San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


Nota 1297 - (3ª Época)

De esto y aquello

dic. 10, 2017 11:37

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Causa asombro, como las cosas importantes que atañen a la nación, van quedando descosidas de ella. Deshilachando el porvenir cercano como a largo plazo. Tirando la pelota para adelante que alguien la recibirá y mientras tanto los desencuentros cotidianos. Y lo más estupefaciente pasa por el meridiano de no saber por donde pasa el meridiano de la necesidad. De las necesidades. O sea, para ir entrando en calor se tira para otra vez el asunto territorial y a los acongojados que han votado para cosas de altura se les levantan las tarifas hasta topes que ni siquiera ricas sociedades pagan. Y eso que el asunto es gradual Y siguen sin comprender que era tal el cansancio del pasado que se tolera el agravio.

     Y llama la atención lo de siempre. Que nos han metido en la cabeza que debemos pedir permiso para entrar en casa. Nuestra casa, el territorio nacional, ocupada con personajes de antifaz. Parece mentira como se han impuesto los antifaces en el mundo será que todo el año es carnaval. Por cualquier cosilla el antifaz, y por cuestiones de peso los que no lo llevan, corriendo hacia delante. Deleznable. Jueces que van y vienen de acuerdo al viento y el patagónico es fuerte. Y siempre antifaces enfrente del pueblo, algo así como en Cataluña. Lo importantes es si los policías o las fuerzas de seguridad han disparado y si las balas son del calibre de éstos. Los subversivos ángeles. A lo sumo ángeles caídos.

     Cruzando el charco se le da forma al anunciado golpe de estado y lo que de verdad parece importar es si la Guardia Civil se propasó. Por allí  los periodistas transmitiendo desde Flandes las chorradas de Puigdemont el Patético. Y por aquí trazando la ruta del patetismo al enfrentar etarras subversivos que nada tienen que ver con mapuches y en consecuencia se insulta a los auténticos, que por el momento la mayoría anda trabajando como cualquier argentino, que es lo que son. En Argentina no hay indios. En Argentina hay argentinos. Y si no es así, habría que preguntarles donde están los tehuelches. Sorry for the de question. Sorry a los de Bristol  O barkatu padre Setien en San Sebastián.

     Qué triste papel está jugando la Iglesia en estos asuntos de los últimos tiempos; o sea, desde el reinado de un Papa argentino que no se atreve a querer su patria y ha producido una división en la gente ridícula e insólita; y de poco calado para venir de un jesuita. Y andamos como en los tiempos del exilio de Perón  que todos van a Europa, antes a Madrid y ahora a Roma. Malos romeros, que corren tiempos de bajura. La paradoja de inventar paradigmas. La paradoja de alentar problemas. Y en eso estamos en problemas, unos porque surgen, otros porque los dejamos surgir, y todos, porque no arreglamos ninguno.

     Sin embargo, la única manera de vivir bien es arreglando los problemas para que no se escurran hacia delante, con el enfrentamiento como estandarte. Y uno de los arreglos de necesidad es defender el territorio que alberga la patria. Arreglar hoy, y no dejar que se agrande y pudra el problema, echándolo a rodar  de padres a hijos como una terrible herencia. Los grandes dejaron una gran Argentina. No hay que dejar que torvos pequeñajos dividan eternamente.

     Allende la  mar los catalanes consideran presidente a un pobre tipo que ha huido y con él o sin él  volverán a las andadas antes de Reyes. Por aquí una señora que debería estar en otro sitio, llamando la atención de los medios, que muchos se ponen en medio; Para marear la perdiz y a lo que salga. Mientras tanto a romper. Allí España. Aquí Argentina. Romper países de importancia se paga muy bien. Y  a veces se hacen los cuadros con años de anticipación y los presentan como jóvenes sobresalientes, nadie sabe en qué, pues en política y desde hace un siglo no ha habido jóvenes de estatura política. Sin ir más lejos hace años en un alarde de desorientación se presentó al senador más joven del mundo. Lo ideal hubiera sido presentar al más viejo. O algún adulto mayor.

     Y no entiendo como habiendo tanto bolivarense, hombres y mujeres, aupados en ministerios y legislaturas. Muchos a última hora y sin antecedentes necesarios para cambiar la nación, tanto en el PRO o Cambiemos o en las huestes de la señora Carrió    y que sin embargo, el bali, no haya pasado por la famosa calle de los juzgados. Sobre todo porque sus íntimos andan a las vueltas por esas calles. O sea, que todos son amigos, justo cuando sus amigos de siempre lo dejan de lado aunque más no sea por la galería y en el sálvese quien pueda. Uno, no anota los datos que serán necesarios pasado el tifón, como aquellos referidos a las basuras que nuestro hombre puso en marcha con la sigla Girsu.

     Leí días atrás que la prensa se preguntaba por los fondos de los programas municipales para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos. Nombres rimbombantes que al cabo eran los Girsu. Por aquí se anunciaron y pasaron y al final como tantos programas se perdieron los dineros. Que Bolívar formaba parte del desarraigo del dinero. Quiero decir que si en todos los municipios los “buenos” salvan a los malos porque han compartido colegio o por dineros mal habidos, repartidos a la marchanta, pobre Argentina. La tarea del bali invita a recordar a “Bienvenido Míster Marshall”, la famosa y bella película.

     Lo que ha hecho bien ha sido dividir las conciencias bolivarenses, algo inédito, hasta su llegada. Y entre otras menudencias, plantar banderas ajenas en territorio pampa. Adrede. O porque se lo han pedido sus amigos de quimeras, lindante a la batalla crucial que conforma esta nación. Porque digo yo, odiaban el campo y firmaban solicitudes, aquí mismo, los próceres locales, pero compran campos con dineros mal habidos, hasta que se demuestre lo contrario, faltaba más. Que todo es presunto. Si les gustan los mapuches truchos, también  odian la patria. Pues váyanse a la toldería que nadie va a decir nada. Sin cautivas, claro.

 

 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00