San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1258 - (3ª Época)

De esto y aquello

mar. 12, 2017 14:05

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Me parece que en vez de hacer historia, que es lo que hace el hombre desde inmemorial, lo que de verdad se hace, a destajo y con cierto placer, es histeria. En el país se fabrican toneladas de histeria. Y no deja de ser curioso que aquellos que deberían hacer la diaria historia no se pongan histéricos, por decirlo al sesgo de la frase, aunque más no sea, para  repartir  mandobles a lo largo y ancho de los balis y podemos originarios, a ver si de una buena vez no se inmiscuyen y quedan al margen de la construcción histórica. Después de todo, no hay que olvidar que cuando han construido, parece mentira, han destruido, y cuando no han destruido, han abandonado la faena por que han perdido los dineros. Las cuentas no salen en el debe y el haber. La histeria y los abanderados del NO.

    Es cierto que  las cosas han cambiado y para bien, a pesar de tanto barullo y regodeo de los arriba nombrados. Que son iguales aquí, que en Londres, Madrid, o Nueva York,  por poner ejemplos por donde deambulan. Y es que las cosas tienen que cambiar  porque se cae de maduro que el mal hacer ha quedado atrás, o así debería ser. Que  las promesas bienhechoras, solo se hacían para la galería, pues a pies juntillas sabían que no había intención de cumplirlas. Por eso, en estos tiempos y con esta nueva manera de hacer política, y a pesar de sus vaivenes, si o si, hay que cumplir las promesas. Lo saben. Es una cuestión patriótica. Es necesario pasar de la destrucción a la construcción.  Que así de grave ha sido y así de graves son los asedios para que todo continúe igual.

     Se ve con horror patriótico y humano que saldrían a la calle a festejar si algún percance de los peores sucediera. Y en consecuencia se cae de maduro que con esa gente no se puede ir adelante, y que hablan, porque para empezar hay libertad para hacerlo, cosa que no la había cuando ellos mandaban. Y mandaban hasta darte trabajo o dejarte sin él, que es lo que sigue pasando por estos pagos; cierto, que no con tanta fuerza porque curiosamente la fuerza le ha mermado al punto de no saber en qué palo rascarse. Y lo más curioso es que no sabe cómo deshacerse de los propios que ya no interesan, porque los auspicios están por arriba, y no entre las palmeras. Es decir, que el Señor traiga suerte y fueros. Que los desafueros ya han sido cometidos.

     Lo de los maestros ha sido un papelón nacional al que solo ha asistido la peor pasión. Los balis y podemos en acción fomentando una manera  colectiva de suicidarse, o de asesinar  la patria. Hace un año y meses se habló de que importaba el sueldo, pero mucho más los contenidos -Vidal dixit- y los contenidos brillan por su ausencia y en una de esas, hasta se podría preguntar para qué emolumentos, si no hay contenidos. O sea, que el de los pelos está presente y con ganas de ir para adelante,  pero a Sarmiento lo tienen aherrojado. Todos y todas, con guardapolvo o sin él. Va siendo hora  de permitirse el lujo de pensar en  la patria. Y así como los balis y podemos están todo el día en la calle para joder al personal, sería interesante que las graderías empiecen a salir a la calle a defender lo que les ha correspondido en suerte: Argentina. Eso sí, con calma y sin histeria que es lo que quieren.  Ignorarlos, aunque se van a poner a insultar  enfrente, desde la otra acera. Ya lo han hecho donde reinan y singularmente en las redes.

     Sucede, que a pesar de los pesares se está haciendo obra, la ve cualquiera que sale a las carreteras pero no lo dicen, y no sé por qué. Deberían tomar lecciones del nuestro que lo dice y lo ha dicho cuando parecía que hacía lo que decía, o decía lo que no hacía, que para el caso es lo mismo. Pero la verdad es que a pesar del griterío interminable, porque ha de continuar como está puesto en estilo, se han hecho muchas cosas que hacía falta hacer de una buena vez. Y más se hubieran hecho si los empresarios del país fueran argentinos, es decir patriotas. Que prefieren las prebendas y hasta apoyan con dinerillos a quienes a diario continúan con gritos y ditirambos  varios que también prefieren las prebendas, y mientras tanto producen el quilombo cotidiano y ahora hasta varios por día. Y se desangran pero no les importa quedar con el traste al aire. Es noticia que el zafio griterío y barullo de los obsecuentes, es un capital que atesora el oficialismo. 

     Lo de los sindicatos ha sido vergonzoso. Golpes entre los unos y los otros.  Entre los distintos personajes por hacerse con el poder y la calle. El desencuentro entre los viejos peronistas y la montonera kirchnerista. Los que ya tienen la pava echada y los hacedores de litigios varios, hasta llegar a las manos. Al cabo, un país con la calle cubierta de depredadores. Un país que en varias oportunidades han querido matar al presidente y nadie los vio tirar la piedra y eso que su estupidez los lleva a no esconder la mano. Y al día siguiente, un día de la mujer en que nada se celebraba y todo eran frases vacías, cargadas de una especie de odio que la mujer nunca ha tenido.  No se puede hablar en el aire de femicidio, el asesinato de siempre, cuando la justicia -incluidas juezas- segregan penas que dan pena. Y visto el problema por el revés, cómo se hace para que no existan asesinos. Tampoco olvidar que la mujer por encima de todo es madre, y nos “hace” con usos, costumbres y amor, a la vez que salvaguarda  la identidad, propia y general. Buena parte de lo visto nada tiene que ver con la mujer. Tampoco con mi madre. 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,75 21,75
Real 450,00 585,00