San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1316 - (3ª Época)

De esto y aquello

abr. 22, 2018 10:19

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Es asombroso la poca importancia que las democracias de aquí, de allá y de acullá,  una vez acabada la contienda electoral, dan al votante. El problema y serio, es que ahora lo necesitan al votante, a diario, porque cada dos años hay fiesta, para ellos, y en consecuencia dependiendo del país cambian las cosas, aunque  no mucho; pero, eso sí, en todos hay que producir la impertinencia cotidiana y la incertidumbre bien adobada. ¿O alguien cree que los piqueteros salen a la calle porque sí? ¿O por cuestiones válidas? No, que en tiempos de tinieblas democráticas es un oficio bien rentado y los usan todos y a veces los produce y usa el otro; el que parece que no. Por supuesto, lo hacen por el dinero, pero por sobre todo, porque están adscriptos a lo que mandan hacer, que no es justamente lo demandado; y lo mandado es  quilombo cotidiano, a destajo. Como se aprobó en 1990. Y la Argentina ha sido quizás el país que mejor ha hecho los deberes.

     Y entonces, como  mandan  tumulto, es necesario  cambiar porque se puede y de a poco dar vuelta la tortilla. Quiero decir que aquello que sobresalía, que actuaba de reclamo en la campaña, se desdibuja y se le va soterrando. Quilombo producido por los piqueteros,  aplaudido por los oficialistas y tratando, por supuesto, que todo lo que se esperaba de las autoridades elegidas, no se eche del todo en falta. O no tomen conciencia de los cambios, es decir que no se den cuenta que no es lo que votaron.  O sea, que para votar era buena la zanahoria elegida y erigida, bien atadita al palo, bonita y amarillita, pero de golpe y al día siguiente, es decir después del voto ya es mala. El problema es el carro; un desastre. Y para que no salte al ruedo algo de todo lo nombrado se les ha ocurrido a los artífices de las patrias americanas hacer cumbre en Lima; aunque en realidad,  ha sido hacia abajo, no hacia arriba como se hacen las cumbres, al menos los alpinistas.

     En suma dando lástima,  haciendo méritos para gritar contra Venezuela que se merece eso y mucho más, pero a renglón seguido apoyaban indirectamente y quizás por cuatro limones y una pera, los misiles contras Siria. También han dicho y al parecer era el tema de elección, que perseguir a la corrupción en demasía y poner a demasiados corruptos en su sitio, puede ser algo que afecte la gobernabilidad de las respectivas naciones, pero haciendo énfasis en ésta, la que ya desde el primer día al Presidente se le antojó echar por la borda el caudal amasado no por él ni por los suyos, sino por el cansancio moral y físico que incitaba a votar al único que había y al cabo se ha demostrado que oh sorpresa son todos peronistas de hecho, y de corazón, aunque tratan de que no se vea la marca en el orillo, pero basta ver los propios, los de por aquí, todos son kirchneristas; bueno algún radical queda para decir la verdad.

     Al cabo, como los perros de hortelano, que no hacen ni dejan hacer. Pero pierden los dineros, sin darse cuenta claro. Tampoco pierden el tiempo en buscarlos. Mientras tanto los del gobierno, alegres, que continúe la tormenta, que siguen suponiendo les viene bien.  Lo curioso y hasta grotesco es que a pesar de que no han puesto preso a nadie y a quienes están les han puesto piso, curiosamente,  tampoco hay gobernabilidad porque solo lo parece, aunque más no sea que para salir a trabajar primero hay que ver el fisture de piquetes y huelguistas. Y para peor de  los gobernantes,  a la gente de las plateas y  buena parte de las graderías les ha dado por pensar que todo andaría  mejor con la recua de corruptos en la cárcel; y salir nosotros del cerco impuesto. Porque estamos presos. Se sale a la calle, sin saber si se vuelve y lo tétrico del asunto es que al pagar nuestros impuestos pagamos nuestras  muertes dado que los derechos y los deberes de matar en este caso los tienen los victimarios, los de siempre y los de ahora de guante blanco.

     Y como no saben leer la realidad o no quieren leerla, pues no dan pie con bola desde hace tres o cuatro meses y además cuando se lo dicen, montan en casi cólera. Una cólera divina. Mal no estaría tener un poquillo de rubor para tomar en cuenta que la gente se da cuenta que no hay otra cosa. Que no queda otro remedio y que por lo menos hasta ahora y a pesar de todo, el remedio es pasable; es lo que hay. Pero habrá otro u otros sin importar su calidad moral. Que la gente vota lo que le eches. Es decir, que no se puede  continuar con desaires a las propias fuerzas, porque se les ve al borde de cornadas y arañazos.  Y en consecuencia deberían tomar en cuenta que los peronistas van a encontrar alguien potable o inundado. Pero bueno o malo van a meter en las cámaras tanta gente que eso si hará ingobernable al país, aunque se puede suponer que las amistades y los suaves contubernios ayudarán a servir, aunque dependerá de la bandeja de plata para aprobar o desaprobar, luego de los consabidos gritos, dimes y diretes.

     Yo creo que los viejos radicales y los jóvenes que es de suponer están  formando, deben poner más énfasis y pedir, total, el desmadre está en curso. Gracias a que los unos no han querido oír a los otros y eso que juntos hacen camino o se esmeran en hacerlo. Y en este momento ante el manoseo de números y corrupciones diarias, deberían poner la vieja moral por encima de todo y que decante la cárcel para quien la merece. Que las carreteras por hacer y los millones de vuelos por aterrizar, no alcanzan para salvar la patria. Repito, hoy, a la patria la salva la cárcel.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00