San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

De esto y aquello

Nota 1257 - (3ª Época)

mar. 05, 2017 11:19

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

En los distintos niveles parece hay que votar como han aderezado el voto los artificieros. O sea, como está puesto en estilo, porque se hacen las cosas de tal manera que si te sales del guión, o peor, lo pones en tela de juicio, eres, por lo menos un cabrón. Quiero decir que todo está tan ladeado que es necesaria una pátina de  trompe-l’oeil que es una hermosa manera que tienen los franceses de llamar al engaño. Es decir se trata de un trampantojo; una mentira escondida que aparece con los adornos de una ilusión óptica. Y viene a cuento por la reunión del otro día en el H. C.D. Quien puede negarse a que asfalten Bolívar y el partido. Nadie. Desde esta columna se lo ha recordado oportunamente, por ser una necesidad ya desde el tiempo de los ramilletes de cheques. Un bouquet de olorosos chequecillos, para seguir por Francia. Un trampantojo visto y denunciado, por solitario colega, que le dio por recordar los malos antecedentes de las empresas del pasado, que serían las del presente.

     Nadie se niega a tal cosa, aunque hay que señalar que no deja de llamar la atención que hay una intención y está dibujada desde arriba, desde la provincia y en principio, es triste y hasta grotesca, por no decir perversa. Deja mal sabor de boca: salvar a quienes pierden los dineros. Y al identificar quienes  firman, atentos a sus espacios políticos, surge que sin duda alguna, están todos en la misma faena, ayudarse los unos a los otros, sin importar palo, ni árbol donde resguardarse de inclemencias extremas. El viejo cuento en que dicen una cosa y hacen otra, porque son otros desde siempre. Son de viejos palos aunque lo olviden y guarden. A esta altura, solo confío en el señor Macri, que ya es bastante.

     Y él, el señor presidente, debería, por lo menos,  desconfiar de unos cuantos que por abajo solo están interesados en el hermoso paraguas que les brinda. Y en hacer carrera para salvar la patria, faltaba más. Y buena parte de ellos son los que comunican mal, hablan cuando no deben y de lo que no deben y por suerte, como son medio cortos, no se exigen a sí mismos demasiado. Y la nave va. Y estas personas como no sienten la política aunque estén en ella, pues tampoco tienen, ni saben defender un proyecto. Y eso es lo que falta desde un punto de vista estrictamente político: alentar a las gentes. Inyectar una ilusión en ellas, capaz de hacerlas marchar  tras su proyecto, para lo cual es necesario alguien capaz de convencer y hacer vibrar las graderías.  Bien puede ser algún político reconocido, que tire del mismo carro. Por supuesto debe ser radical.

     Y antes de que todo se vaya al traste, porque sin salir de casa, algunos de los abajo firmantes, son quienes pusieron con artimañas a quien no debería estar y está.  Y ahora, todos a una, vienen a agradecer a la señora gobernadora. Y es lógico, que se le agradezca, en la medida que administre para todos, y recuerde que el asunto sigue estando en los dineros perdidos con los cuales hasta se podría asfaltar el Camino Real. En consecuencia se le agradece, porque curiosamente es lo que tenía que hacer, pero también hay que decirle que le está dando dinero a quien por arrebatado  lo pierde. Se pone a sumar ladrillos tras ladrillo y al agacharse se le cae el dinero y se le vuela. Que  Bolívar a pesar de “estar en un pozo” es muy ventoso.

     En consecuencia, mal no estaría hacerle saber a la señora gobernadora como se cuecen las habas por la zona;  y me brindo para informarle si alguien me lleva, claro, porque realmente parece que estamos a no más de seis intermediarios de donde queremos ir, que le escuchaba el otro día a Lanata, pero empiezo a mirar y ya de entrada tengo tres o cuatro en contra. Por eso, le decía el otro día al maserita casi amigo, que me hiciera gancho con el señor Mosca para hablar con la señora gobernadora. Y el maserita casi amigo, me dice con buen tino, pero si le digo lo que dice que le diga, se enteran  que me dijo lo que no debo decirle para que no puedan decir que digo. O sea, que después del trabalenguas, me pareció oportuno que no era la persona indicada. No cuela como ilusión óptica. 

     De manera, que estoy recorriendo el espinel, viendo quién puede llevarme a hablar con la señora, y discurrir sobre el paño. Pues creo y me parece que un ciudadano perseverante, como yo, lo merecería. Por supuesto mi abuelita no está. Porque yo no he votado a la derecha para que cuatro kas tiren abajo general  ilusión, y solo sea  una salida para ellos; o dicho de otra manera, una entrada para medrar, ajenos  a la rex pública, pero anejos como lapas a ella. Y al cabo, el capital que tiene el oficialismo, por encima de otro y de todos, es que la gente no quiere volver al pasado y en ello reside  que a pesar de todo, las capas medias colaboran. Lo importante es que no se cansen. Y no se van a cansar por darle de comer a quienes los necesitan. Si se van a cansar al ver con horror algunos pasados de las juntas en movimiento. 

     Y el capital es un universo etario por encima de los cuarenta y pico, que tampoco es para confiarse. Por supuesto el buscado, el nuestro, más contento que la misma  ilusión. Quien lo iba a decir. Por ejemplo, quien iba a pensar después del pasado que la señora gobernadora iba a venir a jugar ping pong con el muchacho. Si  la oposición sacara una tras otra, las fotos y videos, y mostrarlas a la marchanta, que la gente es olvidadiza, ya tendrían ganada las elecciones. Claro que dejando afuera al trío de hace más de un año  para que no vuelvan a las andadas. 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 15,90 16,30
Euro 17,95 18,95
Real 410,00 490,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/opinion/de-esto-y-aquello_a247621'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.