San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

POS POS MODERNIDAD

Caer en la cuenta

jun. 25, 2017 13:17

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Caer en la cuenta

Siempre, y por diferentes motivos, recuerdo al duque Pier Francesco Orsini, genio y figura de Bomarzo, de Manuel Mujica Láinez; Personaje que justificaba cada una de sus acciones por el momento histórico en el que le tocó vivir, el renacimiento. Así la maravilla y el horror eran parte de esas circunstancias históricas.

Seguramente somos producto de los tiempos y los aires que nos tocan en suerte, lo complicado es pertenecer a la pos posmodernidad. Ya no estamos ante el esplendor del renacimiento, en cambio somos nietos de la modernidad ya ni siquiera llegamos a verla en su esplendor y nos quedaron los pos, que ya serían dos. Momentos en que todo se diluye, corre vertiginosamente y desaparece. Vivir en la pos pos modernidad no es para debiluchos, de ninguna manera. Así tenemos el cerebro funcionando a una velocidad única, que va por la vida cantando y silbando porque somos gente que trabaja, produce bienes materiales, culturales, hace deportes, posa para Instagram y abre la puerta para ir a jugar. Así estamos.

Desde que me di cuenta de que, con mucha suerte, ya viví la mitad de mi vida y la mejor mitad, me he dedicado a hacer lo que me gusta y así voy tachando mi lista de pendientes. Tan así es que por culpa de la pos pos modernidad hago de todo y un plus, y además deseo hacer deportes que me fascinan, al menos en el plano de la teoría.

En este contexto del hombre y sus circunstancias estoy viendo cómo aprender a surfear con estos años y ésta contextura física, siendo un agravante la presencia excesiva de llanuras y la ausencia irreparable de mares. No obstante no me rindo y ando viendo cómo sobrevivir al skate que al fin al cabo, ruedas mediantes, sería una suerte de surf de los agobiados por las pampas y sus bienes que son sus males en la perpetuidad de lo llano.

Pero no es todo, nunca lo es, veo con fascinación a esos seres que cual plumados seres se tiran desde una montaña vestidos con un traje con alas y disfrutan de la velocidad del vuelo, con esa adrenalina podríamos soportar la realidad argentina que nos ha tocado –por acción u omisión, o ambas- vivir. Así que también ando pensando cómo se podría hacer para tomar un curso de wingsuit, así se llama, para no quedarme con las ganas o al menos morir en el intento.

En este tipo de cuestiones pienso generalmente cuando ando, por ejemplo, caminando, trasladándome de un lugar a otro. En eso estaba el otro día, muy concentrada mientras bajaba la escalera del Palacio Municipal que conecta el primer piso del ala Belgrano con la planta baja, cargando un expediente con unas seiscientas, setecientas hojas que, para colmo no eran Bomarzo, ni por lejos. Iba pensando en cómo resolver la falta de montañas por el barrio y encontrar eventuales reemplazos. Tan concentrada estaba en mi mundo posmoderno que omití la precaución de mover los pies con cuidado y mi tobillo izquierdo tuvo a bien doblarse. Las seiscientas hojas volaron por los aires sin curso alguno de wingsuit, las juntó Lorena mientras desesperada me preguntaba si estaba bien, me dolían algunas partes del cuerpo, como el pie, y otras menos elegantes de decir pero por suerte más mullidas, pero el dolor más grande para esta mujer pos pos moderna fue advertir que quien se cae de la escalera tan aparatosamente es poco probable que pueda con el surf. Aunque que quién dice, ¿no?

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 16,95 17,35
Euro 20,60 21,60
Real 450,00 585,00