San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

MODERNIDADES

Claves para vivir

jul. 09, 2017 13:12

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Claves para vivir

Pienso siempre lo feliz que ha sido mi abuela que tenía una memoria prodigiosa y que se acordaba de todo, el día que había nacido el nieto del hijo de su primo segundo, por ejemplo.

La envidio un poco no crea, aunque pienso que a pesar de ser la recopiladora oficial de datos importantes de la familia no debe haber tenido en la cabeza la carga de números y letras que tenemos hoy en día.

Ir al cajero es recordar una clave para ingresar, otra para sacar unos escuálidos billetes y no quiero pensar que alguien pudiera recordar el CBU.

Pero no es nada, nunca lo es. Tambien tienen contraseña Yahoo, Hotmail, Linkedin, Facebook, Instagram, Gmail, Twitter, Snapchat. Algunos piolas portan  todo eso en el celular y chau problema. Sí, chau problema hasta que,  por lo que sea,  se cambia el celular. Es en ese preciso momento que dejás de tener todas las redes sociales y como sos un superado hijo de Baby Boomers y padre de Millennials, te importa un comino.

La teoría y la jodida realidad no te abandonan nunca con sus cuitas antagónicas. Cuando al fin habilitaste el celular y lograste desentrañar medianamente cómo funciona el diabólico engendro sin pedir ayuda a los hijos, porque esos pequeños ingratos se burlan y cómo; volviendo, cuando anduvo el celular y vas a llamar a alguien, a tu vieja, resulta que no tenés el número y por ahí sabés el número, pero advertís con un horror espantoso que no te quedó un desgraciado contacto, que antes iban en el chip -que ahora también  pero no alcanza- entonces los guardás en alguna cuenta electrónica que te lo permita. Bueno, eso de permitir es una forma de decir porque ahora: a)hay que acordarse cuál cuenta usaste, b) recordar la clave, y no querés llamar a los pequeños ingratos.

La odisea comenzó porque si no se alinean los planetas no hay forma de saber la palabra mágica, que siempre se puede complicar más: el número mágico, o números y letras, o letras, números, signos; o signos, letras en mayúscula y minúscula y signos. ¡será-de-Dió! (así, todo junto, con acento y sin s, casi una clave).

Sin la misteriosa y secreta, que por ello y previendo cualquier espionaje de la CIA en tu correo electrónico donde el dato más sensible es un power point que te mandaron en 2002, ni a palos la anotaste en ningún lado, que era secreta, que vos tenías memoria. Te quedaste casi, casi, afuera del mundo. Lindo mejunje.

Lo menos malo es que algún buen amigo siempre llama y eso te permite ir agendando el número, sin cero porque si no nunca jamás lo verás en whatsapp. Pero la solución no llega sin inmunda contraseña.

Para hacer las cosas más graves aún, en ese mismo instante te das cuenta que también tenes que entrar a Mercado Libre, a Mercado Pago, a Mi Movistar y ¡a Pinterest! La pucha, ya ni manualidades se puede hacer sin las jodidas claves. Qué razón tenía Foucault cuando decía que se iba a la misma decadencia la sociedad disciplinaria y llegaba la de control. ¡Hola! ¡Ya llegó! Y ¿a qué no sabés? sólo somos si tenemos claves, ¡claves para vivir!

Superado el trance de envidiar a la abuela y al cavernícola que suponés que también era feliz, que a lo sumo se lo comía algún bicho pero no se tenía que acordar números y letras porque no había; empezás a putear, aprendés arameo para hacerlo mejor, hasta que te decidís llamar a algunos de los ingratos pequeños millennials y cuando intenten esbozar una sonrisa, ahí nomás, le vas a decir que usar una cuchara también es una boludez, pero alguna vez vos le enseñaste cómo hacerlo.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,59 17,99
Euro 20,95 21,95
Real 460,00 595,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/opinion/claves-para-vivir_a270167'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.