San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

ADRIANA, CON MARCELA MARCHETTI Y RAMIRO DI MAYO

La nieta 126 conoció a sus familiares bolivarenses

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - La nieta 126 conoció a sus familiares bolivarenses

“Nos dimos un abrazo fuerte los tres, lloramos profundamente, y Adriana nos dijo: ‘Esta vez no pudieron, esta vez se la ganamos; con amor todo se puede’”, relató Marcela Marchetti su encuentro con su prima segunda, Adriana, la nieta 126 recuperada por Abuelas el lunes, que es hija de la bolivarense Violeta Graciela Ortolani y el entrerriano Edgardo Roberto Garnier. Ese abrazo incluyó a otro primo segundo de Adriana, el también vecino local Ramiro Di Mayo.

Ambos participaron de la conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo ayer pasado el mediodía, donde Estela de Carlotto y la propia Adriana dieron a conocer el hallazgo de una nieta más.

Adriana, a quien sus padres biológicos proyectaban llamarla Vanesa,  tiene 40 años, es abogada, soltera, sin hijos. Vive y trabaja en Buenos Aires. Su madre estaba embarazada de ocho meses cuando fue secuestrada por los verdugos de la dictadura en La Plata, en diciembre de 1976, a sus 23 años. Su papá correría la misma desgracia unos meses después, en febrero de 1977, sin haber podido conocerla. En cambio su mamá, de 86 años, sí podrá darle un abrazo reparador. Los padres adoptivos de la nieta 126 ya fallecieron, pero conserva familiares en la CABA.

Violeta Ortolani se crió en la casa de los abuelos de Marcela Marchetti, los Di Mayo, con su madre Hilda y su tío Rafael, quienes la trajeron a Bolívar cuando falleció su mamá, en San Miguel (Violeta tenía 5 años). Su hogar fue la casa de Sargento Cabral 414. “Ella crece con mi mamá y con mi tío como hermanos. Si bien yo con Adriana soy prima segunda, con su madre Violeta tuve una relación más de tía que de prima. Y era como más que una tía”, sostuvo Marcela. La relación entre ambas duró 12 años, hasta que Violeta se fue a estudiar a La Plata.

Según supo Marchetti, Adriana vendrá a Bolívar, si bien no hay un plan al respecto. “Es una persona amorosa, ese es el término para calificarla”, resumió su prima, que es médica y trabaja en nuestra ciudad.

En el marco de este encuentro, sus familiares entregaron a Adriana fotos y un ejemplar de Policronía, el libro del sociólogo Miguel Gargiulo que reconstruye la historia de los desaparecidos bolivarenses durante la última dictadura.

La hija de Marcela se llama Violeta, en homenaje a Violeta Ortolani. Tiene 13 años, y también estuvo presente en el marco de la conferencia de prensa en Abuelas, en el porteño barrio de Montserrat, al igual que Marianela Zanassi, directora municipal de Derechos Humanos. El grupo bolivarense viajó a Buenos Aires en la madrugada del martes, pocas horas después de conocerse la noticia de un nuevo hallazgo. 

A diferencia de Marchetti, Ramiro Di Mayo no llegó a conocer a Violeta Ortolani, ya que nació en 1978.

“En Abuelas te reciben con mucho amor, es un lugar muy cálido”, puso de relieve Marcela en otro segmento del diálogo telefónico con este diario mientras regresaba de Buenos Aires, acerca de lo vivido en un día que quedará labrado a fuego en el alma de todos sus protagonistas.

Como escribió Lorena Mega en su cuenta de Facebook: Hoy la memoria es de color Violeta, y -agrego- Vida es sinónimo de Adriana.

                     Chino Castro

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,35 21,35
Real 540,00 590,00