San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

TODOS LOS CINES EL CINE

Una larga noche

dic. 11, 2016 12:53

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Una larga noche

Se acercan estas fechas de navidades, año nuevos, celebraciones varias y balances variopintos y a uno se le cruzan milquichicientas películas con temática festiva.

Las hay de las bíblicas, de las familiares, las míticas, las de enredos navideños y de las aleccionadoras que pretender enseñarnos a vivir en apenas dos horas y un fin de año de por medio.

Pero la película que siempre se me viene a la cabeza en estas fechas no es ninguna de ellas, ni ocupa grandes espacios en la televisión abierta por repeticiones y repeticiones (aunque sí la pasan bastante en canales como INCAA TV o Volver). Esa película, amarga y contradictoria como pocas, asfixiante como la vida misma y los fines de año en general, es “Felicidades”, de Lucho Bender.

“Felicidades” no es para nada una película nueva (se estrenó hace ya 16 años) y tuvo un éxito importante en su momento (hasta fue seleccionada el año de su estreno para representar a nuestro país en los premios Oscar). Aún así, la incomodidad y el escozor que me provocó verla desde la primera vez que lo hice se mantienen intactos cuando la recuerdo o cuando pesco alguna de sus escenas en la tele.

La película de Bender (quien falleció lamentable y sorpresivamente 4 años después de estrenarla) es una película coral: a lo largo de su poco más de hora y media uno puede seguir las diversas historias de distintos personajes (un poco al modo “Magnolia” o de “Historias Mínimas”) en sus recorridos a través de una larga noche.

Esa noche, interminable (que recuerda bastante a la pesadillesca “After Hours” de Scorsese), es la noche del 24 de diciembre, unas horas antes de noche buena. Y la película relata con precisión una sensación que todos hemos tenido en estas fechas: la de un acelere y un entorpecimiento de las cosas que hacen que uno no sepa en qué estado llegará a ese momento y que se pierda muchas veces el norte y ya uno no sepa para qué ni por qué está haciendo lo que hace en ese momento. Ese salir corriendo a buscar un regalo a último momento y no encontrarlo, encontrarte en situaciones que entorpecen la llegada a destino o los objetos que dejan de funcionar de modo oportunamente caprichoso, son algunas de esas situaciones que uno de una u otra manera suele padecer en estas fechas de vorágine pre fin de año.

Por eso es tan amarga “Felicidades”: porque si bien sus historias pueden sonar a simple vista absurdas y disparatadas y quizá un tanto extremas, hay algo en esa atmósfera apurada y arrebatada (como si al mundo fueran a desconectarlo a las doce de la noche y a uno le quedaran cosas pendientes en la vida, más o menos) que nos es familiar. Ese peso que se le pone al mandato de ser felices en una fecha establecida; esa prerrogativa por la unidad y el “espíritu navideño” tan nuestro pero tan yanqui a la vez, esa contradicción constante entre querer poner el mejor moño al año que se va y a la vez proyectar lo mejor para el que llega, esa aceleración por mostrarse felices, buenos y bonitos ante la familia, los amigos y los conocidos. En la vida, en las redes sociales y hasta en un saludo por la calle. Ese pie en el acelerador que uno pone en estas fechas que hace pensar que un poco a todos nos incomodan, y que un poco todos queremos que sea 2 de enero para que todo vuelva a ser normal. Todo eso, tan humano y contradictorio, tan hermosamente amargo, es “Felicidades”. Se puede enganchar en la tele y se puede encontrar en los videoclubes. No dejen de verla porque si bien tiene sus años, relata precisamente esas sensaciones a las que muy pocos se atreven a acercarse con tanta honestidad como Bender lo hace.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 17,25 17,65
Euro 20,70 21,70
Real 555,00 605,00