San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1295 - (3ª Época)

De esto y aquello

nov. 26, 2017 11:40

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Esa manera ingente de hacer obra que estremeció al bali durante siete  años y que fue una enorme cortina de humo, las ha finalizado Gobernación  en los últimos meses, y en una de esas con alguna partícula de los quinientos millones de dólares que por mes maneja la Legislatura de la provincia. O sea, que estas ayudas significan que todo lo ha hecho mal, aunque al parecer, se lo quiere perdonar. Queda demostrada la pérdida de los dineros y sin embargo, a los señores y señoras de Pro y no sé, si también, de Cambiemos, e incluso a personajes del Interior, les interesa el hombre. Es como si de este hombre quisieran construir un cuadro para el futuro; que algo hay de ello pues tiene pasta para lo que le manden, además de ideas propias para lo que no hay que hacer que, su  carrera no es para alquilar balcones. Ni es Bismarck.

     Y los buenos ciudadanos deben resaltar esos antecedentes pues con malabares al uso saltó por encima de todos los ciudadanos de la provincia. En la Legislatura, escurriendo, pero entrando. Lo que en la lotería española se llama la pedrea. El último número y salvas lo puesto, que en este caso es mucho y hay que acrecentarlo. Pero la obra gigantesca proyectada por De Vido, con la colaboración necesaria  de la ciudad de las palmeras, nunca se terminó o no hubo comienzo. No es casual que a la rotura e inundación de la plaza, mientras el pueblo hacía mutis, se le estén colocando baldosas  en estos días. Se ríen del pueblo, los que se supone son adversarios y le dan el dinero pues son amigos por encima de todo. O sea, de la casta. 

     Pero, además del desastre que es necesario profundizar, también  recordar que desde los antiguos, una obra, valga de ejemplo el edificio de la Universidad, al ser inútil por innecesaria, se convierte en un mal público; que es lo que ha sucedido por los altísimos costos para llegar a construir algo malo, que ya se llueve por varias partes y con las paredes que dan pena. Se trata de algo que no ha de durar. Como sí hubiera durado en la Sociedad Italiana, que ya es secular. Por  aquí anduvo a sus anchas la corrupción y es lógico que la obra sea sospechosa. Y temen el efecto dominó del jefe preso. O de los locales locuaces.

     Y sin embargo, a la legislatura. Eso sí a traición. Su olfato lo llevó a quedarse con su amigo de siempre, el de los trenes, y no titubeo en traicionarlo en nocturnidad cortando boletas en las que apoyaba a Bullrich y dejaba a la deriva a los  propios. Un armado que hacía el caldo gordo a él en primer lugar y al Pro, adonde quiere ir y hasta ahora no ha podido. Y además, caería muy mal en su propia ciudad donde perdió de forma estrepitosa a pesar del agua corriente, del asfalto de última hora, de las casas  de los barrios, del colorido de las bicisendas, todo muy bonito, pero el aplauso debe ser para provincia; sin olvidar que todo se ha pagado varias veces.

     Que siempre ha sucedido lo mismo. El afán de hacer obra lo sobrecoge, lo arrebata, lo transmigra y entra en trance y pierde los dineros y nadie sabe dónde, porque no se les encuentra.  Se acordará el lector del enorme cartel en la playa de la estación cantando loas a Randazzo que compraba trenes que eran chatarra. O sea, el bali es cómplice de aquello en comisión o por omisión. Bien, pues así como toda la obra, toda, ha sido terminada después de siete años por la provincia. Nunca jamás atendió al agua, esta vez la de las inundaciones, Y no es que nada hacía, sino al contrario, frenaba lo que otros querían hacer para salvaguardar sus campos; que ya se hablará. El agua en los campos, es algo que nunca le importó y eso que ha comprado campo a espuertas.

     Pues bien, esto viene al caso, a pesar de las necesarias digresiones, porque hace unos días  he estado de visita en la Universidad. Lo único positivo es la luz. Creo era jueves y en tres aulas había clases y en total se podían contar unos cincuenta o sesenta alumnos. Y ya es sabido que andan en los trescientos. Y trescientos libros y apuntes posee su biblioteca; y van años de trayectoria, pero no es menos cierto que es una universidad de paso. Lo que me ha llamado la atención y me ha dado cierto asquito son las placas conmemorativas del “triunfo” del bali, con grandes caracteres la primera dedicada a él. La segunda, Presidente de la Nación, Ministerio del Interior, y Gobernación y otra vez el bali ¿No es patético que los arriba nombrados avalen algo inútil por innecesario? Que hemos pagado varias veces. Y surge la pregunta de quién  informa, o en una de esas desinforma; o quizás no quieran ser informados. Qué cosas veredes, Sancho. O sea, quien informa a la señora gobernadora, quien informa al Ministro del Interior, y singularmente, quien informa al señor presidente de la Nación. Que se dice pronto. Sin embargo, el lector sabe los nombres, todos son de Bolívar. 

      Y no hay que olvidar que buena parte de los cuadros actuales han sido y son camporas con otros ropajes y calzan otros humores, porque aquellos jóvenes hoy tiene diez años más lo que significa que andan por los cuarenta y cincuenta y en consecuencias son peligrosos, porque continúan pensando mal, porque se los conoce, y porque tienen edad para esperar y salir con un martes trece en la primera de cambio. Aquí las huestes del bali, incluido, eran feroces camporistas. No vengan ahora con pamplina democráticas. Estén donde estén, ni olvidan, ni se cortan las uñas. Son perversos y la prueba es como se han opuesto en Bolívar a cuestiones de importancia. Unas veces, oídos sordos y otras,  se oponían, como ha sucedido con empresas y el agua de las inundaciones. 

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,35 21,35
Real 540,00 590,00