San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Árbitros goleadores

abr. 29, 2018 12:31

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Árbitros goleadores

Una reflexión sobre el periodismo desde el centro del periodismo.

Nos envuelve una época de árbitros goleadores. Los periodistas son más importantes que los entrevistados, se convoca gente para que confirme lo que el ‘preguntador’ piensa, o para hacerla pedazos bajo los colmillos de una jauría hambrienta (de dinero). No importa la respuesta, importa la pregunta, o, mejor, la aseveración del periodista, la construcción que haga, si liviana 3 veces buena, que leer libros es de boludes que no agarran la pala y nadie te ve (¡¡inundemos el facebook con fotos de gente leyendo!!), que la verdad no calienta, ya no es una elaboración colectiva sino una ninguneada enferma que agoniza. (Symns dice que el periodismo se volvió jurisprudente. No, Enrique, porque la verdad ya no interesa, el capitalismo la convirtió en mercancía y se legitimó que es propiedad del poder. Ahora sólo importa el ahora; el impacto, la ‘bomba’, la urgencia, que a la pausa la ponga el endurecido Iniesta cepillado de la Champions.) Ya no se entrevista gente, se la embosca o se le tira racimos pegoteados de centros. Clarín quedó en bolas y venderá menos, pero Página/12 está por cerrar. Pedaleamos una época en que las que garpan son la artimaña y la guapeada, la inteligencia se puso vieja, le cuesta adaptarse a los nuevos dispositivos del pertenecer, por esquivar las chicanas pierde (casi) todas las carreras. Corre mejor, pero llega tarde, cuando ya no queda ni el humo del chori massmediático.

Hoy, los periodistas y comunicadores marchan por delante de lo que hacen/dicen, ya no tiene valor el contenido, sólo el envase, el gesto frente a la cámara, la cara de malo o la sonrisa falaz, la pericia para derramar oropeles que a millonadas de ñates les resulta cómodo acoger como saberes donde atrincherarse. Invierten más tiempo preparando la gráfica y la imagen que la entrevista o el informe, todos quieren ser goleadores y no se consiguen ‘3’.(Nadie está virgen de selfie, y pronto hasta las heladeras vendrán con cámara.) El conocimiento no es lo central, apenas decora. Hemos descendido a un punto en el que el referente de muchos laburantes de medios es él mismo. Bocha de periodistas se manejan con lo que aprendieron hasta los 22, batatearla con gracia es la que manda, este nuevoviejo tiempo los ampara. Si agarran un broli, es sobre marketing o coucheo, que perseguir la excelencia se murió con Spinetta, que cincelen los carpinteros. Hoy, el mejor chapucero tiene la pinta de Carlos Gardel, y en breve descartaremos por preciosista al excelso Víctor Hugo. Hoy, a Dante Panzeri lo tratarían de viejo pelotudo, amargado, denso, antiguo, intransigente, y en una de esas hasta le clavarían un flequillo cool y un modernoso marcodelentes. (Fernández Moores, cuidáte, sos un infiltrado, ¿de qué DeLorean viniste?; sabés demasiado, y me paré que te cachó el bicho del preciosismo; encima esa carucha depre, esa vocecita…) No sirve el acto, sino el acting, y si no es con gritos y con la anécdota personal como excluyente sazón, no vale, que el silencio es enfermedad. Ser modesto es ser cobarde, y nadie osa pronunciar la más revolucionaria de todas las frases: “no sé”. El viejito triste Ulises Barrera se murió (no tan) a tiempo, y menos mal que Galeano aprendió a resumir y que Feinmann el bueno está en la misma…

Si ya no tenés tiempo para nada, te ganaron; si picoteás cada día cien titulares/zócalos y no te sentás a leer ni un artículo de fondo y/o columna de opinión/análisis, no estás informado, estás hecho mierda, envenenado de ignorancia, envarado de cebo que alguien plantó para asesinarte no tan dulcemente.(Unos zócalos joya, pero carecés de piso.) Cada vez más, escapar hacia las orillas es lo preciso.

¿Y los pensadores? ¿Cómo? ¿Quién? Bien, gracias, en algún escritorio húmedo, con luz amarilla, tomándose un cortadito con una soledad que no eligieron ni tiene nada de poética. (Menos mal que Sztajnszrajber le encontró la vuelta con la música y las charlas en plazas.) Si tenemos a Etchecopar, Fantino, Liberman, el ‘grupo de tareas’ del programa de Del Moro, los ‘picaneadores de palomas’ González Oro y Eduardito Feinmann, los barrabravas de micrófono que putean a Sampaoli para que lleve a Armani, etc., para qué queremos a un tarado que nos desafíe y nos introduzca el dedo de dudar, con lo difícil que es vivir…

Chino Castro

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00