San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

LARA LOPEZ CURTIO ACERCA DE LOS FEMINISMOS

“Si somos compañeras y no nos juzgamos entre nosotras, nos liberaremos”

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - “Si somos compañeras y no nos juzgamos entre nosotras, nos liberaremos”

El discurso contra el acoso que  Oprah Winfrey dio en la entrega de los premios Globo de Oro esta semana, generó repercusiones que van desde su posible candidatura a la Casa Blanca como opiniones y debates en muchas partes del mundo.

La actriz agitó el avispero con un fuerte pronunciamiento que fue escuchado de pie por el glamour de la industria hollywoodense. Fue el corolario de una gala en que las mujeres vistieron de negro, para una foto con un mensaje: “el tiempo terminó”; el de los ultrajes a las mujeres, el del sometimiento para poder conseguir un empleo, el tiempo de ser, “lo negro del mundo”, como cantó John Lennon, se acabó.

Durante los días previos a la ceremonia, las redes sociales fueron plataforma de despegue de las etiquetas usadas por las mujeres de distintos lugares del mundo en el sentido de asumir y denunciar que “a mí también” me acosaron. #MeToo, fue usado como mensaje sororo entre mujeres del mundo que empezaron a darle visibilidad a una realidad tan vieja como el propio sistema que siempre asumió la subordinación de las mujeres.

Para la comunicadora social feminista, Lara López Curtio, cuando las famosas toman ese hashtag, el tema se vuelve más relevante. “Es un tema bastante incómodo para gran parte de la sociedad, pero es un tema necesario, entonces está buenísimo que las famosas tomen la bandera”.

En Twitter se advirtió hasta qué punto “está naturalizado el acoso, eso que sucede tanto en lo público como en lo privado, que tiene que ver con la mirada heteropatriarcal  sobre la mujer; esto sucede en el trabajo, en el transporte público, con situaciones incómodas”, sostiene Lara.

A la consigna Me Too le siguió otra con un carácter más determinante. Primero dijeron que también les pasó y luego afirmaron que el tiempo terminó. “Time’s Up” surgió luego de que se dieran a conocer los casos  de acoso del productor Harvey Weinstein. Las actrices yanquis empezaron a denunciar situaciones de las que fueron víctimas y también lo hicieron sus pares de otros lugares, por caso algunas argentinas.

“Sobre todo casos de de actrices jóvenes, que querían lograr un papel en una película, un trabajo y que vivieron situaciones de acoso y que por un motivo u otro, no lo pudieron contar en su momento. Ahora con el “yo también” o “a mí también me pasó” lo pudieron contar y se produjo un revuelo bastante lindo”, asume Lara.

La influencia de la industria cultural yanqui “es muy grande”, dice. Por eso, resulta “buenísimo que sean las actrices de ese país y de esa industria, quienes pongan el tema en agenda (política y mediática); le otorga una visibilidad y una repercusión que difícilmente se daría si las voceras fueran otras”.

Aun así, para López Curtio, esto puede tener un doble riesgo: “por un lado la vuelta a lo políticamente correcto, en el sentido de ´esto es lo que tenemos que decir´ y de hecho había muchos hombres aplaudiendo luego de que Oprah Winfrey  terminó su discurso; tenemos que pensar cuántos de esos hombres habrán acosado a sus compañeras, cuántos de esos hombres consideran a la mujer como una cosa sexual y también, pensar en Hollywood, que es la industria que más estereotipos vende. Esa enorme influencia mundial por un lado te presenta un discurso super progresista y feminista y por otro lado, durante miles y miles de producciones audiovisuales, está vendiendo un estereotipo de mujer, con roles de género y demás, que no se condicen con ese discurso”.

 

Hay muchos famosos que han salido a reconocer sus actitudes negativas frente a las mujeres, músicos que admiten haber escrito canciones violentas…

-Sí, esto es lo valioso de poner el tema en agenda, de hablar de esto, porque al menos se les da la posibilidad de hablar. No es fácil e incluso puede ser incómodo para el hombre, esto de rever lo que ha hecho o dicho. Esto no es justificarlos ni quitarles responsabilidad, pero es entenderlo dentro del contexto de una sociedad machista que educa en todas las formas posibles, que la mujer es una cosa para satisfacción del hombre. Si bien cada hombre es responsable de su accionar, también tiene que ver con una educación masiva para el acoso, para el abuso, para la violencia.

