San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1281 - (3ª Época)

De esto y aquello

ago. 20, 2017 13:57

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Yo nunca había escuchado tantas sandeces como las vertidas en estas elecciones un tanto peregrinas,  que han servido para notificarnos a cada uno de nosotros que la grieta puede ser abismo y que unos cuantos kirchneristas van a seguir jodiendo y muchos más agudizando la joda. Que Menen se ponga a llorar es de risa. Y que a pesar de creerse eterno piense en ésta, como la última vez que le vamos a votar, es para película sobre el absurdo. Que Taiana diga lo que dice y con seriedad, es que tiene un  coágulo en el alma. Que insulten a Flores es de bochorno. Y la señora vestida  de sus quehaceres restó fuerza a los propios. Los suyos necesitan de la arenga constante. El grito pelado. Y a pesar que al sur hay más vuelos que antes, cuando le dio por hablar, los argentinos dormían.  Y como lo más natural gritó que había ganado pero nadie había de los de siempre. Se le salía el corazón del susto. Y sin embargo, todos pensaban que ganaban y ellos singularmente.      Y ahí está a la vista el camino por el que nos llevan y traen. Salió bien, pero buena parte del gasto lo hizo ella y los suyos. Con el disfraz creado por el podemita hispano. Pero a la hora de la verdad de madrugada y sola por los arrabales.  Ni el bali estaba, y eso que siempre fue su gran amigo. Bien que se pavoneaba cuando llegaba a las altas esferas nacionales. Pero si algo me llama la atención y me da vueltas  es que al mirar en derredor, se les ve ante la imposibilidad de hacer el duelo, para usar términos cotidianos y psicológicos. No se pueden contener. O sea, que se creen los dueños de la verdad. Porque desde siempre si entras en  lid pues lo dijo Perogrullo,  ganas o pierdes; es lo que le ocurre a la gente normalita.  Pero a estas gentes, podemos y balis, les sucede y es lo llamativo, que tienen y deben ganar si o si, porque son los elegidos. Porque son los que saben y no son otra cosa que un bochorno. Eso sí, tienen mucho que perder. Que el asunto pasa por el meridiano de la libertad.       De todas maneras, henos aquí,  azorados y absortos ante tamaña algarabía de los señores y señoras  dedicados a hacer política. Todos han ganado y algunos de verdad y de estos, por suerte, los que debían. Dado lo acontecido no es para alegrarse por el placer de hacerlo ni tampoco para sentirse satisfecho o sacarle la lengua al de enfrente, que el papel de enfrentar pertenece  a los arriba nombrados. A las cuatro de la mañana cuando ni seguidores tenía dijo que había ganado, y visto por el revés así es,  pues con toneladas de causas a la espalda, incluida la de traición a la patria, perder por seis mil votos es haber ganado; guste a quien guste e incluso al que disguste. Leamos la realidad. Porque es hora de hablar claro y de que cada ciudadano debe estar en su sitio en consonancia con su crédito. Sobre todo el moral. Que el hecho de haber un empate técnico sea una ganancia de los correctos no cierra.      Y no cierra que alguien que está donde no debe, nos lleve a estar con el Jesús en la boca, dos meses más. No hay que olvidar que lo  del  domingo pasado era de mentira, aunque lo visten de seda. Hay que prepararse para el de verdad, que me parece será más llevadero, pero también puede ser arduo, que aunque parezca mentira, siempre lo es  cuando de balis y podemos se trata. Menos mal que la gente no ha parado de hinchar velas, para que de una buena vez busquen el barlovento. Ha sido la gente la que ha salvado el futuro pues no ha votado nada de lo meditado por asesores. Ni cambian el ambiente los recios y tardíos mohines de la señora gobernadora.  La gente ha votado por un futuro mejor para la Argentina y lo han hecho en todo el país y el gran gasto lo ha hecho el radicalismo. Que no está de más recordarlo.      El gobierno debe saber que ha ganado la gente, y la gente se ha ganado a sí misma, que lleva dos años sacrificándose por alguien y por algunos, que si bien no son de descarte, tampoco realizan lo prometido y en buena medida hasta son contrarios, pues basta mirar en los ministerios y ver los hombres y mujeres subidos en los últimos tiempos para ver, que a veces son y fueron kirchneristas. Por lo tanto hay que ponerle cabeza al asunto. Y el asunto se llama Argentina. La gente no votó por la economía ni por el narcotráfico ni por otros dolores antiguos siempre renovados, la gente votó para salvarse a sí misma y su prole;  y ver si dejan de marear la perdiz judicial. Y ganaron los radicales. Por supuesto que la figura de Macri sirve para tirar del carro y de muchos carros; pero hemos visto que no del todo. Es hora de tomar conciencia.     De todas maneras y con el respeto necesario y sin caer en la estupidez del triunfalismo, sucede que al parecer ni entienden ni quieren entender, van como los caballos de lechero con las anteojeras y la verdad es que lo que está pasando se debe pura y exclusivamente a buena parte de los gobernantes y buena parte de ellos los trepadores a último momento y al último vagón. Y buena parte de ellos, kirchneristas; Y buena parte de lo sucedido en la provincia es debido a que la segunda y tercera fila y a veces la primera, despotrican en cualquier institución pública, local, provincial o nacional en contra del gobierno.  Que si los deja sin medicamentos que sin jubilaciones, que sin mutual y sin trabajo y todo ello echado a volar por los que quieren seguir en la joda y ganar sin trabajar. Usted lector los conoce.

 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,25 17,65
Euro 20,70 21,70
Real 445,00 580,00