San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Agro Castaldo

Y llegó la policía

mar. 04, 2018 12:08

en Información General

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - Y llegó la policía

Música.

A mediados de los '70 el mundo musical estaba dominado por los dinosaurios del rock sinfónico, grandes monstruos que en su mayoría exudaban tecnología de punta y terminarían usando el virtuosismo como fin, no como vehículo artístico de realización. Y como la historia de la música popular se nutre de reacción y contra reacción, era inevitable que surgiera un movimiento en oposición al rock sinfónico. Gran Bretaña fue testigo de la irrupción del punk. La consigna era arrancar de cero: el pasado no servía, había que romper con todo lo establecido. Sex Pistols y otros grupos barrieron con todo, si antes se ejecutaba música pulcra y cuidada, el punk mostraba la mugre y la desprolijidad; si antes contaban cuentos de hadas, el punk denunciaba las injusticias del mundo real; si anteriormente la consigna era agradar al oído, el punk proponía ruido y velocidad. Fue un huracán furioso y despiadado que barrió con todo. Cuando el impulso inicial del punk aminoró, de las cenizas apareció gente que comenzó a construir sobre otras bases musicales. Respetando la economía del punk, algunos músicos no se resignaban a la importancia de la melodía. Incorporando otros ritmos a su propuesta: ska, reggae, rockabilly, soul, crearon un movimiento que se acordó en llamar New Wave (nueva ola). Solistas de la talla de Joe Jackson, Graham Parker y Elvis Costello y grupos como Specials, Madness, Pretenders y The Police conformaron la avanzada británica que luego contagiaría a Estados Unidos y al resto del mundo.

 

Trío policial

Cinco años, sólo cinco años bastaron para lograr su cometido. Se podría decir que The Police cultivó un pop inteligente; originalidad, inventiva y desenfado fueron su marca registrada. La combinación era irresistible: un talento cultivado, Sting; un guitarrista de excepción, Andy Summers y un sólido baterista, Stewart Copeland aunados en perfecta armonía y con sólida formación musical (los tres provenían del jazz). Se separaron con toda la gloria y el prestigio en sus haberes. Hasta en el retiro a tiempo mostraron su astucia (aunque si tenemos que ser sinceros ya no se soportaban). Cinco discos en estudio y un doble en vivo publicado mucho tiempo después son su irreprochable testamento musical.

“Outlandos D'Amour” (1978): En abril de ese año el cuarteto devenido en trío grabó su primer single, ‘Roxanne’, un tema que compuso Sting inspirado en una prostituta que vio en París. El éxito del simple obligó a Miles Copeland, hermano del baterista, a tomar la riendas de la producción (editaron su primer larga duración el sello A&M). Nacidos en plena furia punk, The Police se diferenciaba con canciones que remitían a otros ritmos, el reggae en ‘Roxanne’ y ‘So Lonely’ o el jazz en ‘Hole In My Life’.

“Regatta de Blanc” (1979): The Police despega este año. ‘Roxanne’ se reeditó como simple y revalorizó su disco debut. Las participaciones de Sting en los filmes ‘Quadrophenia’ y ‘Radio On’ no hacieron más que ensalzar la figura del rubio cantante y compositor. “Regatta de Blanc” se graba con menos apuro y más producción. Sobresalen ‘Message In a Bottle’ y la chispeante ‘Walking On The Moon’, compuesta por Sting en una habitación de un hotel de Münich luego de una tremenda resaca (en un principio se iba a llamar ‘Walking Round The Room’).

“Zenyatta Mondatta” (1980) los encontró en pleno éxito. Los dos primeros discos le habían permitido un tour inusual para esos días: China, Vietnam, India, Egipto, Grecia. Más tarde, coincidiendo con la explosión de la salida de “Zenyatta Mondatta”, The Police inició una gira por Venezuela, Brasil y Argentina. En nuestro país realizaron tres fechas, dos en Buenos Aires y una en Mar del Plata. Ya es conocido el episodio cuando actuaron en la inauguración de la disco New York City. En pleno concierto, el guitarrista Andy Summers observó a un policía maltratando a una muchacha del público, sin parar de tocar Summer comenzó a increpar al policía y le tiró un puntapié. El grupo y su entorno debieron disculparse terminado el recital, no eran días para pelearse con las autoridades en la Argentina.

