San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

LA MOVILIZACIÓN LOCAL ANTI 2X1 – UNA MIRADA INVOLUCRADA

La grieta que nos parió

may. 15, 2017 14:39

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - La grieta que nos parió

No fue ‘el pueblo de Bolívar’ el que marchó, no prepotearé con el sentido común de un colectivo como históricamente han hecho ‘el campo’ y algún otro sector dominante de la economía lugareña cuando de sus causas se trata, pero sí una notable cantidad la que puso el grito en el cielo contra el 2x1, en la fría tardenoche del miércoles en nuestro Centro Cívico que tornó cálida el rotundo compromiso popular en la dramática emergencia. Porque además, no puede ser ‘todo un pueblo’ el embanderado con un ‘No más’ así desde que existe este 2x1 en el que muchos están reflejados, lo susurren ante una impávida hornalla, lo repartan a cuello morado en el café, lo escopeteen en las redes sociales camuflado en alguna tosca sentencia hija de la teoría de los dos demonios o se lo mientan a lo ancho.

Plegándose a 350 kilómetros a la enorme movilización que se desarrollaba en la Plaza de Mayo con el mismo motivo, varias decenas de bolivarenses dijeron estas bocas y estos cuerpos son nuestros. Los mismos de toda la vida, algunos a los que se les gastaron las sonrisas de luchar mas no resignan la sensibilidad de su paladar, y también unos cuantos puñados de “estrenados”, lo que revela que el 2x1 caló hondo en la conciencia colectiva argentina (o sea en la de la siempre volátil clase media) y terminó tomando la forma de una burrada del gobierno nacional, ya que si bien a la medida la dictó la Corte Suprema, fue la alianza gobernante la que creó las condiciones políticas que de algún modo reclamaron esa abominable acción. ‘Lo pérfido’ dejando caer con impar cinismo que nuestros desaparecidos no son 30 mil; Macri afirmando, con el desprecio de clase chorreándole por la comisura de los labios y sin una mísera hilacha argumental, que se trató de una ‘guerra sucia’ y no de un genocidio de estado; la grosera intentona gubernamental de manchar el feriado-emblema del 24-3, hace apenas dos meses; Avelluto y sus arrogantes perdigonadas tuiteras repletas de odio y provocación hacia la militancia peronista/izquierdista de los setenta y sus herederos; ahora la iglesia pidiendo reconciliación mientras pisotea la sangre por siempre tibia de una hornada de sus mejores hombres, y las veinticuatro horas el presidente y sus secuaces machacando con que hay que tener buena onda, mirar al futuro, dejar el pasado atrás y con que juntos podemos por fin escapar de las garras de esperpéntica Venezuela y regresar al mundo, ser felices y comer inversiones y perdices. Cuando la olla se volvía volcán rajaron en estampida, pero bien que fueron los autores intelectuales/espirituales del 2x1, y la Corte puso el ‘chumbo’. Huele a que los ‘supremos’ quisieron ser más papistas que el papa, y quizá no hacía falta semejante ostentación de macrismo explícito.

