San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1267 - (3ª Época)

De esto y aquello

may. 14, 2017 16:15

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez 

Al final nadie resiste averiguación del pasado. De sus propios pasados. Todos son corruptos. O al menos es lo que se busca. La justicia quieta, en vía muerta. Nunca  avanza, y lo hace cuando es inoportuno e innecesario y con afán de incordiar, al punto que uno piensa que lo hacen por orden de quienes vienen incordiando. Al cabo,  solo aporta problemas e improperios y enfrentamientos gratuitos al presente. Que en definitiva es más leña para quemar al gobierno, y seguramente en esto nada tiene que ver. Al día de hoy solo importa manchar todos los caminos, embarrar todas las canchas, que todos den la talla igual de malos, y sálvese quien pueda, que las elecciones vienen marchando; y a río revuelto desasosiego seguro. 

     Y no hay vuelta de hoja que es una puesta en escena de los balis y podemos argentinos que son muchos y malos y con dineros a espuertas. Y se llega a los extremos que se suelta a quienes con el estado a cuestas golpearon a los que todo lo empezaron, pero andan sueltos. Y curiosamente deambulan ante la rabia de las gentes y el aplauso de los políticos y deambulan cuando debieran estar a la sombra, pero la justicia está con los ojos vendados. O sea, la sociedad contenta si ambos contendientes estuvieran a la sombra. Por el momento la Biblia y el calefón, que no cesan.

     Porque  semejante alarde de justicia requiere un país de encuentro y no lo hay, requiere un país que marcha con paso firme hacia el futuro y no lo hay, porque al gobierno se le ha metido en la cabeza dejar las cosas como están y a la Corte Suprema trastocarlas, y entre unos y otros, más que un país con futuro parece un país condenado al desasosiego. Y siempre elecciones. Y aunque parezca mentira y no se lo haya buscado, que lo dudo, sin ninguna duda se ha ahondado la grieta. Y será una grieta que tardará muchos años en cerrar, porque los únicos que quieren vuelta de hoja son lo que nacen trabajan y mueren sin haber conseguido la paz deseable para semejante país. Y no lo merecen ni el país ni el poblador. Otra vuelta de tuerca para eternos enfrentamientos; y a futuro, basta con mirar la pirámide poblacional.

     Por si no bastare, con la que está cayendo, a todos los jugadores les ha dado por jugar un partido con la señora que llegó del sur. No deja de ser una contradicción que se juegue un partido con quien debería estar por lo menos ausente, después de lo que ha pasado y se está pisando. Es cierto que Macri está haciendo cosas y muchas, y es cierto que pretende hacer una Argentina a imagen y semejanza de las naciones de peso. Como lo fue hace tiempo. Pero no es menos cierto que para ello se necesita gritarle a la justicia que despierte, no para aumentar la grieta sino para cerrarla, encerrando a quienes hay que encerrar.  Causa desazón que les dé a todos por jugar un partidito con la señora ex presidenta. Parece una cuestión de género. De percal, claro.  

 

     Y por si no abundara, al de los rulos, le da por allegarse para romper lo poco que está casi cosido o del todo zurcido, para salir del paso y que no se vea el trastero.  Mientras queda de lado buena parte de importantes actores.  Y a su vez ponen en  los puestos de vanguardia a quienes  han jugado sin jugarse en las canchas de otrora y las llevan en el corazón. Se blanquean.  Es lo que se ve en la presentación de este viejo kirchnerista. Una puesta en escena adornada de democracia al uso, sin darse cuenta, -o sí-  que no se juega su puesto ya maltrecho con sus andares, sino que se está jugando el futuro de todos. De todos los argentinos. Y no de uno ni de media docena.

     Se trata de jóvenes viejos, porque ya han sido, y porque poco han dado y lo poco, con gusto a acíbar. Que vuelvan  a las empresas de donde han salido, a ver si los consienten. O les pegan una patada en el culo.  Y para dar comienzo a la película, la insistencia del muchacho lleva a los radicales de pro o de siempre, a  dividirse y armar jaleo; triste Argentina, porque es tiempo de echarse al ruedo en bloque. Como una piña. Por lo tanto antes de continuar deberían echarlos si es que en la dirección queda algún radical que se precie. Porque no puede ser que los impresentables, al cabo, sean de buena presencia, como si la política fuera apariencias, pero se columbra que no parecen, son. Y es muy triste. Quizás ni el oficialismo ni la oposición, se han anoticiado del peso de sus capitales, aunque a tientas, unos saben que su capital es el mal hacer del otro y los otros creen que es cuestión de buscarse y unirse, y cada cual espere la vez. Sin embargo, llaman al contrario a gobernar.   

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,75 21,75
Real 450,00 585,00