San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


Escribe: Mario Cuevas

Mapa de una figura señera

abr. 04, 2010 00:00

en Opinión

La intención es trazar un mapa de Jaime Roos, trabajar con su material, es decir, tomar como referencia algunos discos que son puntales en su carrera. Unos, porque significaron un espaldarazo para su historia musical; otros, porque tiene canciones que son invalorables para el repertorio rioplatense. Siempre hay injusticias en una selección de esta naturaleza, un lector pensará que falta alguna grabación, otro dirá que tal álbum esta valorado en demasía, pero lo seguro es que este mapa musical trazará una certera aproximación a la figura señera de Jaime Roos (diría un viejo relator de fútbol uruguayo).

"Candombe del 31" (1977)
En 1975 viajó a Europa y se radicó en París durante tres años. "Cuando me fui de Uruguay tenía 21 años - dice Jaime - Me separé de mi novia, dejé mi casa, la facultad y llegué a París con 80 dólares. A las dos semanas estaba robando comida en los supermercados porque no tenía para comer, pero era el ser más feliz del mundo. Leía 'Trópico de Cáncer' y me sentía protagonista". Allí grabó los primeros cuatro temas de su carrera. En ese estudio de París se las arregló para registrar él solo esas composiciones porque en ese momento no había músicos que tocaran su estilo. Con las cintas de esas canciones cruzó el Océano Atlántico. En 1977 recaló en México con las cintas dentro de una mochila. Emprendió un largo viaje hasta Montevideo a dedo: con las cintas atravesó desiertos, selvas y en los Andes se subió a cinco mil metros de altura. Llegó a Montevideo con las cuatro canciones, grabó y mezcló los seis temas restantes que pasarían a componer "Candombe del 31" (1977), su primer álbum. Ahí están 'Cometa de la Farola', 'Carta (a Poste Restante)' y 'Tu vestido blanco'.

"Aquello" (1981)
La selección uruguaya de fútbol fue campeona olímpica en París en 1924 y en Amsterdam en 1928. En 1930 le ganó 4 a 2 la final del Campeonato Mundial de Fútbol a la selección argentina. En Europa Jaime Roos tomó nota del contraste entre los títulos obtenidos esos años y la actualidad de sus días en Europa y escribió en 'Los Olímpicos': "Antes éramos los campeones / les íbamos a ganar / hoy somos los sinvergüenzas / que caen a picotear…", composición que se editó en "Aquello" (1981), grabado en Normandía.
En el tema que brinda el nombre al disco, Jaime Roos invita al Sabalero para que lo cante porque siempre se consideró un compositor, no un cantante. En sus primeras grandes canciones, otros artistas ponen sus voces: 'Adiós juventud' (Roberto García); 'Brindis por Pierrot' ('Canario' Luna). Cuando escribió 'La hermana de la coneja', Jaime tenía pensado llamar a Dino Ciarlo para que la cante, pero cuando grabó una prueba, sus allegados lo convencieron para que él ponga la voz principal. A partir de allí se animó para cantar sus temas.

"Siempre son las cuatro" (1982)
Fue el disco con mayor alcance masivo, con canciones como 'Nadie me dijo nada', 'Parece' y con 'Adiós juventud' como hit incontrastable. "Cuando escribí ese tema tenía 27 y parecía de 22 - contó alguna vez Roos - Los viejos candomberos me decían: '¿Vos escribiste esto? ¡Si sos un pendejo!' ¿Sabés qué? Cuando lo terminé de grabar se me empezó a caer el pelo. Pensé que nunca más iba a escribir una canción y pasaron más de veinte años."

