San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Philippe

mar. 18, 2017 12:19

en Información General

Por Ernestina

Sufridos hombres, con iguales propósitos, llegaron de países lejanos a la villa, transformándola en una verdadera Babel.

Superado el desorden por la diversidad de lenguas, asimilaron diferencias, abocándose con entusiasmo y rigor al trabajo al que fueron convocados.

Un nudo ferroviario desparramó vías hacia pueblitos ignorados.

Las locomotoras, con sus estrepitosos silbatos, sacudieron el letargo de destinos que con la llegada del tren trastocaron la quietud en pujanza y progreso.

Casas bajas, prolijas, ediliciamente iguales, plantaron la barriada.

Los integrantes de cada familia no diferían mucho en sus costumbres y ambiciones, quizás influidos por la pertenencia a un mismo grado social.

Los sacrificados pioneros tenían un denominador común: superarse.

Egresadas de la escuela pública primaria, no más de diez alumnas accedimos a los estudios secundarios. Éramos normalistas. En el establecimiento educativo las clases se impartían de tarde. Uniformadas con faldas tableadas, sacos color azul marino, camisas beige, medias y zapatos negros y cabellos peinados hacia atrás con tirantez que terminaba en obligadas trenzas. Una cinta elastizada sostenía en nuestras espaldas el odiado sombrero de felpa, semejante al de los monjes de una orden religiosa.

En la estación abordábamos el tren Diesel que nos conducía a la escuela.

Philippe, sentado en un largo banco de madera algo cóncavo, desgastado por el tiempo, aguardaba nuestra llegada. Acercándonos a él, intercambiábamos con dificultad afectuosas palabras. Irradiaba felicidad.

Pertenecía a una familia francesa. Su decir ininteligible nos obligaba a comunicarnos con ademanes más que con palabras. Por su fisonomía titirinesca –fue víctima de parálisis infantil en su niñez- era inevitable observarlo. El sonreía.

Como una marioneta, su elástica y flexible columna vertebral hacía de hilo, con el que movía constantemente su  particular figura. La inquieta cabeza giraba de izquierda a derecha. Al correr, su cuerpo desarticulado, en pronunciado ángulo, llevaba hacia atrás su pierna derecha.

La empresa en la que se desempeñaban los trabajadores calificados dispuso algunos traslados. Entre ellos el de mi padre. Todo sucedió imprevistamente. En silencio, en una fría mañana, instalada en familia en un vagón del convoy, el silbato anunció la lenta partida.

Apoyada en la ventanilla, dirigí mi mirada hacia el andén.

Philippe, corriendo exhausto, vistiendo un suéter y gorro tejido a rayas rematado por un pompón de colores impactantes, abrazado a un bello ramo de rosas, logró alcanzármelas.

Se dice que la vida, como el río, no vuelve atrás. Sí quedan recuerdos e imágenes imborrables. Como el rostro de Philippe, bañado en lágrimas…

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 15,95 16,35
Euro 18,25 19,25
Real 420,00 510,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/informacion-general/philippe_a247896'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.