San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1308- (3ª Época)

De esto y aquello

feb. 25, 2018 12:29

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

El retiro espiritual del gabinete en la  Colonia me ha servido para darme cuenta que no conocía a casi ningún ministro, e ignoraba sus nombres. Lo curioso es que ya me los he olvidado y ello me dicta que poco hacen para que yo los conozca o siga sus trabajos. Por otra parte los que mejor conocía o más me sonaban, eran y son, los que salen a la palestra para decirme cosas de cierta importancia, aunque todavía están ausentes al  pedido de los votantes, y continúan sin darse cuenta que no ganaron ellos, ganamos nosotros, y los pusimos de intermediarios con altos sueldos para que pongan a la sombra a buena parte del pasado reciente. Y dicho esto, reulta que en realidad lo único que han hecho en retiro es que el presidente ha mandado ahuyentar de una buena vez las diferencias por un quítame allá esas pajas, y les conmina a discutir lo que importa, que el equipo está por encima de cada uno. La faena que todavía se está por hacer.

     Por carácter transitivo se toma conciencia que hay pullas y peleas y no es para tanto, que tampoco valen tanto.  Incluso despues del tal retiro desconozco cuantos padrenuestros y avemarías les habrá tocado o cuando cilicio han gastado, pues desde niño un retiro espirtual era por ejemplo subir hasta la sierra de la Demanda donde vive  la riojana Virgen de Valvanera que da nombre al barrio capitalino aunque le han puesto B, y ahí quedaban en la soledad del monasterio, no unas horas, sino unos cuantos días. Aquí han salido a comerse un asado y unos pescaditos y fútbol, creo. Por el contrario, allí como mandaba un tal Ignacio, salían con aire de extrañamiento, al punto que mi madre cuando mi tío llamó a la puerta,  le preguntó que deseaba. Que nos lo habían cambiado. Aquí todo sigue igual, que han vuelto a la realidad sin sufrir atestado alguno. Sería de esperar que le den un poco de  manija a la justicia. O un discreto apriete, porque se puede, si señores, se puede; si se quiere, claro.

     Y vayan por peces gordos y flacos, aunque, con el estado nadie queda enteco y los introduzcan donde deben, donde se les ha puesto casa; porque al paso que vamos, el cambio de cambiemos ha sido solo para subir las tasas, levantar a cifras inconmensurables las tarifas, levantar los medicamentos a los cielos, llevar a cotas impensables la grieta, y joder, como es habitual, con el dólar para que suban los precios. Siempre el país pensando en verde y no precisamente el de la esperanza. Y entre ellos se avisan, compren, que pasado mañana lo subimos. Asuntos que zumban desde inmemorial, dólares para unos y dolores para otros, aunque hayan comprado unos cientos. Que el negocio es a lo grande.  Y ya está. Viva la casta. Que por lo visto en eso ha de quedar. Eso si, carreteras por doquier que vienen muy bien, y los aviones que nunca levantan vuelo de verdad y que los pocos que han subido han bajado antes de tiempo. Por suerte, en eso ha quedado. No se puede seguir así.

     Es decir, no se puede seguir tirando del hilo de que los otros son el infierno, que ciertamente lo son, pero harían mal en engolosinarse con la actitud del prójimo pensando tienen ganado el cielo.  Creo, que hay que tener cuidado.  La gente se ha tornado negativa y crítica, está harta de lo mismo. Nunca algo distinto y piensan en Ezeiza, que debería estar de bote en bote. O sea, llena. Y sin embargo, parece les gusta traerlos a sus filas. Asimilarlos.  Con seguridad, con cárcel, el infierno cotidiano  sería más llevadero.  Porque cualquiera con un poco de seso sabe que esto habría de pasar. Tenía que suceder, dado el descalabro económico. No podemos pasar cuatro años pensando quien va a ganar las elecciones. Y como los altibajos económicos parecen ineludibles, deberían repensar que con el Barba no vamos a ningún lado y que es necesario activar juicios y archivos. Hay cansancio.

     Porque a ojos vistas en la actualidad no ganarían pero llenarían de gente inviable el Congreso y nunca más la patria. Solo el no para todo, como ahora, pero en el hemiciclo.  Y para un proyecto en ciernes, sobran en puestos clave quienes lastran su prestigio con extrañas cuentas.  Y de este  mar encrespado sin buenos pilotos, solo está quedando la  certidumbre de que a los dos extremos, bienestar y malestar, los arreglamos con nuestro trabajo los del medio. Como ha sido siempre. Aunque allá en los tiempos los de abajo con el dinero comían, y en la actualidad, no todos, por supuesto, pero si un grupo importante que usan para putear al gobierno y entorpecer la diaria tarea de los ciudadanos. Algo que no se atreven los del medio que por otra parte tendría más consistencia.

     Y por si fuera poco, resulta que los hombres que ocupan la prensa, incluidos los del gobierno, no son personajes para pedirles amistad. Son un tanto despreciables, pero no porque tengan dinero sino porque no lo han  dicho y porque se han subido al carro ganador sabiendo del riesgo en que lo ponía, y en eso también hay que decir que algunos, los ha elegido el señor presidente. Se ha visto, como, gracias a hombres y mujeres puestos a dedo y con mañas, en diez días han nivelado al oficialismo  a la altura de muchos de los criticados. Y a ello se suma que se atan al sillón. No quieren dar un paso al costado. Y menos mal que nadie les ha pedido un harakiri.  O sea, que se puede prescindir de algunos. Vaya un ejemplo. No creo que para hablar con Moyano o baradel sea necesario Triaca; y no otro. Todo es de bajura.  Tranquilos, que en la curricula no les piden Cervantes o Sarmiento. Pero se está viendo que en vez de servir a la patria se sirven de ella mediante las ubérrimas ubres del estado.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00