, un atleta que nadaba a mi lado, se abrazó a una tabla de surf de uno socorrorredor de la organización para no continuar la carrera por hipotermia y pánico, supongo... Yo iba muy bien, incluso terminé la primera vuelta mucho más rápido de lo que pensé; entonces en la segunda aflojé el ritmo porque sabía lo que vendría después… Mar del Plata nunca es fácil.

Había que hacerse amigo del viento, el frío la lluvia y las olas en ese momento. Salí del agua muy entero y contento, rumbo al parque cerrado. En el camino estaban mis amigos Facundo y Diego, dos Ironman que saben de qué se trata cada metro de esta carrera, y fueron a alentar desde Bolívar familiares de otros corredores que me conocían, amigos que viven en “Mardel”, todos me alentaban…

Me cambié muy rápido y empezó a lloviznar. El viento era a favor en los primeros 30 kilómetros de ciclismo hacia Mar Chiquita y después comenzaba el verdadero desafío del Ironman, que era la lucha contra el viento y de “no morir” en el camino. Controlé cada sensación y sobre todo mi potencia para poder llegar hasta mi segunda transición en condiciones óptimas para correr. En bici eran dos vueltas de 90 km; en la ruta estábamos muy solos, pero cuando volvíamos a la ciudad estaban todos ahí gritando porque realmente la bici fue durísima y pasar por ahí era una recarga de energía que necesitábamos para seguir… Terminando la primera vuelta los veo y escucho a mis viejos y a mi hija Ana (el día anterior corrió una prueba para niños que se llama Ironkids y estaba feliz con su medalla y su aliento fue mágico).

En un momento hasta llegué a pensar en no hacer nunca más esta distancia; sentíamos el viento que te partía la cara y no te dejaba avanzar, la llovizna que te mojaba… Así fueron 120 km. y sólo 60 con viento a favor.

A pesar de que la parte de ciclismo fue terrible me sentí muy bien de piernas; me había alimentado bien y me sentía entero. Terminé el tramo de bicicleta, en transición me cambié tranquilo, salí, y allí veo nuevamente a mis viejos e hija. Les di un beso a cada uno y me preparé para lo que define la carrera siempre en un Ironman: los 42 km. de pedestrismo… Ese es el momento de resetear la cabeza y todo lo bueno y malo que pasó antes se borra porque empieza la verdadera carrera. Fueron 3 vueltas de 14 km. Ibamos con viento a favor hacia Constitución y volvíamos en contra hasta Cabo Corrientes. El running, a pesar de los vientos y frío, ¡fue una de las partes más lindas! Correr por la rambla y tener en las 3 vueltas un muro de gente alentándote es impagable...

En esta parte el contacto siempre es muy cercano con otros corredores y público, todos son solidarios con todos… Los crucé a Franco, Rubén y Mónica, que venían delante de mí... muy sólidos a los tres, y me puse contento… No los había visto en toda la carrera, desde muy temprano. Luego nos cruzaríamos varias veces más...

Al pedestrismo lo regulé; los ritmos y sensaciones eran buenos, siempre me alimenté lo mejor que pude, “apreté” cuando pude y “conservé” en momentos duros… Así fue que transcurrieron los kilómetros… Me encontré con compañeros que corren todo el tiempo, y desde hace años, que me decían "a Juan, pero estás entero... llevame jaja",  y tirábamos juntos unos tramos… Así fueron pasando los kilómetros, hasta el final…

Fue una carrera durísima, en todos los aspectos, pero que disfruté mucho. Al llegar, me emocionaron mi familia y amigos que me esperaron, con semejante día..

Estoy feliz y contento. Fue mi tercer Ironman, pero me dejó sensaciones únicas, como cada uno que se corre...

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,35 21,35
Real 540,00 590,00