San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1331 - (3ª Época)

De esto y aquello

ago. 12, 2018 13:01

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

A estas alturas, y con la que está cayendo ya no cabe duda alguna, que Argentina presenta una eruptiva, para la cual, una gran mayoría no está vacunada, o en una de esas no hay vacuna en existencia. Quizás sea peor, y  aunque la anterior podría ser una variable, mirando bien y extrayendo la dialéctica del bolsillo para mejor analizar, casi se podría decir que se asiste a un suicidio colectivo. Digo colectivo porque aparenta ser muy grande, aunque sean cuatro los que les llevan al abismo. Porque nunca han sido muchos en los puestos predominantes, y si muchedumbre los que desde los puestos más bajos han actuado con la bajeza de corromperse y pasar al estadio de corrompidos, sin rubor alguno. Estos han sido y son los peores. Porque en última instancia, me parece peor y más sinvergüenza el corrompido, que lo hace por el placer de las múltiples prebendas.

     Y a la vista está, que desde hace años y años el país y sus paisanos han encallado en la mar bravía. Por otra parte, es de suponer que también hay muchos que no están ni en esa ni por esa. Pero cuando se sale a la calle embadurnada de protesta cotidiana por cosas sin perfil alguno, por ser invento de varios o de uno o de todos que viven de eso, dado que continúan; o salen por cosas que son importantes, pero se las sobrelleva de otra manera, en otro anaquel de la cotidianeidad. Y viendo este proscenio, entiendo, que alguien escriba y muchos también lo piensan que Cristina es “la dirigente opositora que recauda mayores adhesiones”. Es para llorar y hasta ha escrito, recauda, que cae muy bien al paso que se anda. Entiendo que a flor de piel está la disociación de una sociedad que no toma conciencia, que ha sido desgajada por cuatro perversos, que por si fuera poco, le han quitado todos los sostenes que un gran pasado les sostenía. Daría la impresión que estamos a pasos de salvarla.

    No sé, pero me parece que ha llegado la hora de que los buenos salgan a la calle, a ver si los que saben ver, atienden y entienden que da asco vivir este presente de morondanga; y ni bien se mira en derredor y se profundiza, se palpa que todo es así porque los políticos, la inmensa mayoría, no están a la altura de las circunstancia desde el más aupado hasta el último munícipe de los más apartados. Alguien tendrá que hacer de despertador, porque algún día se van a despertar sin futuro. Ya el futuro, hoy, es un presente vaciado de toda altura política y que forma parte de un humor negro o un cómico absurdo. Que una pareja ignota para el gran público, se pelee, y de lugar a que entreguen unos cuadernos donde está la historia de los últimos quince años. De una disputa conyugal o lo que sea, entre el chofer de uno de los arquetipos del vaciamiento del país, y su pareja, que al separase entregan directa o indirectamente unos cuadernos donde están nombres y apellidos de cada uno de los ladrones de la nación, hasta día y hora en que cometían el pecado. Hasta los amigos del bali han empezado a caer.

     Son quienes han desquiciado la nación. Y se trata de una simple rama de un árbol de buena fronda. Parece en joda, todo esos datos u otros parecidos habían sido denunciados hasta el cansancio por tres o cuatro  periodistas, ante la ausencia del gobierno y de la justicia, que ya es decir. Y se destapa, por desavenencias de una pareja. Un culebrón imposible de escribir. Pero mientras tanto los salvadores de la patria han trajinado sus bolsos de dinero y enterramientos, trasmutando pesos en dólares y éstos en inmuebles y tierras, a la vez, que aquellos que poco han hecho se llenaban la boca diciendo iban a llenar las cárceles. Pues bien, la zorra no está para bailes como dice la fábula. Mal no estaría dejar a un lado el culebrón y dedicarse a la salvación de la patria. Esa es la disyuntiva. Para empezar ya han soltado arrepentidos que  formaban la fuerza de choque de los retornos.

     Es de esperar que la Biblia y el calefón se digan adiós de una vez. De otra manera en los mismos bolsos pero ya vaciados los dineros, engordarán el odio y serán gobierno. Y ahora pueden ver los pobladores por qué no querían a Macri los inversionistas nacionales ni los extranjeros. Por qué, sus amigos empresarios, lo boicoteaban a él y a todos  nosotros. No querían ir a la cárcel. Pues bien ya era hora de que fueran aunque salgan como arrepentidos; aunque las penas  se verán andando. Están acusados de lo que sabemos desde hace años. De crímenes horrendos contra la patria y contra cada uno de sus habitantes; vaciar las arcas y las conciencias a la gente. En otros tiempos hubieran sido pasados por las armas. Pero es lo que hay, al punto que desde hace unos días, ha vuelto la ilusión.

     Porque aunque parezca mentira si este asunto no produce presos en cantidad, la Argentina soñada, se va al diablo; y no habrá sido porque la gran mayoría lo prefiera, sino por los políticos en bloque. Que buena parte de ellos no piensan en otra cosa que ponerle precio al sacrificio de levantar la mano. Al punto que todo lo esperado, ha terminado en desilusión. Esperábamos mucho más. Quizás comienza una nueva etapa. Al gobierno no le quedará otro remedio, le guste o le disguste, que atizar los juicios y con rapidez, que Argentina no se arregla con un solo juez y un solo fiscal.  Sobre todo, porque no quedará otro remedio que votarlo para que los malos no boten la nación; que es lo que buscan. Al fin y al cabo, ha hecho más por la nación una pareja desavenida tirando al ruedo día y hora de los retornos. El retorno, dinero de todos. Estos  empresarios no son coimeros, son aficionados al retorno.

 

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00