San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1263 - (3ª Época)

De esto y aquello

abr. 16, 2017 12:38

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

 Que grotescos se han convertido los paros. Causan bronca y gracia, porque ha trabajado todo el mundo y el que no pudo es porque no lo dejaron, algo, que a decir verdad, nunca había sido necesario, porque si paraban era por algo; y ahora los piquetes de no más de cuarenta a cien personas te desloman. ¡Ah! en Bolívar, los de la cámpora fueron los primeros en llegar a sus puestos de trabajo, aunque usted no lo crea. Si, los amigos del bali.  Y éste gritaba por TV que todo está mal, y el  gobierno no acierta. Y que está listo si la nación lo necesita.

     Además todo lo malo está causado por la izquierda que no existe, y abunda, lo de siempre, ultra derecha y troskos, como cuando empezó la sangre. ¿Izquierda el bali y sus amigos?  Ahora con sus viejos amores, aunque no creo se atreva, a  erigir los carteles de los trenes con su amigo. Pues bien espero que el pueblo recuerde los hechos y no vote nada que desentone. Y el que tenga red que la use y multiplique. Que por Bolívar parece han pasado los hunos. Y con muchos humos, por si no bastare. Y cada vez que habla, como no la tiene clara, queda más cerca de la señora del sur. Su sitio.

     Porque después que la gente ha dicho basta, se han dado cuenta, empezando por el gobierno que el problema es que nadie quiere volver al terror del pasado. Sin embargo, se puede ver, que gente inteligente, como deberían ser los maestros, hoy agrietados y convertidos en simples piqueteros, han ido tan lejos, que no saben cómo volver, y con el asunto periódico de las modas olvidaron a Hansel y Gretel. La gobernadora, solo ha tenido que esperar. La gente ha dicho basta a los tirapiedras convulsivos aunque se esmeren gritando. Una escuela itinerante  pero quieta. Las escuelas cerradas y las palomitas desorientadas. De Sarmiento a baradel.

     Por supuesto que bali quiere irse para arriba, como sucede en cualquier oficio, y si bien al bali le sobra oficio, curiosamente, no tiene oficio conocido, lo cual es grave para alguien que quiere dedicarse a la patria. No importa si para bien o para mal, pero, dadas las amistades y los dineros perdidos junto a ellas es dable pensar que sería preferible desde el vamos y en cartas abiertas o solicitadas, decidir aquí que hacer con él. Nunca le han interesado quienes lo llevaron arriba. El bali no va a trabajar por nosotros, huye de nosotros. El bali solo quiere fueros pues sabe que surgen borrascas en el horizonte. Bomberitos. Y apunta a vivir sin dar golpe. Lo demás es todo para la galería. Aunque huelen que algo está cambiando desde la marcha del otro día.

     Otra cosa chocante es la campaña carísima a la que está abocado el muchacho sin vergüenza alguna, como si fuera el libertador de las pampas y con dineros que no dice de donde salen. Me produce repelús. El pasado domingo, en este diario un periodista amigo mantenía una larga entrevista con el bali, sin turbulencias, aunque al leerla no quedaba otro remedio que ajustarse el cinturón, aunque en los párrafos habitaba la alegría, sobre todo del bali, faltaba más. Parecía de siete añitos, con el chupa chus y el manojito de cheques, perdón, de globos, porque a ciencia cierta no sabe muy bien donde está parado. Pero sigue o lo hacen seguir o las dos cosas. Hoy un referente de nadie o de todos, al mejor postor.

     Pero eso sí, cada vez más sumergido en el pasado. Y como usted lector, sabe qué es el pasado, sabrá, supongo, qué hay que hacer con el futuro del muchacho. Suponiendo, otro diputado más para Bolívar que se sumaría a los anteriores, lo que el amigo periodista no ha escrito, ni el bali lo ha dicho, porque seguramente ni sabe nombres de los políticos que han sido. Y que desde que exportamos al Congreso nacional o provincial, Bolívar se ha ido al pozo. Treinta y tantas empresas echadas a patada limpia y no solamente por el treintañero. Y me causaba gracia que le salía como una congoja o pena,  porque nos tiene abandonados, porque va  y viene a las capitales, -pobrecito- y no puede estar donde debe, al lado de quienes lo necesitan.

      O sea, que pasa el tiempo en la carretera como las modelos en los aviones. Aunque para decir la verdad, hace años que no está, pues aquello del municipio de puertas abiertas, cerradas al cabo, para todos. Y basta ver todo roto, incluso la mega obra tantas veces inaugurada, que vamos a inaugurar otra vez en los próximos meses; que en esto, maestro como su maestra. En consecuencia, no podía faltar la palabra sacrificio, tanto ir y venir. Nunca en casa. Y tengo que decir para ser coherente y no causar  estrés a semejante prohombre, que  no quiero que el bali se sacrifique por mí. Pobrecito sacrificándose por mí, “tenés siete palos y medio para hacer un centro cívico, los tomás o los dejás” y los tomó para romper a conciencia la plaza de siempre, con un palo y medio. Eran tiempos de prueba, tiempos de “ojitos celestes” después las abultadas sumas para construir ruinas. Demasiado sacrificio. 

     Y ya que estamos, cuente Usted, lector, la cantidad de convecinos que en este momento ostentan cargos políticos en las alturas, y sin embargo, entre las palmeras el pescado sin vender; y va medio siglo. Y viene al pelo, lo de los diputados y agregados. Cuando buca, el Viejo, de improviso se encontró diputado y de improviso le tocó votar el presupuesto, de improviso votó para una quita  a la educación y a la SALUD. Y ganaba por el sacrificio una jubilación por día -en eso andan hoy, o algo más- y recordarán que  declaró  de interés provincial una escuelita que cumplía una o dos docenas de años y declaró también de interés provincial, faltaba más, un chorizo o longaniza de por aquí o aledaños. Pues eso.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,30 21,30
Real 435,00 570,00