San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

ENTRE LA CALMA Y LAS TEMPESTADES

Esperando al sol

sep. 24, 2017 17:56

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Esperando al sol

Mediodía, el sol no se dio por enterado de la fecha o bien pudo haber sido que de puro astro rey supiera esto de que la primavera no era el 21 sino el 22 por una cuestión puramente astronómica, que era la única excusa que nos faltaba para que todo terminara de estar patas para arriba.
Pasa Miguel en bicicleta, nos saludamos con piropos, como siempre, e intercambiamos esa buena onda de buenos conocidos desde hace años, a los que da gusto ver. Una mujer joven lleva un carrito de mandados al hombro, me pregunto si no sería más fácil ponerlo a andar sobre sus ruedas, pero cada quien lleva las cosas como se le ocurre. Un hombre canoso camina apurado, lleva papeles en la mano, va mirando hacia arriba, a esa masa gris que no sabemos si será lluvia o sólo nubes. Habla solo. Siempre me despierta curiosidad la gente cuando me detengo a verla pasar. Me da por suponer en qué pensarán. El hombre mueve la boca rápidamente, parece que rezara. Pedirá que no llueva, porque ya no entra una gota más en el vaso en que convierte nuestra pampa y se rebasa. O no, tal vez vaya cantando, o renegando con algo. No deja de ver el cielo.
Rómulo también circula en su pequeña bici, me pregunta por la familia, me recuerda algo de un abuelo en común, nos reímos, suponemos, desconocemos, nos despedimos prometiendo juntarnos en otro lugar que no sea el próximo velorio, ambos sabemos que no lo haremos.
El ciruelo de la vereda está pintado de morado y rosa, adentro, en el patio mil flores estallaron estos días y otras son pimpollos, el verde se empecina en brotar entre los marones invernales y hasta el gajo más pelado anuncia hojas.
No pasan chicos, no hay bullicio de estudiantes, no hubo clases. ¿Habrá picnic? ¿Es una antigüedad suponer picnic? ¿El supuesto festejo es por el día la llegada de estación de las flores o por el día del estudiante? También es el día del fotógrafo, de los abuelos, de la lucha contra el Alzheimer. Muchas cosas para tan sólo 24 horas. Una muestra pos posmoderna másde la acumulación de cosas, del sin sentido de lo que antes lo tuvo.
Me da por pensar que el mundo no está para festejos, que la primavera llega al sur y el otoño al norte trayendo aguas y vientos mientras la tierra se sacude, brutal como siempre, y genera caos para el hombre, enrostrándole su pequeñez. Me quedo pensando en México, en si existe la casualidad o la causalidad en las fechas. Recuerdo a una pequeña que leo en las noticias, Frida se llama, nada menos. Que al final no existía, o sí, en la creación de realidad televisiva, mezclando la ficción con el dolor.
Unos pajaritos cantan, no sé cuáles son, nunca distinguí un chingolo de un gorrión, entonces son pajaritos, así en diminutivo y plural, porque son muchos. Me encanta oírlos. En mi barrio, más alejado del centro se oye un zorzal algunas veces y siempre los horneros, que invaden el patio junto a las palomas y las calandrias.
Es jueves, al mediodía, el micro mundo del casi micro centro de una micro ciudad en el centro de la provincia está en calma. Más allá las aguas arrasan con los sembrados y esperanzas, traen males y futuros escasos, unos sufren, otros ignoran. En calma esperamos el sol, no sólo por los brotes, por la luz, por el romántico tiempo de septiembre y los poemas pegajosos con flores y mariposas, lo esperamos para que ayude a llevarse el agua, para verlo diariamente por días, tantos, hasta que extrañemos alguna nube.
Detenerse y advertir la calma entre tempestades, tremendas, dolorosas, punzantes, parece casi una locura, pero está ahí, como nosotros, esperando al sol.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,25 17,65
Euro 20,70 21,70
Real 445,00 580,00