San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Esto no puede volver a ocurrir

sep. 04, 2017 13:41

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Esto no puede volver a ocurrir

Escribe: Justiniano Fuente

Señor director:

Le voy a comentar una idea que se me cruzó por la cabeza ayer para que usted se la cuente a Alzueta ya que tiene buena llegada. Usted sabe que soy un tipo muy observador, que conozco esta Rural desde antes que Jorge Villanueva y que, en el fondo, lo único que me anima es hacer el bien. A mi edad daño ya no puedo hacer en ningún sentido. Si me invitan a comer gasto poco porque la carne se me mete en la dentadura postiza y la rechazo, el vino me hace subir la presión y los dulces los tengo prohibidos. Y en otros órdenes (usted sabe a lo que me refiero) tengo contrapuestos los quisiera a los pudiera. De modo que mis ideas pueden estar equivocadas pero nunca serán con mala intención.

¿Vio que ayer llovió? Bueno, ahí está el problema. O mejor dicho, el origen de los problemas que deberemos resolver. Porque, dígame, habiendo tantos días para llover, ¿justo tiene que llover el día de la jineteada? ¿Usted vio lo que yo ví ayer al suspenderse esa fiesta criolla tan esperada? Un verdadero escándalo con pinceladas de grotesco, si me permite la calificación.

Desde temprano había gente en los alrededores de la Rural. Tipo 8 llovía baldes. Yo estaba mateando en la gomería de en frente y ví que en un Fiat Regatta celeste como el que tuvo muchos años el doctor Maluéndez había una familia completa esperando que abran las puertas. Para las 10 ya había parado de llover y entonces aprovecharon para hacer mear a los chicos y a los dos perros galgos. Los galgos no tuvieron problemas pero los chicos estaban medio avergonzados porque, a esa hora, ya había mucha gente agolpada preguntando qué iba a pasar. Paisanos con sombreros negros de ala ancha, bombachas bien planchadas, botas de cuero casi hasta las verijas, rastras de monedas con el nombre grabado en bronce, facones atravesados a la espalda que, de tan largos, amenazaban con  clavarse en el hueco de atrás de la rodilla. Mujeres con los jeans azules bien cinchados, mostrando o sugiriendo la generosidad de sus opulencias, botas bucaneras negras que amenazaban reventar a la altura de las pantorrillas, camisas entalladas, chalecos de carpincho, bien peinadas con bucles y un olor a perfume que, al mezclarse con el aroma de las tortas fritas que ya estaban preparando en Bomberos, generaba la confusión de siempre. Digo, la de enderezar para saciar los llamados del amor o los del estómago.

No me quiero extender en descripciones porque el tema ya está planteado y ahora viene la pregunta a resolver. ¿No va siendo tiempo de encontrar un lugar adecuado para que la jineteada se haga igual aunque llueva? No me venga con que no hay espacios para ello porque ahí nomás se me ocurre uno: la planta potabilizadora de agua, que está bien al pedo. Es cuestión de decisión nomás. Habrá que hacerle algunos retoques, terraplenar, sacar algunas plantas. Al techo se lo hacemos con la venta de los equipos que hay adentro, que se los podemos vender a algún municipio que tenga gente que los sepa hacer andar.

Lo que no puede volver a suceder es que el Pampa Cruz ande improvisando, cuando el tipo viene preparado para otra cosa. “Ahí lo tenés al tordillo, dejámele el aplauso” y venía caminando Pichu Criado. Queda feo. “Que la tiró a la tobiana que ancas tiene”, dijo más tarde, y cruzaba una señora que se ofendió. “Está bien cuidado el overo”, aseguró enseguida y Vidal Losa pensó que era para él equivocadamente.

Le puedo contar mil escenas que no debieran haber sucedido. Como cuando pegó el grito: “lárguenlos juntos a los dos pesados” y justo entraban Alzueta y el presidente de la Cámara. “Laaaa que está bravo el petiso” y se levantaba el juez de paz a comprar un choripán. “Lo veo tristón al colorao aplaudímelo igual”, siguió a los gritos el Pampa mientras Mariano se abrochaba el sobretodo.

Todo eso sucede porque no hay previsiones y ello lleva a la falta de obras de estructura. No estoy hablando de las inundaciones. Es una simple jineteada.

Bueno, en fin, si lo ve al presidente de la Rural dígale lo que yo pienso. Por mi parte voy a hacer gestiones por otro lado, para ver si conseguimos el apoyo político para esta idea. Si lo tuviésemos a De Vido sería fácil de convencer, pero ya no lo tenemos. Así que nos vamos a tener que arreglar con lo que hay, pero le puedo asegurar que alguno nos va a saber interpretar.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,10 17,50
Euro 20,60 21,60
Real 450,00 585,00