San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

EN VÍSPERAS DE PASCUAS, LOS SALVADORES VOLVIERON A JUGARSE LOS HUEVOS

Sambuca está en orden

abr. 19, 2017 11:25

en Deportes

Diario La Mañana de Bolívar - Deportes - Sambuca está en orden

Con tres canciones nuevas y su material habitual, Los Salvadores volvieron a Sambuca, su refugio en Bolívar y la vida pública.

Fue en la madrugada del domingo, a horas de la Pascua que celebra el cristianismo del mundo y del cumple 30 de la célebre frase (por el contorno en el que fue pronunciada, no por la oración en sí) “¡Felices Pascuas!, la casa está en orden”, que enfatizó el entonces presidente Alfonsín en Plaza de Mayo en la tensa tarde del domingo 19 de abril de 1987, tras negociar la paz con las carapintadas y resguardar la continuidad de una democracia que comenzaba a caerse por el sombrío tobogán que la depositaría en la boca del lobo menemista/neoliberal.

Robustez sonora, contundencia escénica, originalidad cancionera, voladura con comando de control, suciedad y oscuridad en dosis que no ahogan, y hasta gotas de virtuosismo, todo mezclado en la coctelera de espíritu vintage en la que preparan su sabroso trago, fue lo que el trío del ‘Rojo’ Salvador Agustoni (bajo, voz y camisa, hasta que decidió quitársela para exhibir su no musculatura y poner una fresa punk con que coronar el show), Nicolás Holgado (guitarra) y Lorenzo Blandamuro (batería) sirvió a los comensales de un Sambuca que otra vez lució copado por acólitos que -destaco- concurrieron a ver a la banda, no es que se estrolaron con ella en una noche cualquiera de tragos y amigos.

Bienvenidos; Te sabés esconder; Alegría artificial y Peregrinación fue la andanada con la que irrumpieron. Todos temas “viejos” (aunque el proyecto no llega a los cinco años), que guardan un balance interesante entre elaboración y crudeza, como casi todo lo que tocan. Ésa quizá sea una de las claves de una buena banda de rock, ayer, hoy y mañana, se llame Los Salvadores o La Pastafrola de tu Abuela Me Mira Mal, porque si al producto lo pasás de cocción, si tenés un plan demasiado claro, jamás podrás ser una trompada punk.

Tras este segmento hicieron Ojalá, una de sus canciones con pasta de hit. Le siguieron Los 14 jagüeles, Todo en contra y Un lugar sin ley, las dos últimas, nuevas.

Momento para el consabido break para hidratarse y descansar, o ponéle vos, y el trío que regresa a escena entre las mesas del bar. Primero, Yo te bendigo; al toque, Adonde fuiste feliz, una canción con letra de impronta dolinesca, que sólo puede entenderse en su profundidad filosófica revestida de simpleza cuando se ha vivido un poco: ‘Si no hay necesidad / nunca vuelvas al lugar / adonde fuiste feliz’, recomienda cual un hermano mayor ese pelado que canta.

Después de Dibuja la noche desempolvaron el que podríamos considerar primer hit (aunque no haya estallado en la radio) del combo, Cerca de tu flor, que no tocaban hacía pila. Una canción que, como muchas de las que crea básicamente Salvador, la antorcha compositiva del colectivo, remite a Sumo y al primer Las Pelotas, con esa cosa caótica de huracán a punto de desatarse, ese instante de ojos abiertos y corazón trepidante que preanuncia una tormenta que no tiene necesariamente que ocurrir. 

Iván Vodka, Vodka Iván (el otro flamante); Nuevo orden y El hijo descarriado aureolaron el recital, con Agustoni en cueros y pose punk (su flamígera casaca arrojada en plena combustión rockera casi decapita a una fan, menos mal que no era un recital del Indio). Es que justamente ahí radica otra de las claves que sustentan a Los Salvadores y provocan ganas de verlos cada vez: El ‘Rojo’, otrora coequiper de Roberto Pettinato en el efímero Pettinato and The Pessi-Mystics se hace cargo de su rol de frontman, asume su liderazgo y no espolvorea condescendencias como esas malas bandas a las que no podés creerles ni la tos. Habla lo justo (ni siquiera presenta los temas, un garrón), no se mata por caer bien ni por caer mal, el rock se le nota en cada vena que se le hincha al cantar con esa voz chica y su fraseo singular, que en esta banda quedan joya porque la hacen menos previsible. Por su andarivel, Blandamuro cumple con creces, es sólido y alguna que otra vez ‘pica la pelota’, mientras que Holgado es veloz y preciso, las condiciones esenciales de un violero de rock duro. Con la partida de Oxinaga Go!, el guitarrista original, quizá la banda resignó psicodelia, pero ganó en síntesis rockera: ahora no llegará a las nubes, pero se le monta en la yugular a cualquiera.

Una vez más, Los Salvadores se jugaron sus huevos. Faltaban unas horas para las Pascuas; el mundo está a un tris de otra guerra más, los nudillos del pueblo se hinchan de ira, el futuro de Argentina se descascara como un árbol viejo y librado a su suerte en plena tempestad global y encima se nos viene el agua, pero adentro de Sambuca, creéme che, las cosas estuvieron en orden.

 

                   Chino Castro

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,70 21,70
Real 450,00 585,00