San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

De esto y aquello

dic. 04, 2016 18:09

en Opinión

No deja de ser llamativo, que a un año de la entrada en la  normalidad el país no pueda alcanzarla.

Y no son tiempos para  echarle la culpa a causas peregrinas llegadas desde quien sabe dónde. Que todo se debe a unas causas que han florecido en la última década para llevar al país al suicidio. Porque se trata del proyecto de un suicidio colectivo. Y muy bien estructurado. En una palabra, que las causas son estrictamente argentinas, originarias, y derramadas desde hace años por los mismos de siempre, aquellos que de continuo han estado chupando de la teta del estado y nunca, nunca, les ha dado por trabajar por la patria; y en consecuencia entre los que no oyen y los que si actúan, el gobierno se ha pasado el año que podría haber sido sensacional para todos, digo, se ha pasado quitando el palo de la rueda. Y esto es atroz porque si bien algo se hace, hay cansancio y con poco camino. 

     Llamaba la atención y transportaba a la alegría, cuando a poco de cortar la cinta, se ampliaban y embellecían determinados ambientes correspondientes al penal de Ezeiza, pues dada la cantidad y sobre todo la calidad de la gente que iban a hospedar debía corresponderse con una singular infraestructura. Y bien, dejando a un lado el asunto de la calidad, que evidentemente eran y son de la peor, aunque eso pesa, y poniendo el ojo en la justicia es evidente que entre la justicia y con respeto y los empresarios indígenas no vamos a ningún lado. Pues basta con mirara en derredor. Y salir a la calle, cada uno en su pueblo o ciudad, para  constatar que todos aquellos a los que se les ha perdido el dinero, andan de fiesta en fiesta, y hasta incluso, en campaña electoral sin un mínimo decoro. Basta ver al local para constatar cómo se vende al mejor postor; y lo tremendo es que hay postores que si bien no se pelean por él, ni lo van a hacer, tampoco lo van a botar.

     Y desde el primer día en botar el pasado está el presente capaz de proyectar un futuro. Y rápido, que los muchachos crecen  y la escoliosis de conciencia continúa. Entre botar y votar se esparce el dilema argentino Y sería de alto vuelo que el gobierno lo entendiera de esa manera tan drástica e iluminada, porque se votó hace un año para botar, y aquí estamos, atascados en minucias, que al fin y al cabo buena parte de ellas las ha segregado la propia tropa pues no ha sabido conseguir lo que los votantes pidieron con esperanza a espuertas. Y a mí me parece que salvo un puñado de gubernamentales, los demás no saben por dónde doblan las campanas, ni cual el camino. Al igual que los provocadores de enfrente, que se han propuesto destruir futuro, salvo el propio. Estos con el plus de las jodidas mañas. En una palabra y de forma clara, que quienes perdieron los votos, pretenden botar a quien al parecer no quiere  botarlos. Y a veces parece que los ayuda, como con la ley última. Y supongo se entiende pues por ahí se desinfla todo.

     No es para dejar a un lado que quienes se han comido la Argentina incluido nuestro amigo local, que dicen  amar a los obreros y a los pobres que han creado a toneladas, no les han hecho una sola fábrica, y aunque parezca mentira, vaciaron algunas, sin importarles el futuro que creaban. Y ahí los tenéis, ninguno ha comprado pymes ni regionales. Todos han comprado campos. Ellos que estuvieron en contra del campo convertidos en ruralistas y que yo sepa, nunca éstos les han dicho algo lindo, como se merecen; aunque, ahora que me acuerdo, a un muchacho local empinado en el poder, con Cambiemos, crecido en el  kirchnerismo puro y duro, lo invitaron a salir de la Rural para no romperle el trasero a patadas y acabar en los diarios. Pues bien, buena parte de estos mal hacedores se hallan en sitios especiales y avanzan poco o nada, porque no sienten la institución que representan, porque ni ideas ni ideales y para más inri demasiado jóvenes. Basta ver las fotos.

     Debo decir que nada tengo en contra de las personas por cuestiones  etarias.  Pero he aprendido desde niño, que antes de echarse al ruedo, primero hay que aprender a sostener la muleta y con gracia estética. Por supuesto, al lado de los que saben. Y esto no es nuevo, que ya el Eclesiastés  dice que hay un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado, o algo así, que cito de memoria. Quiero decir que para edificar la patria hay que tener bien puestos los ladrillos. Y me fijo en  los jóvenes que pululan por los entresijos del poder y pasan de un lado a otro como de una  acera a otra. Y en su corazoncito muchos ni son adictos al gobierno, pero se conchaban, que cualquiera sea  el camino, los ha de encontrar. Cualquier lector conoce a varios. Hoy extirpan a Sarmiento y mañana si les dicen emergen con un mea culpa por el expolio. Y a otra cosa.

     Que Colón sigue en la rada a la espera del práctico, pues que espere. Han roto la identidad o son cómplices, pues a ninguno de los que conocemos les hemos oído hablar al respecto. Y romper la identidad es peor que robarse los dineros. Y en eso han estado todos, los unos callados, los otros ahora se blanquean;  que basta ver al equipo local. Y al cabo nos hemos pasado el año quitando los palos de la rueda sin hacer uso del palo, hablando a pedradas del género o quitando del medio al  galgo. Y mientras tanto todo se trivializa y se banaliza la política. Y la provocación a la orden del día para mantener las conciencias en permanente infierno. Creo que es hora de tomar conciencia que la Argentina de hoy no se arregla a los besos, ni blanqueando dineros mal habidos. 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,60 21,60
Real 450,00 585,00