San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

De esto y aquello

ene. 08, 2017 13:40

en Opinión

Nos estamos acostumbrando en demasía a lo malo, y lo malo, cuando se hace carne, como en la actualidad, lleva a vivir mal enarbolando a diario el ceño fruncido, y algo peor, contestar y tratar mal al que en definitiva nada tiene que ver; porque quienes, si, tienen que ver son aquellos que hace más de diez años han visto que todo era campo orégano. Que ellos eran los dueños de la nación, los dueños de los hombres y mujeres de la nación, los dueños del dinero de los hombres y mujeres de la nación, y los dueños del trabajo que daban o quitaban. A placer. Pues bien, estos continúan, cierto que a la desbandada, pero con un orden interior que descalabra el orden del contrario, del bueno.  Así es, como, todos los días, adictos al quilombo toman las calles o las plazas para erosionar el aguante del personal.

     Y aunque parezca mentira, el personal no tiene a nadie que le cuide, para ir o volver del trabajo, o para ser feliz en sus ratos de ocio; porque siempre hay alguien con capucha y bandera. Les falta el falcon, que blandían años ha. Y al cabo si se mira en derredor se ve que viven de maravilla, los que supieron conseguir un puesto hace años o ahora, pagando el peaje correspondiente, como se atisba sin salir de poblado. Y mientras usted no puede salir a la calle, aquellos que le obstruyen la salida o mejor dicho la vida,  se van de copas con famosas vedetes o derecho viejo se mandan la festichola, y a vivir, que son diez días. Y por supuesto usted quería otra cosa. Pues se jode y a otra cosa. Que así es la vida cuando no hay orden.

     Salvo que de golpe y porrazo usted también tenga ganas de salir a la calle. Por supuesto, usted no es un vago y trabaja y no puede así como así, salir a la calle. Sin embargo, puede organizarse con otros. El otro día, unos dueños de las calles, avisaron con pompa y circunstancia que no molestaban a nadie, porque se hacían con ella, con la calle, claro, de 5 a 7, como era de esperar fue hasta las 12. Y el asunto pasa por el meridano de usted, de la forma en que usted toma conciencia y saca del bolsillo izquierdo, la dialéctica y va llamando a los iguales por las redes que hablan de un éxito sin par,  aunque no me lo creo, que es preferible una simple nota en un diario, donde por ejemplo se anuncie que el jueves tal de cinco a siete, pero de la tarde, nadie tomará transporte público, total, un día o los necesarios se puede llegar tarde a cenar o ver la tele, e incluso, al niño; pero como tiene telefonillo, le avisa que va a tardar porque se encuentra en un atasco de conciencia. 

     Y al final no se sabe ver la realidad y la gente queda en la superficie en el mejor de los casos o en la tontería en el peor. Por ejemplo hablar de dirigentes que aceleran o frenan. En los últimos tiempos lo que hacen a espaldas de su gente es posicionarse, olvidarse de los obreros, y por encima de todo y muy seguido entorpecer el Estado. El otro día alguno de ellos decía hay que hacer algo de presión. Es hora de tomar posición. Que es la que votó la gente, y en consecuencia  andar camino  con gente que sabe de política, y no son precisamente los contrarios, sino los que son partícipes de Cambiemos. Quiero decir que no es necesario buscarlos en las filas del adversario, que, por otra parte son conocidos parásitos que cualquiera conoce desde niños. Quiero decir por si lo han olvidado que hay radicales que saben de política y mucho; y si bien es cierto, que quien ha tirado y tira y tirará del carro es Macri, no es menos cierto, que quienes lo empinaron adonde se halla, no fueron precisamente  los amigos del famoso colegio.

     Pues no creo sea buena ganancia pelearse con los propios, y entre ellos, con los que saben. ¿O es que está todo escrito para ser peronistas? O sea que hemos votado a Macri para ser peronistas buenos y para peor me lo corrobora la señora Carrio, pues pensaba me los sacaría de en medio, pero lo adorna muy bien con eso de si son republicanos, si. Aunque en el sentido que lo dice alcanzan los dedos de ambas manos. Vaya equívoco el mío haber votada a la derecha para sacarme de encima a la ultraderecha y donde me descuide otra vez sopa, perdón, otra vez bali, verde y podemos. Y para peor jóvenes viejos que ya llevan añitos haciendo de las suyas, y sin embargo, por un lado el pescado sin vender y por el otro, el dinero perdidito, y sin encontrar. Y al cabo, se podrían contar tantos dragones que San Miguel a pesar de su fortaleza no podría doblegarlos, ni con la ayuda de Cristobalón.

     Habría que decirle al señor presidente que mientras se disponen juntas a la desesperada y repartiendo dinero a manos llenas, a la vieja manera de años atrás, que el adversario y hasta enemigo, tienen más patacones que los buenos. Y son, justamente, los necesarios para marchar. O sea, debería, el presidente, dar la orden para que Ezeiza sirva para algo más que puerta nacional, y los perversos dejen de estar en tránsito permanente y con casita recién remozada. Y Argentina feliz. A esta altura ya poco importa el blanqueo de dinero, el problema es que muchos de los que blanquean, además se vienen blanqueando desde hace un año de su pesado pasado, lo cual, sin duda, es gravísimo, pues a diario y de sopetón nos encontramos con quienes hundieron el país y a las personas que no comulgaban con ellos. Pero ahora los blanquean. Y con esas juntas nos acercamos más al barranco que a la cumbre.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,65 21,65
Real 540,00 590,00