San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

CREER O NO CREER

Mi novia es una serpiente

dic. 18, 2016 13:29

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Mi novia es una serpiente

No piense que enloquecí. Sé, usted venía dudando desde que  opiné que el arbolito de Navidad del Centro Cívico está bonito.

Claro, se quedó con el pelotiteo y esas cosas, pero bueno, ¿cómo le explico? Me habrá atacado el Espíritu Navideño con anticipación, y resulta que justo el viernes me quedé si limón para el desayuno, y lo vi lindo. Algo no está bien, le acepto, porque nunca vi la B, de Bolívar de Bali, pero después de mirar y remirar la foto ahí la descubrí, debajo de la estrella, que casi la lógica indicaría que estuviera encima de la estrella, pero no, parece que alguien dijo Bolívar no da para estar tan, tan, allá arriba, y lo han convencido.

No me vengan ahora con la austeridad de las macetas aquellas, que tampoco eran feas, más bien primaverales y algún trasnochado se llevaba alguna para la casa, cada tanto, porque en este mundo hay de todo.

Volviendo a cualquier duda que usted pueda tener sobre mi salud mental, le comento que podrá confirmarlas o descartarlas. No obstante soy pacífica, si hay chocolate y dibujos animados me quedo sentadita en el sillón un buen rato. Le decía, usted confirmará o no sus sospechas, eso sí, después de leer esto se va a convencer que a) no soy la única, b) hay muchos que están mucho peor, c) Estas declaraciones han conmovido todo mi sistema de creencias, me han llevado a replantearme la vida y aún no decido si dedicarme a la caza, la pesca o la recolección de frutos; eso sí, cuando decida irme será a donde no llegue internet, no haya televisión y tampoco serpientes.

¿Quién no tiene una amiga que se casó con un ratón? ¿Quién no tiene una suegra que es un poco culebra (con perdón del bicho)? Y sí, yo puedo coincidir con usted que más de uno contrajo nupcias con una bella damisela que al poco tiempo se le convirtió en yarará. O sea, el cuento del sapo príncipe al revés. De hecho, si habrán sido besado sapos y otros batracios sin obtener ninguna sorpresa llena de estrellas de colores y tintineo de campanitas.

Pero como este mundo tiene variedad para todos los gustos, en Singapur un señor contrajo  enlace con una serpiente, no, no, no haga comentarios machistas ni comparaciones. El hombre se casó con una cobra blanca.

Tomo agua, le juro.

Pero no es que el joven tenga así, digamos un deterioro progresivo de su salud mental, o sí, pero el caso es que tiene un argumento por demás respetable para andar con este reptil de tres metros por todos lados, incluso visitando parientes, yendo al supermercado y todo lo que cualquier pareja recién casada hace (la pucha, ahora que lo pienso… ¿todo será, todo? Bueno, en fin).

El esposo de la cobra blanca, cuyo nombre no ha trascendido públicamente, dice que en verdad este reptil no es quien parece sino la reencarnación de su novia, obviamente fallecida tiempo atrás.

Lo llamativo es que asegura “son iguales, su similitud es indiscutible”. Y no, no está para que le discutamos en principio porque él conoció a la fallecida, segundo porque la reencarnación mide tres metros y no me interesaría que abriera la boca; tercero porque sobre amores y creencias no hay mucho para discutir.

Ahora que paro un segundo para pensar veo que ese potus está mirándome inquisidor. Mejor ni pienso quién puede ser.

Cuídese del sol, y si va a Singapur, esquive parientes que se arrastran… y por acá también.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 14,90 15,30
Euro 16,90 17,90
Real 390,00 490,00
Ocurrió un error inesperado

Ocurrió un error inesperado

Descripción

Ha ocurrido un error al intentar procesar '/noticias/opinion/mi-novia-es-una-serpiente_a226059'.

Más información

Los administradores de este sitio ya fueron notificados de este error para que puedan solucionarlo a la brevedad.

Por favor, disculpe las molestias ocacionadas.