San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Otra pecadora sola

dic. 03, 2017 20:36

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Otra pecadora sola

“Voy sola, vengo descalza entre un silencio de amanecer que va llevando las tentaciones, pisando un verde que acaricie / Y si la noche me presta su poncho, y si la luna me lava la piel / Sigo bailando en la madrugada…”, así se plantaba Ana Prada en el valsecito homónimo de “Soy Sola” (2006), su disco debut.
Esta uruguaya nacida en Paysandú grabó su primer álbum antes de tocarlo en público. En esos días previos Ana integraba La Otra, junto con Beatriz Fernández, Sara Sabah y Lea Bessanssón. El cuarteto vocal apadrinado por Rubén Rada, editó dos discos con relativo éxito en los que repasaban en plan melódico lo más granado del repertorio uruguayo. Simultáneamente daba clases de canto e integraba talleres colectivos, aunque siempre estaba presente la inquietud de un proyecto solista. Con sólo dos canciones en su valija (‘Amargo de caña’ y ‘Soy sola’) y una maqueta de temas de compositores uruguayos para completar el repertorio del disco, se encomendó a Carlos Casacuberta, productor de Jorge Drexler. El contacto no fue complicado, Ana es prima del clan Drexler, o sea: Jorge, Daniel y Diego. Casacuberta trazó un plan para Ana: le pidió que se presentara todos los viernes a las cinco de la tarde con una canción nueva. Después de cuatro meses de esfuerzo más el aporte de Casacuberta y de Elvira Rovira, pareja de Ana en ese momento y co-autora de algunos temas, nació “Soy sola”. Y aquellas dos primeras gemas compuestas, son las que conformaron su mapamundi musical, porque así como ‘Soy sola’ muestra su forma de ser, ‘Amargo de caña’ relata su lugar en el mundo. “Habla de Paysandú - explica Ana en el sitio web ‘Habladurías del mundo - que es una ciudad industrial que prometía ser, que tenía puerto de río, prometía ser la perla del litoral; una ciudad muy próspera. Y bueno después como que todo quedó a medio de camino: no terminó de ser la ciudad industrializada, después se fueron un montón de jóvenes luego de la crisis del 2002. Fue de las ciudades más desvastadas. Porque al depender de cuestiones fabriles se cierra una fábrica o reduce personal y quedan miles de personas afuera, y la canción habla de eso, de la sensación de medio camino…”
De forma artesanal “Soy sola” vio la luz de la calle cobijado bajo el sello Girasola, que la propia Prada creó para defender su música y el de otras artistas (en Argentina se editó en el sello Años Luz).
Con tono intimista, casi tímido, pero de fuerte personalidad, el disco comenzó a transitar. Captó la atención de Liliana Herrero, que grabó su ‘Tierra adentro’ para “Litoral” (2005): “No conviene esperar, cada cosa a tu tiempo / Viendo el amanecer, nos vamos, nos vamos muriendo / No da vueltas el reloj de arena, grano a grano pasó, pasó y se quiebra / Si el tiempo corre hacia el mar, yo voy tierra adentro…”; y tiempo después ‘Brillantina de agua’ para “Igual a mi corazón” (2008): “Brillantina de agua rompe en el roquedal / Corre, corre, corre y otro río más / Será que me enseña a contar el dolor que llevo dentro / Será que me obliga a escuchar, sabe que no voy a hablar…”
Con “Soy pecadora” (2009), su segundo álbum, Ana Prada fue por más. Se notó una mayor producción y atención en los arreglos. ‘Me quiere sonar’, ‘Mientras tanto’ y ‘Tuve’ son la prueba de ello: canciones con letras que tiene que decir, música simple pero no fácil, finamente trabajada, con la presencia constante de la milonga y el folklore (en su Paysandú natal, su padre le hacía escuchar Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, Los Olimareños, y también Los Chalchaleros).
