San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1290 - (3ª Época)

De esto y aquello

oct. 29, 2017 11:37

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

El domingo pasado tuvimos todos suerte, incluso, aunque no lo saben ni quieren saberlo, aquellos que no votaron al señor presidente. Porque la democracia es para todos o no lo es para ninguno, y las transformaciones que ya se ven y se palpan no podrán esquivarlas quienes atentan contra la patria esquivando las normas democráticas, que es de suponer,  con estos resultados, empiecen los subversivos a deambular por las sendas del derecho; que son mucho más anchas que las sendas del bali, aunque, van en  technicolor. Lo cierto es que la gente que apoyó a Macri se ha apoyado a sí misma como en las anteriores de mentira y en las anteriores que lo nombraron presidente. Y le ha dicho al ganador que ahora, debe empezar a dar consentimientos duros, a quienes se hacen los duros tras la fachada de fachos de capucha y antifaz, que ya se sabe en qué termina todo esto, si no se acota el mal. Terminará con la nación. Es hora de poner manos a la obra, sin miedo.

     Me parece que Argentina tiene suerte de que este señor tenga suerte, porque se la merece porque quiere hacer cosas y porque al no ser político y si ingeniero, las puede y debe llevar a cabo. Porque Argentina ya no tiene más tiempo para despegar, y con estos números del domingo el gobierno debe tomar el timón con fuerza y el palo de gobierno con más fuerza y usarlo en consonancia con los vientos que corran; o se desaten. Es hora ya de quitar los retenes de los indios malos y truchos y que vayan a trabajar, que los indios de verdad nunca han usado antifaces, y todo lo que se han puesto encima, aquí, allí o acullá, han sido adornos o signos de autoridad.  Y para que las cosas salgan bien, requiere, no enfrentar a las fuerzas de seguridad entre ellas. Que el chivo emisario no es la nación.  Y  las fuerzas deberán obedecer y realizar los trabajos que la patria demanda Y dispone su Constitución.

     Y  es hora también de hablar claro, Macri no ha ganado por directivas de Durán Barba, ni ha ganado por sus cualidades que son muchas, aunque estaban adormecidas o con miedo,  Macri ha ganado porque la gente lo ha querido, para de una vez por todas, quitar de en medio la broza que no deja avanzar. La gente le ha dado una presidencia, le ha dado unas PASO  y le ha dado diputados y senadores y un espaldarazo que hacía mucho no se veía; y esto ha tenido que ver más con Carrió y Lanata que con timbreos. Y entre  los votantes sobresalen mayores de edad, hartos que le rompan la patria a sus hijos y nietos, porque ellos no se rompieron el alma para que un grupo de desalmados les quite el alma. Y por supuesto, tiene que ver con Macri, porque en él cree la gente, pero no tiremos de la cuerda, que la gente se cansa y los mayores se mueren. O sea, es hora de escuchar que la gente quiere cárcel y devolución del dinero, que con lo que se llevaron se pueden pagar los intereses y el capital demandado. Y mirar las cuentas de los  municipios, y que no caigan revisores de cuentas, a contarnos el cuento del tío.

     Siguen mandándose felicitaciones los unos a los otros por el triunfo, que ha sido por varios cuerpos. Pero parecen no entender, o no se dan por aludidos, que quienes hemos ganado somos nosotros y nuestro triunfo lo tienen por una cuestión práctica. No hay otro y teníamos que sacarnos la soga del pasado de los adentros. Hay que entenderlo, de otra manera quedarán escogidos, pero encogidos en una torre de marfil, de la que tarde o temprano caerán solos. O sea, hemos votado al señor Macri, por dos razones, la primera que sería segunda, porque se lo merece, y la otra porque no nos merecemos lo que estábamos viendo y viviendo. No quedaba otra. Ha llegado el momento   de la mano dura.

    De lo que no cabe duda es que desde inmemorial hay personas que nacen con estrella y otros estrellados, y ni que decir que tal cosa se da mucho entre  políticos y sucedáneos. La suerte da vueltas y les sale estrella. La gente de trabajo, que de verdad edifica a diario el país lleva años, que son generaciones, sin estrella y estrellados, gracias en buena parte a los que esperamos se estrellen en Ezeiza. En la cárcel, claro. El bali siempre tiene suerte, ha estado al lado de los grandes, ahora todos malhumorados y escondiéndose, ha sido recontra íntimo de De Vido al punto que venía a visitarlo seguido y ahora deberá visitarlo en la cárcel, ha sido íntimo de Fernández, no sé de cual, ha sido íntimo de Lázaro, ha sido íntimo de López. Todos ellos habituales de esta ciudad de las palmeras. Todos íntimos encaramados a las tarimas entre grotescos abrazos. Ha llegado a las alturas, recibido por la señora en desgracia, pero que sacó más votos que todos los demás peronistas juntos; y eso que debería estar en otro sitio.

     En suma, íntimo amigo de todos los que manejaban el dinero por quintales y repartían a puñados. Eso sí, las cosas como son, nuestro convecino no sacó nada, salvo la amistad que tanto vale y que entre los íntimos quizás diga que es más importante que el dinero, la amistad, digo. Pero aunque parezca mentira ha tenido la suerte de una abuela con muchas casas, y que regale una a una a cada uno de sus nietos, a medida que crecían, según ha contado uno de ellos que tilda de infundios a los que hablan de infundada fortuna. Que toda la ha edificado con la chacra que le “regaló” a papá un benefactor bolivarense pero era dinero para la Clínica, la que después robó sin rubor. Y el muchacho  entra por centésimas, por escurrimiento. O sea, un perdedor que triunfará.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,65 21,65
Real 555,00 605,00