San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1354 - (3ª Época)

De esto y aquello

ene. 20, 2019 13:13

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Y  ahora se ha llegado a un extremo de tensión, maldad y magia depreciada, por parte del amigo venezolano del papa, porque  rumbo de Venezuela parece imparable, aunque como están las cosas necesitan de hechos contundentes; de lo contrario caerá cualquiera que plante cara. Por fin está América y EEUU. Y nuestro presidente, que hace tres años asumió echando a Maduro, ni siquiera ha roto relaciones, que es lo que habría que haber hecho hace tres años.  Por eso es llamativo que hace rato ni decisiones al respecto, ni palacio San Martín. Y se había propuesto terminar con Maduro y cuando está maduro solamente declaraciones.  Al  cabo todo palabras. Lo único que falta haya sido para no molestar a la madura y no pueda  jugar el partidito, que por otra parte va a perder aunque gane, como la vez anterior que gano ella aunque gano él. Es insólito que ahora no sepan para donde andar, que no sepan de donde sopla el viento, ni  por donde doblan las campanas, empeñados en  trabajar para la señora.

     Tres años sin llevar a la cárcel a nadie o llevando a pocos, que nada tienen que ver con el ejecutivo y mucho menos con el legislativo y poco, porque le cruzaron el judicial; y ahora no saben qué hacer. Porque el primero está lavando los trapos sucios y los otros están en otra cosa. Y la gente a sabiendas como es habitual a votar al menos malo que por el momento es el actual. Aunque a decir verdad  acontece que todos miran a los peronistas a ver como se unen o se desarman, y justo el señor presidente le da el espaldarazo a la de Santa Cruz. Mientras ni lo saludan por donde deambula. Lo cual es muy triste. Que, cosas veredes Sancho. Y eso, que parece o suponen que el peronismo ha perdido rumbo y sentido. Que continúa aletargado. Rumiando un alucinante pasado que ya no sirve,  ni nadie le da importancia por cansancio, y sin embargo, el oficialismo sigue apelando a que nos asustemos; y al parecer solo asusta a los propios peronistas. Y ahora también, según trascendidos a los propios del pro.  Sucede que a esta altura todo se ha desdibujado, y ante panorama tan descafeinado, a la gente le da igual.

     Y en consecuencia les agarran las cefaleas y las migrañas, y unas tremendas ansiedades porque la estupidez acumulada es de tal calibre que han tomado conciencia que se les ha ido el triunfo de las manos. Se han apartado de las gentes, y por encima de  todo, la patria ha quedado a la deriva; pero siguen en lo mismo. Macri debería saber, y alguien debería decirle lo que puede hacer, que no es otra cosa que salir a la calle a detener a los que estuvieron robando arriba del todo, en las Cámaras, y en los municipios, porque puede suceder que venzan, y como ocurrió allá por los meandros de la francesa revolución, maltratarle el cuello; por iluso aunque más no sea. Por haberlos dejado sueltos y porque en tal caso habría  venganza. Por eso llama tanto la atención los desvaríos del presidente o del famoso asesor. Empeñados en ver que el peronismo no existe, pero cuando se mira en derredor se columbra que se mueven; y llegado el momento irán con lo que tengan, como es lógico por otra parte.  Y si el candidato  no tiene prestancia se la inventarán.

     Y el  presidente sigue trabajando para ella que ni siquiera los peronistas de verdad la quieren y los que no son de “verdad”, tampoco, porque les impide subir a vivir del presupuesto. Y justamente, eso es lo que está sucediendo con un ochenta por ciento de los políticos, eso sí, de un lado y de otro que están nada más que para vivir del presupuesto. Cada habitante de cualquier región, ciudad o pueblo, ve a buena parte de los propios que para nada o poco sirven, y del presupuesto viven. Y vivirán. Y pensar que lo íbamos a arreglar, pero desarreglado está. Y con este panorama lo peor que puede ocurrir es que el peronismo desperdigado donde abunda de todo como en todos los otros, se arracime alrededor de la señora y ganen o pierdan por poco. Y otra vez, y no cesa, habremos perdido los cincuenta años que llevamos a trancas y barrancas.  Y ahí se termina el país y sus habitantes, porque aparte del erial intelectual les sale muy bien lo digital, o sea, a este sí, a aquel no, y aquel otro me lo silencian y que no entre a tal sitio o tal otro.

     Y si de verdad  lo que se quiere es eso, para que votar, si en definitiva han embarrado  la cancha de tal manera que a estas alturas pocos saben qué significa o para qué sirve la democracia, o en que andan unos y otros. Hasta ahora, si hemos de decir la verdad, sirve para que un manojo de hombres y mujeres vivan del presupuesto. Macri tiene sus votos en la franja etaria que va desde los cincuenta y cinco años para arriba y curiosamente es de los únicos que se olvida. Se ve que ni él, ni el rasputín adosado creen en las emociones aunque juegan con ellas y con ellas sueñan. Y curiosamente  en  este apacible mar de fondo se cuecen las emociones del señor Barba. Para Barba la emoción es el sumún. Es decir que de las emociones bien tocadas manan votos. En tal caso, en poco tienen al personal, para lo cual primero han desdibujado identidades e ideologías y todo desmadejado desde hace meses que jugaron a la timba con el dólar; y en ello continúan.  La gente ya ni se emociona. Para este señor el voto es un mohín, un lápiz de labios, un escote, o una figura desgarbada, sin corbata de algún colegio ilustre. Pero tampoco eso sirve, y por eso andan perplejos, sin norte. Y peleados entre ellos.  Era una certeza el cambio y todo se ha vuelto incierto.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00