En 1981 los Police sacan su cuarto disco, “Ghost In The Machine”, grabado en Air, el estudio que George Martin tenía en Monserrat, en el Caribe. El título del álbum es tomado del libro homónimo de Arthur Koestler. El grupo crece musical y letrísticamente. Teclados y vientos se incorporan a la grabación por iniciativa de Sting y a disgusto de Andy Summers. En cuando a las letras denotaban mayor vuelo y compromiso ya desde el inicio con ‘Spirits In The Material World’ cuando Sting canta acerca de “los supuestos líderes con palabras que intentan encarcelarnos, subyugando a los mansos”; en ‘Invisible Sun’ describen la situación en la turbulenta Irlanda de fines de los 70; ‘Too Much Information’ es una denuncia sobre la tiranía que ejercen los grandes monopolios de la información y en ‘One World (Not Three)’ hablan de la brecha entre el primer mundo, poderoso y las miserias del tercer mundo.

“Synchronicity” (1983) es un digno cierre. Aunque antes, en 1982, se tomaron un año sabático porque el ambiente venía tensionado. Andy Summers aprovechó para grabar un álbum con Robert Fripp, mientras tanto Sting actuó y compuso la banda de sonido del film de Dennis Potter, ‘Brimstone & Treacle’ y Stewart Copeland realizó la música de la película de Francis Ford Coppola, ‘Rumble Fish’. Cuando se reúnen para juntar el material para el siguiente disco la tiranía de Sting se había agigantado, la creatividad del cantante había llevado a imponer casi la totalidad de sus canciones para “Synchronicity”, sólo un tema de cada uno del resto del trío figuraban en el disco y este hecho sería uno de los factores desencadenantes de la separación del trío, a tal punto que el disco se grabó prácticamente en tomas individuales de cada uno de sus integrantes.

De la mano de un hit explosivo, el último disco del trío británico conquistó el mundo y los Estados Unidos, destronando del primer puesto de los charts al “Thriller” de Michael Jackson. El hit en cuestión era ‘Every Breath You Take’. Una engañosa canción de amor porque habla de un tipo que se obsesiona de manera enfermiza con pareja: “Cada vez que respires, cada movimiento que hagas, cada lazo que rompas, cada paso que des, estaré vigilándote...”, cantaba Sting sobre una base musical irresistible.

Hubo tiempo para una nueva gira global, sin embargo, el 4 de marzo de 1984 realizaron  en Melbourne, Australia, su último concierto.

 

Policía en vivo

Quedó en el tintero un álbum doble en vivo mezclado en Montreal que retrataba dos shows de The Police, el primer volumen muestra su perfomance en el Orpheum de Boston, y el segundo, el recital de Atlanta en el marco del ‘Synchronicity Concert’. El disco salió años más tarde y es una buena oportunidad para escuchar la banda en vivo en su apogeo. Hay lugar para el divismo de Sting, pero también para su increíble voz (con esos juegos vocales que hacía en vivo) y su talento en el bajo; se puede apreciar claramente la destreza técnica del baterista Stewart Copeland y también la ductilidad del guitarrista Andy Summers. El disco se llamó “Live!” y muestra un momento irrepetible, una estrella fugaz que en algo de más de dos horas demuestra que The Police de todo lo que era capaz de hacer este trío.

Volvieron a reunirse en 2007 realizando una gira (‘The Police’s Union Tour) por cinco continentes durante catorce meses, muchos argentinos fueron protagonistas en “Certifiable: Live in Buenos Aires” (2008), el último álbum en vivo de The Police, que registra los recitales que el trío realizó en el estadio de River.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00