Y también generó la reacción de un centenar de mujeres francesas (que poco honor le hacen a su compatriota Simone de Beauvoir), cuando en un manifiesto publicado por Le Monde, dicen algo así como que las denuncias por acoso atentarían contra “la libertad sexual”…

-Sí a veces se radicaliza la postura de marcar qué es acoso y qué no lo es. Es raro que surja a partir de las mujeres, es más común en los hombres que se quejen y digan “ahora todo es violencia de género” y se preguntan qué cosas se pueden hacer y qué cosas no. Nuestra respuesta es tener en cuenta el consentimiento de las mujeres. Si una le ofrece café a alguien y ese alguien no lo quiere, una no lo obliga a tomarlo. ¿Entonces, por qué con la sexualidad o con el sexo no sucede lo mismo? Ahí está el patriarcado teniendo efecto sobre la relación entre hombres y mujeres.

Mi opinión es que para nada se limita la libertad sexual, sino todo lo contrario. Me parece que si se ponen en claro las reglas sobre lo que lo que es una relación sexual consensuada y qué es abuso o acoso, creo que las relaciones van a ser más libres. Es más serio y más responsable tener relaciones donde las voluntades involucradas estén de acuerdo y lo estén todo el tiempo. Digo todo el tiempo, porque se cree muchas veces que cuando un hombre y una mujer estuvieron ´coqueteando´ pero luego, por algún motivo la mujer no quiere tener relaciones, no es por histeria. Las mujeres sabemos que puede haber situaciones que nos hacen sentir incomodas; porque aún en las relaciones íntimas la desigualdad de género está presente.  Cuando las mujeres decimos no, es no.

 

La periodista feminista Cristina Fallarás dice que hay que hablar de “deseo” de las mujeres, más que de “consentimiento” en las relaciones…

-Claro, es así. Muchas veces el deseo de la mujer es tapado por esto de satisfacer al hombre. Es verdad, el consentimiento la deja en un lugar más pasivo, pero también creo que en esto hay que ir pasito a pasito. Primero reclamamos que nos dejen vivir, después que nos dejen vivir libres. Primero decimos que “no es no” y luego reclamamos que nuestro deseo valga lo mismo que el de los hombres.

 

¿Cómo analizás la lucha feminista de estos tiempos, en el plano comunicacional?. Es decir, la importancia de las redes sociales en la visibilización de temas, haciendo uso de las herramientas a disposición.

-El cartel NiUnaMenos, por ejemplo, también tiene doble filo y es levantado muchas veces  por personas que son violentas, o por personas que ejercen cotidianamente violencia simbólica, física o psicológica, desde producciones audiovisuales y demás.

Por un lado creo que podemos lograr masividad y por otro corremos el riesgo de que cualquiera levante el cartelito, aun cuando sea violento.

No obstante, creo que es valioso poder meter el feminismo en todos los sectores, aún en los más conservadores y machistas, aún en grupos conformados por hombres blancos, heterosexuales y de clase media. Me parece valioso porque la violencia de género no distingue clase social y aún la mujer con más poder, sigue siendo mujer y siempre va a estar en desventaja con respecto al hombre. Por eso creo que las feministas debemos abrirnos a otros espacios.

Me pasó cuando Miss Bolivia fue al programa de Mirtha Legrand. Yo dije ¿cómo, no es que “a la gilada ni cabida”? y después entendí que justamente hay que estar en esos espacios, allí hay que dar la batalla. Nosotras, desde los feminismos, sabemos lo que queremos, estamos de acuerdo en lo básico.  Eso básico hay que seguir repartiéndolo. Por un lado hay feministas que creen que a las mujeres no nos compete la función de reeducar a la sociedad,  yo creo que no es en vano reflexionar, tanto junto a mujeres como a los distintos tipos de hombres, con todas las masculinidades posibles. No cerrarnos.

 

¿Cuál es el punto de avance del feminismo en este país?

-Se escucha mucho últimamente, que ser feminista es una moda, lo cual es banalizar las luchas de muchos años de referentas a las que les debemos muchísimo.  Por otro lado, me parece muy valioso que mujeres conocidas pero que no vienen del lado del feminismo, elijan dar un mensaje sobre la cuestión de género, como el caso de Jimena Barón. Si es el feminismo está de moda en ese sentido, me parece buenísimo. También se ve a chicas muy jóvenes  apropiarse del feminismo y eso me parece muy sanador. Hoy las chicas y los chicos saben que hay un movimiento que va a defender los derechos de las mujeres, que los chicos pueden vivir otros tipos de masculinidades. Me parece que esto posibilita tener otras maneras de ver el mundo, más relajadas, más sanas.

Lo principal es no callarnos. Poder visibilizar  y denunciar públicamente, se lo debemos a las feministas y también a Ni Una Menos. Creo que a partir de ahora no nos callamos nunca más, ni las ricas, ni las pobres, ni las blancas ni las negras. Se ha generado un abrazo sororo, y entre nosotras nos creemos. Poder combatir la competencia entre mujeres es uno de los mejores logros del feminismo. Si somos compañeras y no nos juzgamos entre nosotras, nos liberaremos.

                              

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 18,75 19,25
Euro 23,40 24,40
Real 620,00 670,00