Probaron el agua, y sigue que pela. Casi se mutilan el dedo, lo sacaron al toque y ahora dicen que no lo metieron, como si no hubiera habido un contorno que encuadró la jugada de la mayoría de los jueces. ¿A qué entraron a la Corte Rosenkrantz y Rosatti (y a qué se quedó Highton), a los que el radimaurismo quiso meter por la ventana y terminaron ingresando con el apoyo del Congreso, lo que incluyó la infame aprobación de puñados de legisladores que, si vamos a los bifes, deberían actuar como kirchneristas, la nueva mala palabra, de la que ahora se escabulle hasta el otrora ‘golden boy’ Juan Manuel Abal Medina? Se acusa a este gobierno de probar, tirar ‘semillas envenenadas’ y si pasan, quedan. Si fue así, acá cometieron una pifia monumental, un dislate jurídico, moral, político y práctico: alguien debió haberles avisado del ‘jarabe’ que se armaba: garroteada pública y privada e inevitable marcha atrás, unanimidad en el repudio de casi todo el variopinto arco político nacional, y seguro que también contundentes reacciones allende la frontera argenta, aunque de eso no hable ese periodismo ‘in the pendiente’ (permiso Wainfeld) que no titubea en difundirel correo privado de Scioli con tal de trepar a un púlpito a dar cátedra de moral, pero minga de dar pantalla a la portada de ciertas publicaciones o a la palabra de ciertos especialistas. Mala de ellos. Malísima. ¿Quién asesora al gobierno de PanaMac, los cráneos de Intratables? ¿No les advirtieron que un elefante no cabe en un bazar? ¿En su escuadrón de coachings y diseñadores de imagen nunca nadie va a la esquina a comprar el pan? ‘El Libro Gordo de Jaimito Durán Candado’, que tantas veces les fue vital, acá no garpó ni media chirola.

Lo otro que salta claro es que durante la denominada ‘dékada ganada’, hubo cosas que cambiaron para siempre. Es palpable que en muchas materias retrocedemos a zancada de canguro, por angustiantes demasiados momentos parece que podríamos retornar a fojas ‘menosquecero’ y quedar encajados en lo más trágico de los noventa, pero también se transluce que algo aprendimos/crecimos los argentinos, una grossa mayoría: algunas gruesas batallas se lograron for ever, que los genocidas deben estar presos es una de ellas. Por más TN que venga degollando con su gastado pero aún eficaz retintín, hay un piso social que supimos elevar en los años del denostado kirchnerismo, lo que acaso sea mucho más relevante que la corrupción que, con más empuje que pruebas, se le imputaa baldazos al ex elenco gobernante. Tanta sangre no corrió en vano en un país de fuertes contrastes (como en sus paisajes y climas) que ha sido capaz de parir a Mariano Moreno y a videla, a Evita y a Carrió, a María Elena Walsh y Mirtha Legrand, a Walsh y Eduardito Feinmann, a Etchecopar y etchecolatz, a Los Twist, Gardel y Perón. Si no, ahora mismo le estarían abriendo la reja al matarife astiz. Sí que vamos perdiendo la “guerra” cultural, pero algunas “batallas” son nuestras.

Tan patente como que existe, combate (capaz que milita suena ajjj) y se reproduce toda una franja de nuestra sociedad que enarbola los postulados de la dictadura, ya que de otro modo este tambaleante 2x1 pro genocidas ni hubiese podido asomar su pútrida nariz. Minoritarios pero vigentes puñados de compatriotas de todas las clases sociales que siempre pensaron/sintieron así, hace un racimito de años lo escondían o maquillaban porque el ‘clima de época’ no daba para semejante temeridad, ahora lo descerrajan hasta en la juguetería ya que ese mismo ‘clima de época’ ha girado a estribor. Blablean sobre la grieta, mentan temerle como si fuera un tsunami que más tarde o temprano se llevará al país, cuando no es más que la representación de los dos rumbos contrapuestos que pulsean por imponerse en la Argentina desde los calientes días de Mayo, tensión que casi siempre se ha resuelto para el lado de quienes detentan el poder económico, como se definen las cosas en un mundo capitalista cada vez más habituado a colocar serviles marionetas en los máximos comandos políticos. Le tienen tirria a la grieta, se empeñan en negarla, pero en estos días ha vuelto a quedar expuesta a la luz del sol, atizada por los que venían a suturarla. Sí, todos somos ‘la grieta’, todos venimos de algún lugar y nos referenciamos en alguien, aunque siempre podremos saltar el cerco cultural que nos dio el ser, respondemos a alguna tradición ya que nos conforma alguna arcilla, hacemos vida cada día dentro de los márgenes de la tan temida grieta, todos fuimos paridos por ella. Reconocerlo nos haría mejores.

Chino Castro

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,30 17,70
Euro 20,65 21,65
Real 555,00 605,00