San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

De esto y aquello

dic. 03, 2017 22:16

en Opinión

No es la primera vez que voy a escribir que Argentina es un país grande y un gran país, por lo tanto sus fuerzas armadas deben estar a esa altura; que deberían estar a la altura de su pasado, donde tanto brillan militares como civiles. Y en consecuencia es hora que los actuales se dejen de marear la perdiz y acrecienten el presente. Lo he dicho quinientas veces incluso a quienes las detestan sin haberlas sufrido y sobre todo sin saber por dónde doblan las campanas, ni por quién. Y no hay alternativa. Semejante extensión territorial requiere una compleja y profesional fuerza militar. Porque Argentina ha ido dejando muchas, muchas, cosas en el arcén que la identificaban, y le proveían esa fuerza que da el pasado para marchar hacia delante. De otra manera se cae en la corrupción de todo, por todos los anteriores en los tres quinquenios perdidos; y como si tal cosa se ha venido expoliando la identidad de cada uno de los argentinos y de la totalidad al conformar una nación.
Al punto que buena parte de las diarias acciones que deberán ser de altura aparecen de bajura, como vergonzantes; y un ejemplo típico es que con la valía de varias docenas de quienes hicieron Argentina caigamos en los animales para grabar el dinero. O sea que en vez de llevar a los billetes el pasado lo escamoteamos con animales, como si se hubiera conformado la patria hace un rato. O sea, como países africanos que a falta del pasado al menos ponen el silbo de los pájaros o los rugidos de la selva. Pero Argentina es distinta, tiene otra enjundia. Y sin embargo, caemos en lo que quieren los baradeles y las baradelas; quitar buena gente y poner hermosos pájaros. Lo mismo en el cuaderno.
No tengo nada contra los horneros pues sería harto interesante que buena parte de los habitantes fueran tan trabajadores como ellos, o arquitectos de un bello futuro como el horno de barro con dos ambientes. Sin embargo, a este paso, con el tiempo y porque están viejos irán a la quema Sarmiento o incluso San Martin que le tienen unas ganas que no disimulan. Pues no cabe duda que en vez de animalitos, podrían ornar los billetes con gente de la talla de Hernández o Güiraldes o Echeverría si es que todavía le tienen miedo a Sarmiento. O los grandes médicos de cuándo y no hace mucho, sentaban cátedra en el mundo. De otra manera tendremos como es habitual una buena cantidad de personajillos que han sido y son la hez de la sociedad. Y en gran medida los portaestandartes del expolio a la patria de Sarmiento o Roca.
Y la quita de educación y cultura ha sido atroz, portentosa. Y en consecuencia aquello que de verdad importa, lo de peso, anda por las antípodas más descabelladas. Se llega a tal extremo que en el gobierno los que más arriba están quieren que sigamos más abajo, al perdonar los subversivos delo sur. Y nos van a recontra dividir. Como el famoso artífice bolivarense ahora en La Plata a la sombra de los amigos. En los tiempos de construcción de esta población, todo era trabajo y allanar caminos para las empresas. Desde los sesenta todo ha sido cortar caminos a quien quería transitarlos. La cantidad de empresas muy grandes, grandes, y pequeñas, que han querido echar raíces en esta ciudad asciende a unas treinta. Ello se ha agudizado en los últimos quince años.
Con una característica peculiar, muy kirchnerista por otra parte. Primero en la lejanía con radicales que gustaban del son cambiado, después el bali y sus acólitos llevaron todo a una perversa exacerbación. No atender a nadie y eso que iba a ser de puertas abiertas y la verdad es que solo se abrían cuando llegaban los amigos con las vituallas. Y no se lo eches en cara que se enojan. No pueden entender que ya no son y con suerte ni lo serán, aunque por supuesto se están camuflando para continuar en las suyas, que no son las nuestras, como no lo eran de los campesinos, perdón, productores, que tenían el agua al cuello y que por supuesto ni los atendieron, ni atendieron al agua, al menos limpiando los canales, porque oh sorpresa tampoco entienden el futuro creídos que era solamente de ellos. ¡Que hay que ser gilipollas!
Bien pues el asunto es que estos productores y en particular uno de ellos que sabe muy bien cómo moverse y dónde, y después que en Bolívar nadie lo atendió, después de plantón que es lo que gusta a los de reducido pensamiento, puso en práctica el paso necesario y superior. Pasar por encima de quien obstruyen. En Hidráulica lo trataron a la mil maravillas, como se debe a un ciudadano, y además se apersonaron al lugar que, por otra parte se lo conocen y muy bien en planimetría. Se haría una derivación a un arroyo de 25 de Mayo para aliviar futuras inundaciones que por otra parte es de esperar que la famosa cuenca del Salado esté en marcha. La obra se pagaría con dineros provinciales y municipales. Pues bien cuando el futuro tenía cuerpo, ya colaboraban unas docenas de productores.
Y cosa curiosa se acercaron las autoridades y hasta la famosa institución de la esquina. En una palabra que si usted necesita algo de importancia y quienes deben molestarse por usted miran para otro lado, pues se los salta y sube hasta quienes saben. Que es una buena manera de arreglar; y que se molesten ellos, los frenadores. Claro que también han frenado en los últimos años a muchos pobladores que pretendían formar empresas; eso que los políticos desde que usted tiene uso de razón llaman pymes. Se llenan la boca con pymes. Pues el nuestro ahora en La Plata donde lo han arreglado con un sueldo de doscientos mil, las frenaba él, si el muchacho no ponía los empleados u obreros. O sea, el vencedor de las pampas.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,35 21,35
Real 540,00 590,00