La atmósfera del disco reflejaba su seguridad musical y hacía foco en lo que había que decir: “Este material tiene que ver con una etapa en la que soy más consciente de que estar en un escenario es lo que quiero hacer el resto de mi vida - contaba Ana por esos días - Asumir ese camino, como cualquier otro camino, es un proceso de vida. Y a mí me costó bastante. Ahora puedo decir ‘esto soy yo, esto es lo que pasa’, y si me sale una canción como ‘Tu vestido’, que es una letra de amor de una mujer a otra, no me importa. En otro momento le hubiera cambiado el género, o no lo hubiera cantado.” (“Hoy te pusiste tu vestido, el prohibido, vos inconsciente, tan decente, desmedida / Tu figura se la lleva la calle, de ese farol, en la esquina te espero, desmedida, inconsciente, sin alivio…”)
Los estados de ánimo se suceden pero hay un hilo conductor: el mundo personal de Ana Prada, que se dio hasta tiempo para mostrar la bella ‘Mandolín’, canción de Gustavo Pena ‘El Príncipe’, el cantautor fallecido en el 2004. El mayor elogio del disco se lo lleva ‘Soy pecadora’, el tema con aires de milonga que titula el disco y que arremete contra los molinos de viento de los tabúes. “Soy pecadora, los santitos huyen de mi agenda, soy mala, madre de todos los pecados, perra, perra mala / Las velas dudan si a mi altar echarle mano o con la excusa de un soplo dejarme en la oscuridad.
Las velas dudan si a mi altar echarle mano o con la excusa de un soplidito dejarme en la oscuridad / Que me digan si es acá el paraíso perdido que de tan bien escondido nadie sabe donde esta, haber sabido que tu amor me dejaba de este lado, igual me hubiera animado porque no doy marcha atrás.”
“Creo que viene un poco de decir si no ser pecadora, es ser esto, es ser así como es esa gente - explicaba Ana en 2010- Yo soy pecadora, yo así no quiero ser así ni ahí, no me alisto en la normativa vigente desde ninguna manera. Yo defiendo al amor; a los diferentes; a los más necesitados. Hay miles de situaciones más, que decís ‘dejémonos de pavadas y vamos a juntarnos para arreglar las cosas que hay que arreglar, no estar mirando quién se acuesta con quién, y si les gustan la minas o los varones, ¡a mí que me importa! para mí la sexualidad es un accidente; uno no elige por el agujero que goza, dijeran las teorías psicoanalíticas, uno hace lo que puede. Si uno eligiera de quien se enamora, sería tan fácil, no habría canciones de amor porque no habría sufrimiento. Basta de juzgar con una vara tan dura.”
Ana Prada cierra la trilogía con “Soy otra” (2013), grabado en Buenos Aires. Apuntalada por el tecladista Ariel Polenta en la producción artística, deja lo regional para adentrarse en los ritmos latinoamericanos, incluso interpreta una versión de ‘La entalladita’, clásico del mexicano Pepe Albarrán).
Ana dijo en el diario La Arena de La Pampa: “‘Soy sola’ fue la forma de explicar lo que yo quería decirles desde mi. Con ‘Soy pecadora’, por la canción y otras más, varios grupos de lucha contra la discriminación y la violencia de género, se acercaron mucho a mí, cosa que me gustó y asumí; con ‘Soy otra’ fue más pensado; por lo que me pasó en toda mi vida, no me imaginé que iba a hacer todo lo que hice. Soy un poco otra.”
“Soy otra” cierra con ‘Otra pecadora sola’, escrito junto a la española Queyi, que conjuga los títulos de la trilogía y el espíritu de la compositora uruguaya: “En ese instante voy a darme a la felicidad, otra pecadora sola / Se abrió la puerta que no me animaba ni a mirar, dar un paso con zapatos nuevos…”

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,15 17,55
Euro 20,35 21,35
Real 540,00 590,00