San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1286 - (3ª Época)

De esto y aquello

oct. 01, 2017 17:43

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Después de más de dos quinquenios de dictablanda, resulta que tenemos democracia gracias al voto emitido por los demócratas. Sin embargo, bien mirado hasta ahora esta democracia favorece en demasía a aquellos artífices  de la dictablanda, traidores a la democracia; y ahora, se les ve, como se atan a ella, o se agarran hasta con el garfio de pirata; y en consecuencia el país se está convirtiendo en un garabato. Lo cual, y aunque parezca mentira,  solo apunta a una salida, a que sí o sí hay que votar al gobierno. Y  no hay vuelta de hoja a pesar que se está convirtiendo en algo desarbolado gracias los consejeros que es de esperar acierten, porque de lo contrario adiós Argentina; y eso si que es para pensarlo y repensarlo. Pero a la vez no entienden o no quieren entender, o los consejos van por ese lado, sin importar, que se desintegra el edificio de lo que verdaderamente es una democracia.

     Que no es justamente lo que aparece y que poco se parece al original. Está bien que con la gestualidad cotidiana de balis y podemos argentinos se pretende aprovechar de forma indirecta, es de suponer, que el personal tome conciencia de que eso no puede volver, y use los carriles que el gobierno marca, pero a un costo tremendo, porque a dos años vistas el argentino no vive bien y quienes están en las grandes urbes sufren de continuo el alejamiento del estado, y el asedio de indeseables; amén del saqueo todavía sin amortizar. Y esto es lo grave. Un puñadito de presos y se terminan los grandes problemas. Porque hay que reconocer, que la gran mayoría votó a los que están para acercarnos a un bienestar bien entendido, dado que la palabra bienestar no es bien vista.

     El deterioro del estado es tan grande que va a resultar muy caro arreglarlo, e incluso, con los personajillos que andan a campo traviesa por las oficinas estatales, nacionales, provinciales y municipales que continúan adheridos al pasado, que claro es, por eso están ahí, más las altas dosis de veneno introyectado no solo en niños, adolescentes, jóvenes y algunos no tanto, que ha de ser muy difícil la tarea y en consecuencia, y suponiendo que Argentina ande de verdad y de forma sostenida, varias generaciones de balis y podemos seguirán en las suyas, es decir prepoteando y tergiversando y además, arrogantes, con derecho a señalar. Y para peor muchos perdedores ganarán sitios poniendo en práctica pases sin vergüenza y olvidos vergonzantes. 

     Por ejemplo, no puede ser que los mal llamados mapuches sean los dueños de la Patagonia, los discípulos hijos de los kirchneristas, baradeles, balis y el desgarrador grupo de maestras que odian los niños trabajando a destajo para descerebrarlos; y ahí están, intocables. Que al parecer la democracia la hemos ganado para que ellos sigan rompiéndola. Lo de las maestras, ese pequeño grupo de baradelas, que son mujeres y madres y que asesinen el futuro de los niños cuando, desde que el hombre es hombre, el futuro de las naciones, básicamente estaba en la madre y en “la segunda madre”. Esto ya no es ni biblia ni calefón. Está todo tan demacrado que linda con la estupidez. Porque si esta gente desmemoria a los mayores y no atiza la memoria a los menores, pues sin duda, ya tienen ganado el cielo de los sinvergüenzas. Y aun ganando estas elecciones el gobierno, las de verdad, por mucho o por poco ya hay varias generaciones  que solo servirán para poner palos en sus respectivas ruedas y en las que les manden; y en la faena les van a pagar muy bien. Romper se paga mejor que construir; a pesar de los sobreprecios. Que, bien lo saben balis y podemos.

     Y hablando de  balis, siempre me acuerdo del bali, y no sé por qué. Me ha llamado la atención que ante tanta euforia inaugural no se haya publicado el fixture porque al final entre el trabajo propio y los horarios elegidos me he perdido algunos estrenos. Las bicisendas son un primor y el color para no perderse muy llamativo, ahora bien, espero que no siga, pues el muchacho ya ha sido, así acuda a empinados de la TV; pero a las calles, a lo que iba, porque entre el achicamiento de las entradas o salidas que depende el sentido, claro está, hasta los mismos bulevares tan bonitos que supimos conseguir, los ha tornado angostos como por arte de magia y las sendas también son angostas, al punto que para cumplir protocolos aunque ya se sabe en quedan estos, no van a poder adelantarse  los unos a los otros. El asunto es peliagudo. Se juega el pase a la final. Impresiona que no ha de llegar. Y con lo que ha costado hacerlo rico.

    Rico en experiencia, claro. Y por si fuera poco, no puede creer, al igual que sus maestros que haya perdido. Porque es inentendible que se creen elegidos; dioses. Y ahora, es irrefrenable el desasosiego de nuestro hombre. No le entra que hayan ganado otros, porque hay que ser gilipollas para creerse los mejores. Y alarmado el nuestro cuando habla con la plana mayor, que algunos después hablan conmigo, como el maserita casi amigo, alarmado y con cara hosca, se sale con que A me saca votos, B me saca votos y C, y el otro y el otro y así de seguido. O sea, estaba creído que nadie podía ganarle porque nadie podía estar a su altura. Lo curioso es que hayan tardado tanto en darse cuenta quienes le han volteado. Y la justicia ausente aunque en movimiento. Y bien, solo queda esperar los números, Y gane el gobierno por poco o por afano, buena parte de los pertenecientes a la caída de los dioses, seguirán coartando, desde las instituciones estatales. Tanto los genios de altura como los simples oficiantes de bajura; que al momento se pasan buena parte del horario dándole caña al gobierno. Y éste, sin alarmarse, a lo suyo, a timbrear. 

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,65 21,65
Real 540,00 590,00