"Mediocampo" (1984)
Disco que abre con 'Durazno y Convención', tema que describe el lugar en que se crió Roos, en un departamento de la calle Convención, a metros de Durazno, en el Barrio Sur, cercano a la Ciudad Vieja de Montevideo. Este barrio, de poderosa tradición musical, es uno de los lugares claves donde nacieron y se desarrollaron el candombe y la murga. En este sitio, Jaime Roos asimiló los sonidos de su adn musical: de niño salía a la calle con las murgas, al mismo tiempo que escuchaba jazz y los Beatles a través de los discos de su tío.
Otra canción que integra esta placa fue fundamental para el desarrollo de la murga-canción. "Yo compongo con la guitarra - explica Jaime - En muy pocos casos lo he hecho tarareando solo; 'Los futuros murguistas' la escribí así, sin viola y caminando por un parque de Ámsterdam, basado en una línea inicial de los niños cantores de lotería. Agarré esas frases y las desarrollé en toda una canción, caminando por el parque durante días hasta que quedó la melodía. Y la letra la hice en las pausas que me dejaba mi trabajo en el restaurante como cocinero, preparando las ensaladas, a partir de lo que me había pegado tan fuerte cuando había estado en Uruguay, porque ya casi me había olvidado de lo que era un ensayo de murga."

"Mostrador" (1991)
No es un disco original, es un compilado con una selección de canciones de Roos que se publicó en nuestro país y que sirvió de introducción para que el público argentino lo conozca mejor. 'Amándote', 'Brindis por Pierrot', 'La hermana de la coneja' entre otros grandes temas fueron escuchadas por primeras vez por muchos argentinos que se enamoraron perdidamente de su música. El título de este compilado tiene un profundo significado para la vida de Roos. "Hubo una época que había desplegado toda una cultura del mostrador - dice el uruguayo - Fue una época de boliches. Hace un tiempo un amigo me recordaba que yo usaba una campera negra de cuero que me la tuve que sacar porque se caía a pedazos. Ahí me di cuenta de que el codo derecho estaba totalmente gastado, casi transparente. Como soy zurdo, el vaso lo levanto con la izquierda y el codo que apoyaba en el mostrador era el de la derecha. Así que imagináte todo lo que anduve."

"Contraseña" (2000)
Roos se viste de intérprete. Once canciones de compositores uruguayos (más una suya), sabiamente cantadas por Jaime, abordadas con sumo cuidado y respeto. 'Esa tristeza' de Eduardo Mateo, 'No pienses de más' de Jorge Drexler y 'Biromes y servilletas' de Leo Masliah suenan diferentes que las originales pero conservan el espíritu de sus autores.
"Una de las médulas de este disco es que, pese a que venimos de diferentes sensibilidades, escuelas y tendencias, en el Uruguay nos escuchamos todos entre todos - dice Roos - El asunto pasa por el respeto. Cuando un tipo logra algo que yo no puedo hacer, lo respeto y lo admiro. Yo tomé estos temas como si fueran míos, para darles mi interpretación. No son covers. Podría haber elegido, más aplaudidos por la gente, pero a mí me gustan estos."

Fuera de ambiente (2006)
Una vuelta a las fuentes. Roos vuelve hacer canciones nuevas luego de diez años (lo último había sido "Si me voy antes que vos", 1996). Siente la grata sensación que volvió al under nuevamente, como en sus inicios. "Yo no estoy en contra de ningún estilo nuevo. - aclara - A mí, lo que me hace sentir fuera de ambiente es la óptica con que se encara la música, las prioridades, los ideales. Siempre existió la música del marketing, pero es grave la forma en que este concepto ha impregnado a la música sincera. Antes, si uno se parecía a alguien, era muy mal visto. Hoy uno tiene que parecerse a alguien para ser aceptado."
El álbum es un proyecto absolutamente personal, producido y financiado por él, (aparte de componer las músicas y las letras; hace los  arreglos, la dirección musical y toca el bajo y la guitarra).

"Hermano te estoy hablando" (2009)
Su última grabación registra parte de los recitales que brindó en el Teatro Solís con un cuarteto integrado por Hugo Fattoruso y Gustavo Montemurro en teclados y Nicolás Ibarburu en guitarras. 16 canciones de Roos (ninguno de sus éxitos) tocadas con un espíritu diferente al que fueron concebidas, con una yapa compuesta por una versión extractada y bailable de 'Una vez más', gran tema casi olvidado.
El álbum es una muestra cabal de la propuesta de Jaime Roos: nunca repetirse, siempre desmarcarse de lo obvio y convencional, siempre amagando y buscando el área contraria, como esos grandes goleadores que tienen el arco contrario entre ceja y ceja.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00